Piden sitios de encuentro para recreación y deporte


Los jóvenes diputados participantes del Parlamento Juvenil, en su primera sesión celebrada el jueves, pidieron en su gran mayoría "ser más escuchados" y contar con espacios en los que puedan recrearse, aprender y hacer deportes dentro de los liceos.

Matías Rótulo para el diario La República / 01-08-09


Ir a bailar y volver tarde con el frío y los peligros de la calle. Ir al cine con los amigos, o quedarse en la cada de uno. Las actividades de los jóvenes son muy variadas y a veces inentendibles por los padres que cuestionan la "falta de responsabilidad" o "falta de interés".

El fenómeno de Internet hace cada vez menos "salidores" a los jóvenes o "menos estudiantes". Pero por otro lado, los jóvenes demuestran en todo el país un interés creciente por el tema, y reclaman desde la institución que los une con un mismo fin, la educativa, generar nuevos puntos de encuentro.

La primera experiencia del Parlamento Juvenil organizado por la Presidencia de la Cámara de Diputados dejó en evidencia, por un lado, que es posible la participación de los adolescentes en el propio quehacer educativo y social del que forman parte como protagonistas.

Esta participación se dio en un "ámbito de democracia que sirve como experiencia en el futuro", explicó el impulsor del proyecto, el presidente de la Cámara de Diputados, Roque Arregui. Después de haber sido elegidos por sus compañeros, y de recoger las preocupaciones y propuestas de los estudiantes de su departamento, los diputados juveniles protagonizaron el jueves una jornada de debate y propuestas. La cita fue en una sesión especial organizada en el Palacio Legislativo, de la que surgieron iniciativas que ya fueron presentadas a las autoridades de la enseñanza pública.

UN ADOLESCENTE

Los adolescentes, generalmente, son mencionados en los medios de comunicación en relación a hechos de violencia con referencias tales como "otro menor cometió un asalto", "o nos relacionan a temas de las drogas o el alcoholismo", tal como explicó uno de los diputados juveniles. También son el objetivo comercial imperante en la sociedad de consumo, que día a día produce nuevos productos para ellos.

Los adolescentes, en proceso de cambios corporales, hormonales y cognoscitivos, enfrentan a su vez al mundo desde una perspectiva crítica y no muchas veces escuchada o entendida. El jueves demostraron que pueden proponer y percibir el estado de situación de su entorno y su realidad y en base a eso sugerir cambios. Eso es "algo que nos es muy gratificante y tendremos en cuenta desde las autoridades", explicó el presidente de ANEP, Luis Yarzábal.

Los jóvenes pidieron desde un plan de educación para la salud hasta la quita de las clases de los sábados de la carga horaria con el fin de "estar más tiempo con nuestras familias" o "porque es el día que más faltas hay en los liceos", explicaron. A su vez, la problemática de la droga y el abandono estuvieron presentes en la mayoría de las exposiciones de los jóvenes. Los estudiantes de Artigas solicitaron, después de recabar el parecer de sus pares en el departamento, "un espacio para nuestras ideas". Santiago Bianchi, Elbio Sosa y Tais Peres enfatizaron en su presentación que cada centro educativo "debería contar un salón de acuerdo a sus necesidades". Los diputados canarios también plantearon la misma situación y agregaron la "obtención de materiales educativos para laboratorio, salas de informática, talleres y deportes". En este caso, la reivindicación de la familia como institución y el acercamiento de la comunidad a la institución son una constante.

SOLICITUD

El año pasado, el Instituto del Niño y el Adolescente (INAU) organizó también una consulta para ser entregada a los parlamentarios, en la que, llamativamente, el pedido de espacios de reflexión también estaba como uno de los puntos más destacados. La participación de los estudiantes en los centros educativos está comprendida en la nueva Ley de Educación en cuanto a la participación en cada centro. Los programas educativos de Secundaria tienen proyectos de participación de jóvenes (Espacio Adolescente, realización de actividades educativas con la comunidad, actividades artísticas, etc.) en los que los adolescentes pueden hacer escuchar su voz. Sin embargo, el jueves los adolescentes pidieron ser más escuchados. El proyecto de los diputados de Cerro Largo se llamó "Las voces juveniles de Cerro Largo ¡quieren ser escuchadas!". Allí los adolescentes plantearon varios reclamos en cuanto a la "calidad educativa". Dijeron en su proyecto: "No pedimos tanto, sólo nos preocupamos por la calidad educativa". "Somos el futuro y con una mejor educación seremos mejores", expresó un representante por Soriano.

MEJORES CONDICIONES

La mayoría de los diputados juveniles planteó la necesidad de generar lugares comunes en los centros, un espacio edilicio adecuado para poder expresarse y realizar actividades recreativas y culturales. A su vez, relacionaron la calidad edilicia con la calidad educativa, así como el sentimiento de pertenencia de ellos con el centro, necesario para lograrlo. Los estudiantes de Durazno entendieron que para construir un estudiante responsable, se debe contar con un lugar óptimo para desarrollar las capacidades de los jóvenes. Más salones, condiciones adecuadas, materiales, se necesitan para "lograr la valorización del estudiante como individuo". Esto también fue reclamado por los diputados de Florida, cuya representante Nazarena Fleitas manifestó que "hacen falta espacios, salones para realizar actividades recreativas y deportivas".