sábado, 8 de agosto de 2009

La falta de documentos priva a unos 16 mil niños y jóvenes de la asignación


RESPALDO. MIDES APOYA A LAS FAMILIAS PARA QUE LLEGUEN AL BPS LOS DATOS NECESARIOS

El Ministerio de Desarrollo Social (Mides) detectó unos 16 mil niños y jóvenes que no podrán cobrar asignaciones familiares. La falta de documentos es una constante y en casos llega a la falta de inscripción en el Registro Civil. Otro problema es la falta de participación en el sistema educativo formal.P

Por Matías Rótulo para el diario La República / 05-08-09

El Banco de Previsión Social (BPS) no podrá pagar las asignaciones familiares a unos 16.000 niñas, niños y jóvenes porque estos no tienen actualizada la información en la dependencia estatal. La razón es la falta de datos por parte de la institución previsional en su sistema. Esto surge a partir de que algunos niños y jóvenes carecen de la documentación necesaria. Otros, casi una tercera parte de estos 16 mil niños y jóvenes no cobran las asignaciones familiares por no pertenecer al sistema educativo. A su vez, otro tercio vive la situación de no tener un adulto que cobre la asignación como tutor al no tener la tenencia legal del niño.

La subsecretaria del Ministerio de Desarrollo Social (Mides), Ana Olivera, destacó que el Estado, por intermedio del Mides, "está dándole apoyo a las familias, con el fin de regularizar su situación frente al BPS". La nueva Ley de Asignaciones Familiares permitirá que en agosto se paguen 370.630 asignaciones en todo el país, pago que deberá hacer el BPS.

El vicepresidente del BPS, Heber Galli, explicó a LA REPUBLICA que se cumple con los pagos de las asignaciones familiares que están ingresadas en el sistema "tal como lo establece la ley". Uno de los problemas detectados para que el BPS cuente en tiempo y forma con la información pertinente surge del propio sistema educativo.

El vonsejero de Primaria Oscar Gómez indicó que a diferencia de Secundaria y UTU, Primaria "no puede brindar información sobre la asistencia o no de los estudiantes a los centros educativos al carecer de un programa informático adecuado que haga un seguimiento individual del alumno y si concurre o no".

A pesar de carecer de controles de asistencia informatizados, casi 100% de los niños uruguayos están escolarizados según el Anuario Estadístico de Educación 2007 del Ministerio de Educación. Por otra parte, el abandono en Primaria no llega a 7%.

Galli consideró como "fundamental" el cruzamiento de datos, "algo que en la actual administración se empezó a regularizar en todo el Estado".

Ana Olivera señaló que "en Primaria, si bien se carece de un sistema informático, existen programas tales como 'Maestros Comunitarios', que están colaborando en el seguimiento de los niños y niñas desde un aspecto educativo y social".

Por otra parte, la regularización de la documentación en muchos casos fue acelerada en Primaria ya que es imprescindible que los niños tengan cédula de identidad para recibir su laptop del Plan Ceibal.

Olivera añadió que en algunos casos, "se buscó la forma como en Paysandú , de que, mediante el plan Uruguay Integra, y de acuerdo a la ley, los jóvenes participantes de un programa de educación física (educación no formal) pudieran cobrar sus asignaciones".

Explicó que lo que se busca es "que el joven se reintegre al sistema educativo". Por el contrario, dijo que "si se detecta que un niño o un joven no estudia, no es cuestión de dejarles de pagar las asignaciones, sino de estimularlos, y apoyarlos para que se reintegren a la educación".

Recordó que mediante el Plan "Aulas Comunitarias" se "está logrando que muchos de los adolescentes que abandonaron el sistema educativo vuelvan a las aulas"

APOYOS

El Mides viene brindando apoyo a las familias más vulnerables en todo el país en cuanto a la regularización de la documentación, apoyo laboral, educativo y de salud. "Cuando detectamos este tipo de problemas, trabajamos en conjunto con otras instituciones (Anep, MSP, BPS, ente otros) para brindar apoyo social, de salud, educativo, etc". En algunos casos, los niños y jóvenes que no cobran las asignaciones es porque el BPS no los tiene en su base de datos por falta de la documentación requerida, que no fue presentada por los padres o tutores. Para cobrar la asignación, un menor debe estudiar y los padres o tutores tienen que presentar la documentación pertinente sobre su inscripción en el sistema educativo. A su vez, los tutores deben tener la tenencia del menor para cobrar la asignación. "Esto a veces genera una dificultad pues la madre en muchos casos no consigue la tenencia de su hijo", dijo Olivera, destacando que en muchos casos "en una misma familia algunos niños que son hijos de un padre cobran y otros niños hijos de otros padres no cobran".