viernes, 19 de junio de 2009

"El adicto a la pasta base es totalmente recuperable"

PORTAL AMARILLO. MÁS DEL 90% DE LOS MUCHACHOS TRATADOS SON ADICTOS A LA PASTA BASE


LA REPUBLICA visitó el Portal Amarillo. Los encargados destacaron que el que padece una adicción, y en particular a la pasta base, es "recuperable" y que no siempre el tema se resuelve por vía de internación. La experiencia muestra claramente que los mejores resultados se alcanzan cuando la familia se involucra.

Por José Ripoll y Matías Rótulo para La República. / Viernes, 19 de junio, 2009 - AÑO 10 - Nro.3302


Interdisciplinario. En pleno trabajo, el equipo que evalúa cada caso.
Interdisciplinario. En pleno trabajo, el equipo que evalúa cada caso.

El Portal Amarillo tiene desde afuera una tranquilidad y practicidad edilicia que reconforta. Sobre la tranquilidad interior se puede decir que es un centro de puertas abiertas sin llaves, con internos que salen y entran de su habitación.

Ellos lavan su ropa, la cuelgan en cuerdas ubicadas en los balcones y ordenan sus pertenencias.

En cuanto al edificio, por momentos es un gran laberinto luminoso y moderno. La puerta de acceso, siempre abierta, y la recepción, con gente trabajando a toda máquina para atender al público y los llamados que se reciben, plantean cierto desconcierto con respecto a la idea que uno se hace antes de la llegada.

Ese edificio amplio y luminoso, con espacios verdes y soleados, fue originalmente una obra del Banco de Previsión Social (BPS) para jubilados. El proyecto original devino en un lugar para internos psiquiátricos de una institución de salud y, posteriormente, surgió la idea de un lugar de atención a todo tipo de adicciones.

¿Pero qué hay detrás de esas puertas de acceso? LA REPUBLICA visitó el Portal Amarillo, donde una veintena de jóvenes y adultos internados, así como unos 600 pacientes ambulantes, forjan una nueva realidad para su vida, una recuperación que se cruza en el camino, un camino que lleva a un portal "de esperanzas", tal como dice en uno de los carteles de los largos pasillos de la institución.

"NO HAY SOLUCIONES MÁGICAS"

"Le decimos que venga, que no espere, y que si el chico no quiere venir, igual que venga un familiar, lo vamos a ayudar", dice con serena convicción la directora ejecutiva del Portal Amarillo, la doctora Susana Grunbaum. En el marco de una larga entrevista, de la que participan también los doctores Eva Migues (Internación) y Juan Grunbaum (Técnico Ambulatorio y Centro Diurno), la directora agrega "creemos que sí, que esto sirve" y que "es una constatación demostrable".

Los médicos entrevistados comparten una misma convicción con aquellos que en otra habitación revisan las historias clínicas de los pacientes. "Acá nada está perdido", expresa una de las doctoras que comparte el espacio de trabajo entre carpetas y folios.

Volviendo a la entrevista con los directores del Portal Amarillo, expresan claramente, casi asintiendo al unísono, que "no hay soluciones mágicas" y que "se requiere el apoyo de la familia", casi como un elemento fundamental.

Refieren a situaciones que abundan, en las que viene la gente y pide algo así como que "resuelvan el problema ya" y deja a los muchachos casi como que "en depósito", y en ocasiones se trata de "gurises con 6 ó 7 años de consumo, que muchas veces ni siquiera vienen a la visita".

Es que se trata de un terreno en el que los elementos se conjugan en términos relativos en la medida en que si aceptamos que los chicos caen en la pasta base por falta de "redes", una vez que hacen el tratamiento y se "limpian", quedan expuestos a una recaída porque ni su entorno familiar, social, afectivo, laboral, experimentan modificaciones.

Es por eso que en un momento, uno de los entrevistados comenta que "es fácil dejar la pasta base: lo difícil es mantenerse" y agrega que para lograr esa estabilidad "hay que estar entretenido, hacer cosas, incluso tener un hogar calentito donde uno se sienta estimulado a quedarse y no ceda a la tentación de salir a la calle".

Por ahí entonces el planteo central de la estrategia: "Ayudarlos a abandonar estilos de vida", para lo que se hace necesario poner en marcha un mecanismo interdisciplinario, "un equipo grande, y trabajar con los padres, y con la familia, todo lo que sea posible".

Desde una perspectiva orgánica, el Portal Amarillo funciona como una dependencia de ASSE, tiene un Consejo Asesor, además de trabajar estrechamente con el INAU y con la Junta Nacional de Lucha contra la Droga (JND).

Una de las críticas que ha surgido desde los grupos de familiares de adictos que luchan contra la pasta base es "la poca cantidad de camas" que hay en el Portal Amarillo, algo que no es un obstáculo para la atención según dicen quienes están a cargo de esta institución.

La razón es que la "atención se concreta" y "no es cuestión de internarlos y ya, pues algunos comienzan a ver mejorías en la primera entrevista, y eso se logra en parte por el apoyo de las familias", explicó Susana Grunbaum.

FUNCIONAMIENTO

Un televisor es rodeado por tres jóvenes en recuperación que gozan de un recreo antes de emprender otras actividades recreativas. La mesa de ping-pong ya no recibe los pelotazos plásticos que poco antes disparaban con las paletas dos jóvenes. El patio ya no tiene a los adolescentes en clase de gimnasia.

En uno de los salones (que iban a ser las habitaciones de los jubilados en el complejo habitacional del BPS), algunos muchachos realizan un ensayo para salir adelante. "Los compañeros deben presentarse a nosotros como que estuviéramos buscando empleados", explica uno de los jóvenes. El ambiente presenta una armoniosa combinación de limpieza, calidez de hogar, jóvenes riendo, otros leyendo, y personal trabajando.

El centro funciona con tres reparticiones: Internación; Ambulatorio, con chicos que van y vienen, y el Centro Diurno, en el que permanecen por ocho horas, explican, al tiempo que aclaran casi simultáneamente que "la internación no es la única estrategia" y "en algunos casos puede ser peor, hasta estaría contraindicada".

Por eso, el tratamiento ambulatorio consiste en una forma de atención en sí misma y "no es sólo para que espere un lugar en la internación". Es que "lo que importa son menos camas y sí mucha más superficie de contacto".

Hay lugar para 20 internados y se admiten a partir de los 12 años, aunque se los divide en dos grupos: uno de ellos de mayores de 20, "que dejaron de estudiar hace 6 ó 7 años", y el otro "de entre 15 y 20, que se muestra menos interesado en dejar la pasta base, aunque es más fácil de tratar".

En la medida en que dan cuenta de esta situación, los doctores ponen énfasis en "la definición interinstitucional" y en señalar que "hay cosas que hay que hacer desde el ámbito de la salud, también desde el ámbito educativo, del que suelen ser excluidos o expulsados".

EDUCACIÓN

La educación se plantea como uno de los factores clave para la reinserción social. En el Portal Amarillo se estimula la lectura, contando con un salón debidamente adecuado con materiales seleccionados para que los internos puedan satisfacer sus necesidades culturales y educativas.

En cuanto a la cultura, un afiche anuncia que "La Rescatada" prepara sus ensayos. "La murga ahora está funcionando y ensayamos los miércoles de mañana", cuenta M, uno de los integrantes del conjunto.

A su vez, otras actividades son fomentadas por el cuerpo de docentes, asistentes sociales y médicos con el fin de estimular que los internos busquen otra salida a su problema.

Desde los encargados del Portal Amarillo se plantea como una de las preocupaciones para la prevención de las adicciones, y en particular de la pasta base, la educación desde la más temprana edad

"¿Por qué tenemos una buena cobertura en Primaria y no en Secundaria?", plantean, Grunbaum y Migues. Ellas destacan que su tarea "tiene mucho de prevención integral", porque el objetivo está en "ayudarlos a decir que no, a que sepan cómo fortalecerse". Consideran que esta "tarea" requiere que funcione "el resto de las redes" que deberían apoyar a ese chiquilín. "La misma sociedad que quiere cuidarse tiene que mostrar un poco más de sensibilidad para ayudar a la inclusión, no discriminar y lograr cambios culturales".

Desde su puesto de trabajo, los médicos observan que "se ha perdido poder para poner límites, sentido de la autoridad, y eso es extensivo a las maestras, pediatras y también profesionales de la salud".

LAS BOCAS DE VENTA

Cuando se pregunta a los profesionales acerca de los datos sobre los abastecedores, de las bocas de venta, que pueden filtrarse del tratamiento que se practica a los consumidores, señalan que éstos "no hablan espontáneamente de ellos", aunque está claro que conocen a sus contactos porque "van a comprar a la boca en su barrio".

"Acá hay un cruce interesante y tiene que ver con el resquebrajamiento de los lazos sociales, familiares, la falta de solidaridad. La rotura de las redes tiene que ver con el consumo, con esto se teje una red imposible de desarticular. La manera cómo funciona esta red de bocas mucho tiene que ver con el resquebrajamiento del que hablamos, aunque nada tiene que ver con el prototipo de la película".

"Para muchos de los que venden, es un negocio familiar, o casi. Mañana van a vender otra cosa. Hace años, en Cerro Norte, los niños nos mostraban en forma casi desafiante cómo inhalaban pegamento..."

LAS BOCAS DE VENTA

Cuando se pregunta a los profesionales acerca de los datos sobre los abastecedores, de las bocas de venta, que pueden filtrarse del tratamiento que se practica a los consumidores, señalan que éstos "no hablan espontáneamente de ellos", aunque está claro que conocen a sus contactos porque "van a comprar a la boca en su barrio".

"Acá hay un cruce interesante y tiene que ver con el resquebrajamiento de los lazos sociales, familiares, la falta de solidaridad. La rotura de las redes tiene que ver con el consumo, con esto se teje una red imposible de desarticular. La manera cómo funciona esta red de bocas mucho tiene que ver con el resquebrajamiento del que hablamos, aunque nada tiene que ver con el prototipo de la película".

"Para muchos de los que venden, es un negocio familiar, o casi. Mañana van a vender otra cosa. Hace años, en Cerro Norte, los niños nos mostraban en forma casi desafiante cómo inhalaban pegamento..."