sábado, 24 de marzo de 2012

Autoridades apelan al diálogo en plan contra la violencia estudiantil


Por Matías Rótulo (publicado el 23 de marzo de 2012 en La República)

Amenazas 
Los consejos de Primaria, Secundaria y UTU intentan establecer un plan de convivencia que apele al diálogo, la integración y la responsabilidad de los alumnos, antes de tener que recurrir a castigos como la suspensión o la expulsión.
Las situaciones de mala convivencia preocupan en la educación. Individualistas, solos, carentes en muchos casos de afecto, contención, y hasta alimentos, varios adolescentes luchan con una realidad que los hace luchar contra los otros. La educación sostiene principios de un modernismo que proponía el crecimiento del hombre por el hombre mismo, el trabajo, y una mejor vida en el futuro. El hoy y el ahora domina el panorama y por eso los nuevos programas de educación en convivencia intentarán escuchar al alumno que tiene algún conflicto o problemas de conducta, darle la palabra, dejarlo participar, antes de expulsarlo del sistema educativo.
La escuela primaria pierde unos 30 alumnos por año debido a la falta de conducta. Son 380 mil estudiantes. En el nivel medio, de 220 mil alumnos, solo hay 30 casos graves relacionados con la violencia y el uso de armas. En estos dos días un caso sacude la UTU de la Unión con un alumno de contexto vulnerable que tiene nerviosos a los docentes, padres y alumnos. Al punto que algunos docentes se resisten a trabajar, los estudiantes a concurrir y cuatro padres pidieron el pase de sus hijos para otros centros.
En el medio del caos, las respuestas parecen ser inmediatas pero a su vez resistidas. “Nosotros consideramos que no hay que expulsar al adolescente, sino traerlo al centro, hablar con él y brindarle apoyo”, dijo Javier Landoni, consejero de UTU. Algunos docentes y padres opinan diferente. “Nosotros tenemos que proteger a los nuestros, a nuestros hijos y por uno no podemos poner en peligro al resto” dijo Pablo, un padre de un alumno de la UTU de la Unión. Landoni dijo que “es lógico que los padres piensen en la protección de la mayoría, pero el centro educativo tiene una responsabilidad que cumplir”.
Trabajo de prevención
El consejero de Secundaria Daniel Guasco aseguró que el plan de convivencia que se proyecta en su subsistema tendrá un enfoque “integrador” en el cual se proyectó un trabajo pedagógico dentro del aula y otro trabajo con la Comunidad Educativa Segura, del Ministerio del Interior. Algunos planes se vienen aplicando a nivel de la educación; van desde la capacitación de la policía que realiza la guardia de la puerta al trabajo con el área de trabajo social del Ministerio de Desarrollo Social (Mides). “En varios centros funciona muy bien”. Una de las expectativas de hace algunos años fue que la guardia de la puerta no fuera policial o si lo era que tuviera capacitación para tratar con niños y adolescentes.
La identificación de los estudiantes con el centro, que comienza con el uso del uniforme con el nombre o logo de la institución ha dado buen resultado en algunos centros. En el año 2008, en tres liceos donde hubo problemas serios en el alumnado, involucrarlos al trabajo de recuperación del centro llevó a un mayor compromiso de los jóvenes con la institución.
Nilia Viscardi, del departamento de Ciencias de la Educación de la Facultad de Humanidades, está colaborando con Secundaria en el Programa de Convivencia. Explicó a LA REPÚBLICA que “se trabajará en procura de la participación del estudiante, canalizando el conflicto en las instancias que existan creando espacios de diálogo”. Dijo que “el conflicto se da en una situación de descontento” y “no se puede aislar al alumno” y es “importante que el estudiante conozca las normas, se hable con él y sí se establezcan acuerdos y si hay que castigarlo se hará, pero nunca desplazarlo”.
Poca incidencia de las armas
Según Secundaria, existen pocos casos de violencia grave relacionados con la presencia de armas blancas o de fuego. Nilia Viscardi indicó que “tenemos que pensar qué incidencias tienen las armas en la sociedad, y a partir de ahí por qué un estudiante las lleva a un centro de estudio”. Según estudios del Ministerio del Interior no llegan a superar los 30 casos la incidencia de los hechos que relacionan armas de fuego o blancas.
“Los Feos” amenazan a docentes
Ayer por la mañana, tras darse a conocer en LA REPÚBLICA el caso del adolescente que habría ingresado con un arma de fuego a la UTU de la Unión, los profesores recibieron una carta firmada por “Los Feos” amenazando a los docentes. Los profesores consultados por LA REPÚBLICA indicaron que “no se le puede atribuir, porque no lo tenemos confirmado, la responsabilidad a la banda ‘Los Feos’ relacionada a un club de fútbol”.
En la noche del miércoles, otro hecho ocurrió en el centro educativo cuando una joven salió en defensa del adolescente que había sido impedido de ingresar al centro tras protagonizar algunos hechos de violencia. Ayer por la mañana, una carta enviada por debajo de la puerta enviaba amenazas a los profesores. Ayer los docentes no dictaron clases y al cierre de esta edición se encontraban reunidos con las autoridades educativas.