sábado, 9 de enero de 2010

Resultados del sistema de becas


DATOS. TAREAS ADMINISTRATIVAS Y DE SERVICIOS PARA 1.408 ESTUDIANTES

Evalúan con satisfacción el programa en Secundaria.

Por Matías Rótulo

Exigencia. Los chicos saben que si no rinden, pierden la beca.
La Administración Nacional de Educación Pública (ANEP) otorgó 1.408 becas a estudiantes el año pasado. Según Secundaria, el sistema permite no sólo retener a los estudiantes de bajos recursos, sino que hace posible que obtengan buenos resultados. En 2005 Secundaria implementó un sistema de becas que permite a los estudiantes de bajos recursos cursar sus estudios a cambio de un sueldo, con la posibilidad de estudiar, y cuyo efecto es la buena actuación de los estudiantes en clase. La recomendación que hace Secundaria a los estudiantes becados para trabajar, es la de continuar sus estudios, más allá de la responsabilidad de tener que trabajar. Es la misma recomendación que se hace a los padres y docentes, en cuanto al seguimiento de los estudiantes, y en el apoyo que deben dar en el proceso.
Muchos jóvenes interesados en participar en el sistema de becas, son de bajos recursos. Los estudiantes, del nivel medio o de Formación Docente, realizan trabajos tanto administrativos como de servicios (limpieza entre otros), que generan una remuneración. Para las autoridades educativas, "lo sorprendente es que los jóvenes en su gran mayoría, casi total, trabajan y estudian pero a su vez obtienen muy buenos resultados en sus calificaciones", según dijo a LA REPUBLICA el consejero Martín Pasturino.
La realidad muestra que no sólo se genera un resultado "muy satisfactorio", sino que los estudiantes "saben que de no tener buenos resultados, la beca no sigue". El informe correspondiente a 2009 dio como resultado que el pasado año se otorgaron 1.408 becas de trabajo a estudiantes de Secundaria.
Las becas remuneradas, que varían en su pago según la cantidad otorgada y el presupuesto asignado, se dan a los estudiantes en un turno diferente al cual concurren a estudiar, y en un liceo cercano de su hogar.
Por otra parte, las becas de trabajo no son para que los estudiantes realicen tareas en sus centros de estudio. Estas becas, comprenden también a estudiantes de Formación Docente y UTU.

POSIBILIDAD

Algunos de los estudiantes, una vez completada su educación media, y luego de cumplir con éxito uno de los requisitos para que les sea adjudicada la beca, es decir tener buenas notas, comienzan a cursar estudios terciarios.
Natalia Pérez trabajó en un liceo de Paysandú, de donde es oriunda. Ahora se encuentra en Montevideo estudiando, aunque actualmente está de visita en su tierra natal.
Hace dos años "me enteré de las becas, me inscribí y terminé el liceo. Ahora curso Derecho en la Universidad".
Si no fuera por este tipo de becas, "no podría haber completado mis estudios, ya que tenía la responsabilidad de trabajar y estudiar a la vez, pero las opciones de trabajo que tenía no me daban la posibilidad de estudiar por los horarios". En 2009, los departamentos con más becados fueron Montevideo (371) y Canelones (127), donde se concentra más del 50% del alumnado total. Uno de los mayores problemas que tuvo que afrontar el sistema educativo, se situó en Secundaria, donde uno de cada cuatro estudiantes fracasaba en el ciclo básico.
Los programas implementados por Secundaria apuntaron a "universalizar la educación media" y "mejorar la calidad educativa". Medidas como "la creación de más grupos, liceos, la contratación de más adscriptos, entre otros" se inscriben en esta política, explicó Pasturino. El programa de becas profundiza las acciones para combatir el abandono y el fracaso educativo.
En 2007 el Poder Ejecutivo implementó un plan de becas a partir de un fondo de solidaridad que consolidó el sistema de forma permanente.

Publicado en el diario La República 3503