martes, 6 de abril de 2010

La Guerra de la TV: “Ruta 12” vs. “En Foco”


ESA CAJA BOBA QUE NOS TRATA COMO IDIOTAS

“En Foco” y “Ruta 12” y cualquier parecido con realidad es una mera coincidencia, de esas que se llaman “copiar”.

Por Matías Rótulo


Esta columna iba a estar dedicada a la “Santa Misa”, ya que la semana que viene nos van a atomizar en la televisión con una historia poco conocida: parece que hace algunos años crucificaron a Jesús, y que si o si, dos mil años después hay que pasar cuantas películas de ese tema exista. También tenemos la variante de emitir películas sobre conejitos de pascua mágicos. ¿Pero hay alguien más bueno en este mundo que Sebastián Beltrame? Tal vez Jesús. Pero después de Jesús ¿Hay alguien más bueno? Seguramente Sebastián Beltrame. En vez de escribir sobre las pascuas, se me ocurrió referirme a Sebastián Beltrame y su programa “En Foco”. Pero más tarde me di cuenta de dos cosas. Una, (que no tiene nada que ver con este tema), es que Humberto de Vargas ya no llora más en televisión aunque volvió a la televisión. Dos, que hay un programa en Canal 12 que se llama “Ruta 12”. Por un momento me propuse a escribir una crítica sobre Ruta 12 y recordé que el año pasado había escrito una crítica sobre “En Foco”, entonces tendría que repetir textualmente aquella columna para explicar de qué se trata “Ruta 12”. Si será buen tipo Beltrame, que le copian el programa enterito, enterito, y ni se queja. Bueno, si, se queja. En realidad no es tan bueno como parece. Beltrame, al inicio de su programa pone un cartel que reza de Borges “la imitación es la forma más sincera de admiración”. Bueno, creo que en esa cara de “buen novio para la nena” que tiene Beltrame, esconde a un mal bicho que ataca a su competidor directo. Le clava con soberbia una acusación directa de plagio. Pero como Beltrame es tan bueno dice que Ruta 12 “lo imita”, porque –y acá está el toque de humildad de Beltrame-, admira a En Foco.

“Maxi me
copió”

Me imagino a Beltrame sentado en clase junto a Maximiliano Tejera (conductor de Ruta 12), diciendo “maestra, maestra, Maxi me está copiando”. Beltrame siempre fue el alumno bueno de la clase, el creativo. Parece que llevaba una camarita y grababa a las nenas en el baño. Maxi, por el contrario, siempre tuvo a la cola de Beltrame. Mientas Beltrame se sacaba sotes, con la túnica siempre atadita y el pelito engominado, Maxi se agarraba a las piñas en el recreo.
La discusión sobre la imitación que planteaba Aristóteles sobre lo que es y no es arte es un poroto al lado de esto.
Resulta que Ruta 12 es un programa tan parecido a En Foco, que uno al mirar al conductor de Ruta 12 y verlo con esa pinta de roquerito barbudo, piensa que a Beltrame se le metió adentro el mismo Satanás. Las tomas, la forma de posicionar las cámaras, la idea, los lugares, la música, la edición, hasta la misma cantidad de caracteres que componen el nombre de un programa y el otro, son tan parecidos, que uno pensaría que Beltrame comenzó su programa en canal 12 y que un buen día le dieron una patada y se tuvo que ir a Canal 4 ¿Cómo? ¿El programa empezó en Canal 12? ¿Qué casualidad no?
En Foco y Ruta 12, uno emitido lo sábados de mañana y el otro los domingos de noche (cómo para que se note bien la diferencia entre ambos), son hermanos gemelos en plena competencia por llevarse la mejor teta de la madre. Beltrame y Tejera hacen un mismo programa, que para intereses del primero, no está bien lo que hace el segundo, mientras que el segundo estará pensando que va a tener que buscarle la vuelta a su programa para que no sea igual al original, aunque sea demasiado tarde, y por si a Beltrame se le ocurre hacerle un juicio por plagio. Perdón, Beltrame es muy bueno para hacer esas cosas.
Para nosotros, que exista En Foco: programa que propone dar cuenta de la cultura nuestro país, que cuenta historias, que hace visible al interior profundo que permite la expresión de la gente que generalmente tiene menos posibilidades que los de la capital para salir en un medio de alcance nacional, es un logro que sólo puede ser imitado por Ruta 12. Dos programas que entretienen, que demuestran que con poco se puede hacer mucho. Ambos se enfocan en el turismo, la cultura, la educación, la sociedad, la sensibilidad de una televisión insensible a la gente. En Foco tiene de competencia un programa que hace exactamente lo mismo que él. A pesar de ser una imitación, Ruta 12 es una bienvenida experiencia en la televisión uruguaya, como lo fue desde un principio En Foco. Por lo demás, que se arreglen entre ellos a la salida de la escuela.

Publicado en el Semanario Voces nº247