jueves, 8 de abril de 2010

Futuro consejero estudia plan para que no se necesite el 222


Estudian acciones para aplicar en los próximos años.

Por Matías Rótulo

El equipo técnico que trabaja con el profesor Daniel Guasco, futuro consejero de Secundaria por el orden docente, apuesta a lograr, con educación, que no sea más necesario contar con guardias 222 en las puertas de los liceos y poder terminar con el reclamo de "rejas".

Las amenazas externas a los centros educativos han dominado la atención de los medios en los últimos días, debido a hechos que tuvieron como escenario el interior de los liceos. "Tenemos una idea, una aspiración, que es que ya no sea necesario contratar servicio policial para los liceos", explicó ayer Guasco. Si bien la idea general es apostar a la educación y la inclusión social, Guasco sabe que este objetivo "tendrá que contar con el apoyo de toda la comunidad, entendiendo además que los centros educativos son una parte fundamental de ella".

Actualmente, su equipo de trabajo viene elaborando un programa que buscará, desde la educación, poder revertir algunas situaciones que afectan tanto a la sociedad en su conjunto como a los centros educativos en particular.

La educación, instrumento con el que cuentan las sociedades para permitir la inclusión de los sujetos, suele separarse del resto de la comunidad como "algo aparte", indicó Guasco. Tal como informó ayer LA REPUBLICA, en un liceo capitalino se vivieron instancias de preocupación tras la denuncia de un funcionario que dijo haber sido amenazado de muerte. También surge la situación de que los policías se resisten a cumplir con la tarea de cuidado de las puertas y alrededores de los liceos.

El futuro consejero Daniel Guasco explicó que la situación de hechos violentos ocurridos en los liceos, cuyos autores son personas ajenas a los centros, no debe hacernos olvidar que "en el ámbito educativo no estamos en una burbuja separados de la sociedad en la que vivimos".

VULNERABILIDAD

Las autoridades educativas y las encargadas de la seguridad revisan con preocupación este tipo de hecho que no es patrimonio exclusivo de los centros educativos. En una entrevista realizada ayer por El Espectador, la presidenta de Secundaria, Alex Mazzei, explicó que a partir del hecho del liceo en cuestión no se puede pensar que lo mismo ocurre en la mayoría de los centros. Mazzei -dice El Espectador en su portal web-, "afirmó que son pocos los liceos" en los que "se han planteado situaciones complejas pero que no escapan a la realidad".

Los directores de los centros educativos tienen prohibido dialogar con la prensa sin autorización de las autoridades. LA REPUBLICA logró, sin embargo, entablar conversación con el director de un liceo montevideano que se dará a conocer como Roberto. "Si yo pido permiso, tengo que hablar con cuidado, por eso te hablo sin permiso y te cuento algunas cosas", explicó Roberto. "Es cierto, los botijas son bravos, es un liceo de contexto (crítico), pero a veces no se entiende que los adultos estamos trabajando para la educación, pues a los adolescentes, que están en un período de conflicto interno, y de allí el significado de 'adolescencia', nos ven a los grandes como enemigos", relató.

Explicó que el otro día, tres adolescentes se pelearon en la puerta con dos que no eran alumnos, y los padres dijeron que la culpa era del liceo. "La culpa no es nuestra, nosotros aplicamos la pedagogía al máximo, pero en esto hay un emisor que somos nosotros como educadores, y hay un receptor que son ellos como educandos. De todas formas, se actuó con rapidez y no pasó a mayores", señaló.

Actualmente, en los centros de enseñanza se viene estableciendo una estrategia de identificación de los estudiantes, para que sea más fácil la identificación por parte de la Policía que custodia los alrededores y de los propios docentes y autoridades liceales. "Si bien hay amenazas externas, estas mismas amenazas son las que refuerzan un aspecto positivo para la institución: que todos tenemos que estar unidos para combatirla, cuidándola entre todos", dijo Roberto.

Para Guasco, por su parte, "esta problemática se tiene que atacar desde la conciencia del conjunto de la educación, pero también de todos los organismos estatales, ya que la educación, a fin de cuentas, es una herramienta efectiva para todos".


Publicado en el diario La República, 8 de abril de 2010