jueves, 18 de febrero de 2010

Haití: televisión catástrofe para la mayor audiencia


ESA CAJA BOBA QUE NOS TRATA COMO IDIOTAS

Cronología desordenada de una tragedia ajena, en un país derrumbado, en un derrumbe televisado, con una televisión que sólo se ocupa, si el tema se mide en Escala Richter.

Por Matías Rótulo

“Terremoto en Haití”, decía
el título del informativo.
A esa altura, las cadenas internacionales mencionaban que más de 50 mil personas habían
muerto. Haití, pasó de ser
un país sufrido sin interés noti
cioso, a ser un país más sufrido
que antes, pero con el interés noticioso que
generan: la muerte, la participación
internacional en países en crisis, la participación –en
nuestro caso-, de Uruguay, la
presencia de uruguayos trabajando,
la muerte de uruguayos.
Después de decirse en el informativo que en Haití hubo
un enorme terremoto, en la
televisión importó más el advertir
que “no hay uruguayo
heridos”, que mencionar el he
cho de los por entonces 50 mil
muertos.
Luego, al otro día, surgió la posibilidad
de que un uruguayo,
-militar él-, estuviera desaparecido.
Un canal de televisión,
que dio la primicia de que no
había uruguayos heridos, luego
dio la noticia de que el supuesto
uruguayo desaparecido,
había aparecido y mejor aún, vivo.
Un canal de televisión anunció
que mandaría a un periodista
a Haití. Luego otros dos canales
privados (y más tarde Televisión
Nacional) mandaron también a sus periodistas. El periodista
de Canal
12 llegó primero, recogió imágenes
de la tragedia, trató el
tema con seriedad, y mostró
sus habilidades en hablar otras
lenguas. La periodista de Canal
4 fue sometida a hacer contac
tos en vivo sin mucha idea de lo
que tenía que decir, hablando
siempre con los verbos en infinitivo,
(“recordar que”, “decir que“, “mencionar que...”), y manteniendo diálogos sin sentido
con Fernando Vilar que revelaban
cierta desorganización
interna, tal como que la chica
confesó que casi no comía. El del Canal 10 sin embargo, hizo
un excelente trabajo mostrando
los pormenores de la trage
dia, con la condición de que su
rostro siempre apareciera bañado
con su pelo al viento, sus poses de angustia, y su caminar elegante (el mismo que utiliza
cuando entra a una farmacia
asaltada) pero esta vez entre la
gente y los escombros.
En Haití seguían apareciendo
personas muertas, situaciones dramáticas y en Uruguay, varias
instituciones sociales y el gobierno comenzaban a apoyar
las acciones de socorro, con
la invalorable ayuda de la televisión
para hacer masivo los pedidos.
A un canal se le ocurrió decir que el otro uruguayo desaparecido
junto con su hijo, estaban
localizados, lamentablemente
muertos. Algo que otro canal, después desmintió, casi como acusando a su colega de
“mala praxis”. El acusador, fue el que dio todas las primicias equivocadas antes mencionadas.
Dos de los canales que enviaron
equipos a Haití, hicieron un programa especial con los periodistas a cargo de la expedición
como invitados especiales,
centrándose en la experiencia
de ellos mismos, y de paso, hablando un poco del hecho que los convocaba.

HAITÍ Y LOS
TURISTAS EN PERÚ

En Perú, se inunda el acceso al Machu Pichu. Los informativos
se adelantaron en decir, como la gran primicia, que no había uruguayos atrapados. Se
confirma la muerte de un militar
uruguayo en Haití cuya situación
general, le dejó pasó a la situación de los turistas uruguayos en Perú en riesgo
de no terminar bien sus vacaciones.
En Machu Pichu había
gente muerta, pero eso era un
tema menor, comparado con la
penuria de dormir al aire libre de aquellos que quisieron vivir
como indígenas latinoamericanos
siguiendo su camino. Más tarde se confirma que un
uruguayo y su pequeño hijo murieron en Haití. Cuando sus restos fueron rescatados, los informativos dijeron que el he
cho “consternó al mundo”, ba
sándose en un informe de CNN
en español.
Busqué en los portales de ocho
países de América y de cinco
de Europa, y en ninguna se ha
blaba del caso del uruguayo
y su hijo. Los turistas en Perú
denuncian que no son trasladados
de Aguas Calientes. Los informativos le hacen una
nota a la madre de una turista
que dice por televisión que
“ésta política no hace nada”
y que “se preocupan por Haití”,
cuando “hay uruguayos sin
comida”. La señora dice que “la política” se “da el lujo” de “gastar plata en darle honores a un militar” mientras su nena está en Perú.
La señora compara que su hija está varada en Perú, comiendo
mal pero viva, con un hombre que llega en un cajón luego de
prestar servicio a su país y dejando
huérfana a una familia. Mientras tanto en Haití murieron
por lo menos 200.000 personas, pero cambiemos de tema. Yo mismo cambio de tema y tal vez me sume a las críticas por Facebook a “Telemental”
por hacer un chiste sobre Haití. Igual, dentro de poco nadie se va a acordar del terremoto.

Publicado en Voces 214