lunes, 31 de agosto de 2009

Niños con discapacidades visuales tendrán desde mañana sus laptops

PLAN CEIBAL. COMPUTADORAS ADAPTADAS A LAS NECESIDADES DE LOS GURISES

Comienza la entrega de computadoras del Plan Ceibal a los alumnos que concurren a escuelas especiales de niños con discapacidades visuales. Las máquinas son adaptadas a las necesidades de los usuarios. También se trabaja en equipos para niños con otras discapacidades y con síndrome de Down.

Por Matías Rótulo


Desde mañana, los niños de dos escuelas públicas especiales para discapacitados visuales tendrán las laptops del Plan Ceibal. Las computadoras fueron adaptadas especialmente para las necesidades de los niños, según la información brindada por el equipo pedagógico de ambas instituciones, al Area de Sistemas del Plan Ceibal.

Las computadoras del Plan Ceibal llegarán mañana a dos escuelas de la capital. Una es la Escuela Nº 198 ubicada en Pablo Zufriategui 990, en el barrio Paso Molino, y la otra es la Escuela Nº 279 de Ricardo Palma 3375, en Maroñas. Ambas instituciones, con una rica tradición de solidaridad e integración social, se beneficiarán desde mañana con el Plan Ceibal, proyecto que busca la integración y democratización de la enseñanza en todos los niveles sociales y de todos los niños y niñas.

LAS COMPUTADORAS

Las laptops que se entregarán desde mañana están adaptadas a las necesidades de los niños y niñas de ambas escuelas. Tanto se tomaron en cuenta las necesidades de los niños de acuerdo a las discapacidades visuales que tenían, como lo indicado por los maestros de acuerdo a las necesidades pedagógicas y didácticas.

En las semanas anteriores el equipo de Sistemas del Plan Ceibal se reunió con los maestros de ambas escuelas para saber con qué dificultades se podrían encontrar los alumnos al utilizar las laptops.

La ingeniera Guadalupe Artigas, del Area de Sistemas del Plan Ceibal, explicó a LA REPUBLICA que "se distinguieron dos tipos de casos para la elaboración de estas máquinas". Por un lado se dará a los niños ciegos computadoras Acer con un programa Windows que cuenta con un sintetizador de voz que va indicando las acciones que el niño realiza". Este programa es denominado "Jaws".

El niño "manejará todo con el teclado pues no utilizan el mouse", aclaró Artigas. El otro caso que se distinguió fue el de las computadoras XO adaptadas para niños de baja visión. "Las computadoras tienen una adaptación, una lupa que agranda la imagen y se va moviendo con el mouse y aumenta lo que es recorrido por la flecha".

Artigas explicó que a su vez se trabajó con el equipo docente para conocer las necesidades educativas. En su equipo trabajan técnicos y maestros apoyando en el trabajo de ingeniería de las máquinas. Agregó que "debemos ver caso por caso, pues en primera instancia se revisan las necesidades generales de los niños, en estos casos con discapacidades visuales, pero también estamos trabajando en diseñar computadoras más prácticas para niños con problemas de motricidad o con instituciones que trabajan con niños con síndrome de Down o la propia Fundación Teletón".

Indicó que se han hecho máquinas con teclados más grandes o mouse adaptados para que puedan ser utilizados por los escolares.

UNA REALIDAD

Hace un tiempo, Martín, de 28 años, dio a LA REPUBLICA su dirección de mail y de servicio de mensajería por Internet para poder comunicarse con nosotros. Esporádicamente, Martín, ex alumno de una institución privada de educación y ahora pensando en cursar estudios terciarios relacionados a la informática, cuenta desde España: "Estoy muy contento de saber que a los niños ciegos les van a dar las laptops pues yo estoy acá trabajando con mis computadoras y avanzando en la vida".

Mañana los niños de dos escuelas de Montevideo comenzarán a vivir en su propia piel la misma experiencia que Mauricio vivió con el apoyo de su familia y maestros. La diferencia es que los niños de las dos instituciones tendrán, en el marco de democracia y gratuidad que identifica a nuestra educación pública, las mismas posibilidades que Mauricio tuvo hace algunos años en la educación privada.


La República, Domingo, 30 de agosto, 2009 - AÑO 10 - Nro.3373