martes, 26 de abril de 2011

Secundaria propondrá a instituciones tratar el tema seguridad desde lo social


Secundaria gestionará ante el Ministerio del Interior que se refuerce la seguridad en los centros educativos. El sindicato de profesores solicitó que desde la educación se trabaje para colaborar en la mejora de la seguridad pública, lo cual fue aceptado por las autoridades. En varios liceos persisten reclamos por más guardia policial.

Por Matías Rótulo

Seguridad. Secundaria hace gestiones para mejorarla en los liceos, según dijo a Fenapes.
Seguridad. Secundaria hace gestiones para mejorarla en los liceos, según dijo a Fenapes.

En los ámbitos de la educación se pide más seguridad, lo que parte de la presencia de personal policial para cuidar a estudiantes y docentes. José Pedro Varela lo dijo en su "Educación del Pueblo", libro base para la reforma de 1874: "la educación" sirve "contra la delincuencia". El mismo Varela, y posteriormente Emile Durkheim, sostuvieron que la educación incide directamente en la sociedad.

Los hechos delictivos que se dieron a conocer en las últimas semanas motivaron que ayer las autoridades de Secundaria se reunieran con el sindicato de profesores y tuvieran en cuenta estas premisas. En primer lugar, que la educación no está aislada de la sociedad, y además que puede mejorar los males de la delincuencia.

La Federación Nacional de Profesores (Fenapes) recibió como respuesta por parte de Secundaria que se harán gestiones para mejorar la seguridad en los centros educativos, y le propuso coordinar con distintos organismos públicos (el Ministerio de Trabajo, INAU, el Mides) que se realice un trabajo interinstitucional sobre seguridad que proponga a la educación como un mecanismo de salida al problema.

El dirigente de Fenapes, José Olivera, consideró que "se debe tener cuidado con cómo se aborda este tema para que no se confunda con el pedido de la baja de edad de imputabilidad".

La seguridad (o inseguridad) en los centros educativos se ve como una particularidad dado el contexto social (la presencia de adolescentes en el caso de los liceos), pero inscripta en un todo social más amplio. Sobre la base de estos conceptos, Secundaria y los docentes pretenden cambiar la concepción sobre la responsabilidad que se le adjudica a cierto sector de la sociedad.

La culpabilización de los adolescentes (con pedidos de medidas represivas por grupo etario, tal como que sean juzgados como adultos, teniendo Uruguay un Código legal que ya los responsabiliza de sus infracciones a la ley) repercute en todo el alumnado de Secundaria. "Nosotros debemos trabajar desde la educación para que la sociedad tome conciencia", explicó Olivera.

Días atrás el director de educación en Derechos Humanos del Codicen, Martín Prats, consideró que "la educación en Derechos Humanos es una forma de mejorar el relacionamiento de los estudiantes dentro de los centros, y por ende en el resto de la sociedad".

Los jóvenes, además de "adolecer" los cambios corporales y hormonales, de una etapa de niñez a una de adultez, deben adolecer el señalamiento. De los pedidos de "control" a los estudiantes de los centros educativos de Secundaria, que eran portada de medios de prensa por peleas en su interior, se pasó al reclamo de más seguridad para los estudiantes y funcionarios, dado que el tema se centró en los problemas que vienen desde "afuera".

En los liceos, la complejidad del contexto, de la edad, de la convivencia, de la preparación de docentes para enfrentar emergentes diversos, etcétera, sigue siendo tan problemática como antes, pero sin ocupar espacio en los medios de comunicación. En la educación existen planes para mejorar los ámbitos de convivencia basada en los Derechos Humanos. De esta forma, siguiendo con la premisa duplicadora de la educación, se busca que lo que se aprende en la escuela se transmita a la sociedad.

Publicado en el diario La República del 26 de abril de 2011.