sábado, 15 de agosto de 2009

Deberías saber por qué está "Charly en el aire"




“En Buenos Aires toca Charly en un boliche planetario, es alto y voluptuoso” Fito Páez (Enemigos íntimos - 1997).

Por Matías Rótulo para el Semanario Voces / 13-08-09

La semana pasada Charly Gar­cía lanzó en Internet un tema nuevo llamado “Deberías saber por qué”. Paralelamente, hace dos semanas comenzó en Mon­te Carlo una nueva serie nacio­nal titulada “Charly en el Aire”. Charly (el personaje de la serie), vive un mundo de tragedias personales y privadas. Algo así como las que vive García pero a menor escala. Una escala muy menor por cierto. Se trata de un conductor radial que tiene un programa llamado “Charly en el Aire” y un amigo “Mano­lo”, que comienzan a enfrentar ciertas dificultades personales. Charly (el conductor) es fanáti­co de Charly García. Esto pro­voca que en algunas ocasiones escuche hablar a su ídolo des­de una foto en la pared. Am­bientado en un Montevideo que parece ser el “aguante” del personaje, y con la músi­ca de “Fanky” como central en el programa (Charly García - 1988), va transcurriendo la acción. Algunas personas me hicieron saber antes que yo es­cribiera esta columna algunas críticas, respetadas por cierto. Ellas iban desde que el progra­ma era: “aburrido”, pasando por “lento”, “no creíble”, con “malos actores”, y hasta “mal musicalizado” o que “es uru­guayo” como condición prima­ria para ser “horrible”.

Cucamonga dance

Claro que Charly en el Aire es aburrida si la vemos desde la perspectiva ajena al minuto a minuto. Los ocho capítulos de la serie ya fueron grabados, y están esperando para salir al aire. Es cierto que no va­mos a esperar las vueltas que da“Valientes”, donde la trama repetida de los hermanos no hermanos que fornican entre sí con sus hermanas no hermanas no se da en Charly...

En cuanto a la “lentitud” de la serie, me pregunto si en ocho capítulos la misma puede ser lenta. Tiene la obligación de ir a una gran velocidad con una cantidad de motivos que se presentan vertiginosamente (o al menos pasó en los primeros dos capítulos), para comple­tar lo que bien podría darse en 16 capítulos. El nudo de la serie quedó pautado ya en el primero y entre los dos podría describirle -algo que no haré-, una decena de situaciones gra­ciosas, serias, fundamentales en la trama y demás. ¿Se podrá decirle a eso lentitud? Lentitud es las vueltas y vueltas que dan las novelas que nos venden en horario central y que tanto nos encantan. Novelas por demás aburridas, si bien pensamos que son siempre lo mismo: la vieja que se enamora del jo­ven, el rico de la pobre y la viu­da del hijastro.

Sobre lo “poco creíble”, ¿dón­de queda el pacto ficcional que –en este caso-, un televiden­te hace con la serie y toma lo irreal como real? ¿Qué es lo poco creíble? ¿Que alguien sea fanático de Charly? Acá estoy yo como un nabo escuchando un disco de él. ¿Es menos creí­ble que un cura chanta que ha­bla en portugués en una radio que le alquila el espacio, este de Cerrito de la Victoria? ¿Es poco creíble que un flaco esté a punto de perder a su novia? ¿Es poco creíble la gente con problemas de laburo?

¿Malos actores? De tarde tene­mos una cantidad de ejemplos de pésimas actuaciones en la televisión, desde informativis­tas que se hacen los reflexivos para impresionar sobre alguna crónica nocturna, a telenove­las argentinas con pibes cuya única virtud es la de peinarse para el costado los varones y usar remeras de los Pumas, y de ponerse minifalda bien cor­tas para el bocho de los adultos pervertidos, para el caso de las que hacen las colegialas de 14 años. Claro, nadie dice nada de eso. Como los actores de Charly en el Aire son todos uruguayos, y ya lo que es “uruguayo” está mal por naturaleza, tenemos que decir que es todo una por­quería. Cuando tenemos que sacarnos cartel con lo urugua­yo, estamos todos ahí. Cuan­do tenemos que decir que hay que apoyar a lo uruguayo por el sólo hecho de ser uruguayo, también estamos ahí. Algo así como que el sábado de tarde éramos todos hinchas de Chris Namús, y el domingo de maña­na afirmamos que es un gran fracaso nacional.

Música de fondo para…

Me han dicho que Charly… está “mal musicalizada” pues “la música es mala porque es de ese ‘falopero’ que no hace más que armar lío”. Entonces ahí es que pienso en “Desarma y Sangra”, “Adela…”, “Viernes 3AM”, o en todo “Cómo conseguir chicas”, “Parte de la Religión” o “Pia­no Bar”. ¿Usted no conoce esos temas o discos que nombré? Lo lamento, mire Charly en el Aire, aunque sea para entender de lo que hablo.