domingo, 13 de septiembre de 2009

Bartolomé Hidalgo póstumo para el historiador fallecido



SENTIMIENTO. HONDA CONGOJA EN LAS EXEQUIAS DE BARRÁN

La familia de José Pedro Barrán fue acompañada ayer por decenas de personas del mundo político, académico y cultural, entre quienes se contó su compañero Benjamín Nahum. Justo ayer se supo que había sido ganador de la última edición del premio Bartolomé Hidalgo.

Por Matías Rótulo

La obra "Intimidad, divorcio y nueva moral en el Uruguay del novecientos", del profesor José Pedro Barrán resultó galardonada con el premio Bartolomé Hidalgo en la categoría ensayo histórico.

Se trata de un reconocimiento que llega apenas unas horas después de su fallecimiento, el viernes, a los 75 años. Ese mismo día sus restos comenzaron a ser velados en la empresa Rogelio Martinelli desde las 19 horas. Ayer por la mañana, la Universidad de la República (Udelar) abrió las puertas de su paraninfo para que la población le diera el último adiós.

Con la presencia de varias personalidades del mundo académico cultural y político, Barrán fue recordado como docente, investigador y un ser humano "con un gran sentido del humor" destacó a LA REPUBLICA el rector Rodrigo Arocena.

El propio Arocena, acongojado por la muerte de Barrán dijo que "era el gran profesor del Uruguay" y señaló que, con motivo de la entrega del premio a la Gran Labor Intelectual concedido en agosto pasado, "éramos un grupo de más de 20 personas de diferentes edades y disciplinas, que no dudamos en otorgarle este reconocimiento a Barrán".

En aquella oportunidad, el tribunal al que hacía referencia el rector Arocena, estuvo también integrado por Magalí Sánchez, Wilfredo Penco, Rosario Peyrou, Elder Silva, Magdalena Coll, Andrea Díaz, Omar Varela, Margarita Musto, Oscar Sarlo, Mario Wschebor, Liliana Borzacconi, Oscar Brando, Pablo Rocca, Alvaro Rico, Alcides Beretta, Graciela Porta, Magdalena Helguera, Dinorah López, Silka Freire y Ana Solari.

Al velorio y posterior entierro de los restos, en el cementerio del Norte y acompañando a la familia de Barrán, asistió la ministra de Educación y Cultura, María Simon, quien destacó la obra y el gusto del profesor por la música, y las artes en general. "El decía que no podía escribir literatura, pero desde sus textos, contando la historia, escribió casi como si fuera un texto literario" indicó.

Barrán fue recordado también por su compromiso social, que según el presidente de la ANEP Luis Yarzábal fue un compromiso "desde la educación". Comentó que "cuando trabajamos con él, en la ANEP, mientras Barrán era vicepresidente, y a pesar de nuestra edad, él nos dio clase de educación inicial, nos mostró el camino a seguir", recordó emocionado.

Presencias

En el homenaje que se hizo a Barrán, tras trasladarse sus restos al interior del Paraninfo, asistieron entre otros, el ex presidente de la República y actual senador, Julio María Sanguinetti; los ex rectores de la Universidad, Rafael Guarga y Jorge Brovetto (también ex ministro de Educación y Cultura); la ministra de Salud, María Julia Muñoz; el ministro de Turismo y Deporte, Héctor Lescano.

Se encontraban también legisladores, de todos los partidos políticos, y autoridades nacionales, como el director de Cultura del Ministerio de Educación y Cultura, Hugo Achugar, quien destacó la labor de Barrán y expresó "es un día de mucha congoja ya que además de irse un compañero, se va un amigo".

PREPARAN HOMENAJE

Tanto a nivel de la Administración Nacional de Educación Pública, como de la Universidad de la República, cobra cuerpo la idea de hacer un acto de homenaje en memoria del profesor José Pedro Barrán.

El viernes, tras conocerse la noticia de su fallecimiento, las autoridades educativas pensaron en realizar un homenaje en el Instituto de Profesores Artigas, teniendo en cuenta las actividades que allí se iban a realizar con motivo del Día de la Educación Pública.

De todas formas, ambas instituciones en las que Barrán participó activamente, realizarán en próximos días su homenaje póstumo al historiador.

Paralelamente, y en función de haberse celebrado ayer el Día de la Educación Pública, la conmemoración fue dedicada a la memoria del profesor recientemente desaparecido.

Como se sabe, todos los segundos sábados de setiembre se ha dispuesto celebrar esta fecha, motivo por el cual los locales de los centros educativos del país abren sus puertas para recibir la visita de la ciudadanía, entre las 9 y las 17.

Lilián D'Elía, consejera del Codicen, dijo ayer que la celebración de esta fecha se haría en memoria de Barrán.

En declaraciones a El Espectador dijo que había estado "en algunos centros educativos, que eran una fiesta, donde los chiquilines con sus maestros estaban festejando" y subrayó que "esta celebración del Día de la Educación Pública es el mejor homenaje que le podemos hacer a José Pedro Barrán, que dedicó su vida a ella".

Barrán tuvo una vida dedicada a la docencia y la investigación, cosechando varios reconocimientos, y amigos. Había nacido en Fray Bentos en 1934.

En 1958 egresó del Instituto de Profesores Artigas comenzando una destacada vida profesional integrando investigaciones y cuerpo docente de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Educación.

En el año 2007 fue nombrado doctor Honoris Causa por la Universidad de la República.

Sus textos forman parte de los programas educativos, y referencias para toda investigación de la historia nacional.

En oportunidad del sepelio realizado ayer, el historiador y politólogo Gerardo Caetano hizo una semblanza de la vida y obra de Barrán. "Hablo en nombre de los deudos, y nosotros somos deudores de Barrán por su obra".

Caetano señaló que Barrán desde su propia intimidad nos habló de la libertad y "que se dedicó a estudiar el poder", y "nos ayudó a reconstruir la historia del Uruguay, país que él tanto amaba pero que también miraba de manera crítica".


La República, Domingo, 13 de septiembre, 2009 - AÑO 10 - Nro.3387

A A A