viernes, 18 de mayo de 2012

Destacados docentes opinan que acuerdo en educación es “ilegal”


Por Matías Rótulo (Publicado el 18 de mayo en La República)

El Grupo de Reflexión Sobre Educación (GRE), conformado por destacados docentes, entre ellos el maestro Miguel Soler Roca, discrepa con la medida y emitieron un documento.
Miguel Soler Roca
Maestro Miguel Soler. (Foto: La República)
El GRE, autodefinido como un “grupo independiente integrado por trabajadores de la educación” que fue fundado en 2010, emitió un documento reflexionando sobre los acuerdos interpartidarios en educación celebrados este año. Allí exponen que el acuerdo desplaza hacia los actores políticos partidarios “atribuciones que la Constitución y la Ley prescriben como propias de los órganos directivos autónomos de la educación” y afirman que “es ilegal” y “anticonstitucional” que los partidos políticos se atribuyan la capacidad de decisión en asuntos que expresamente no son de su competencia”.
Los acuerdos interpartidarios de educación transitaron por la construcción de más centros educativos, mayor representación del Poder Ejecutivo en los órganos de gobierno, la implementación del “ProMejora”, entre otros aspectos. El GRE, que está conformado por trece integrantes, entre ellos uno de los más importantes generadores de conocimiento pedagógico en nuestro país: el maestro Miguel Soler Roca, se expidió al respecto. Seguramente Soler no compartirá el elogio y discrepará con su firme humildad por la afirmación anterior, pero el maestro que llevó adelante con Julio Castro las Misiones Sociopedagógicas por el interior profundo hace medio siglo, es uno de los participantes del GRE que además tiene un cuadro con docentes de una importante trayectoria dentro del sistema educativo (ver recuadro), algunos de ellos ocupando antes o ahora cargos de gobierno educativo.
Bajo el título “reflexiones a propósito del acuerdo interpartidario sobre educación”, el GRE emitió esta semana un documento donde manifiestan su discrepancia con los documentos firmados entre los partidos políticos y el gobierno en febrero de este año.
Explica que “está instalada en nuestra sociedad la convicción de que la educación es una de las claves de las que depende el futuro. En el contexto actual es positivo e importante que la sociedad entera otorgue la más alta prioridad a la educación así como lo son todos los esfuerzos que se realicen para concretar ideas y propuestas acerca de la misma”. A continuación expresa que “… el proceso de elaboración del Acuerdo ha estado afectado por características y circunstancias que contrarían las mejores tradiciones de nuestro sistema educativo nacional” y “ponen en riesgo aspectos fundamentales de su futuro”.
Explican que José Pedro Varela en 1874, “defendía la autonomía de la educación pública” lo cual “es recogido en todas las constituciones”. Añade que “la propia existencia del Acuerdo desplaza hacía los actores políticos partidarios, atribuciones que la Constitución y la Ley prescriben como propias de los órganos directivos autónomos de la educación” lo cual hace que los acuerdos sean ilegales. Es por eso que proponen que no haya un acuerdo educativo donde los docentes y estudiantes sean “meros ejecutores” sino participantes de dicho proceso. Agregan que la mayoría de las disposiciones del Acuerdo son “centralizadas, inconsultas, fruto de decisiones partidarias más que técnicas, no responden a políticas educativas explícitas y consensuadas, ni constituyen un plan de desarrollo de la educación, ni plantean el necesario vínculo de la educación con las políticas públicas de otros sectores”. En cambio “adoptan líneas de acción desarticuladas, mayoritariamente para el corto plazo, como respuesta a problemas ‘diagnosticados’”…
Participación
Para el GRE, es necesaria una mayor participación de los colectivos docentes, estudiantiles y del funcionariado. Explica que el Acuerdo interpartidario no contó con el respaldo de estos colectivos. De hecho, en el apartado titulado “Propuestas del GRE”, el colectivo recomienda en el literal “b” que es “imperativa la participación de los actores de los distintos niveles y modalidades de la educación en la construcción colectiva de políticas de Estado”. Además recomienda la coordinación de las instituciones con otras instituciones. Además propone que se reorganice la carrera docente, y que se mejoren las condiciones laborales de los trabajadores de la enseñanza. Solicitan que se elabore un Plan Nacional de Educación de mediano y largo plazo, evitando “una visión normativa, centralizada, tecnicista, rígida, anclada en la racionalidad técnico instrumental para la elaboración de dicho plan”.
No más acciones filantrópicas
Una de las recomendaciones que hace el GRE (literal “e”, pág. 8), es en cuanto a las acciones educativas en la comunidad. Dice: “las acciones educativas en la comunidad, se les debería inferir el carácter de medidas contribuyentes al pleno disfrute de los derechos de los educandos, despojándolas de toda inspiración filantrópica, sin perjuicio de promover en la población actitudes de participación responsable del desarrollo sociocultural”.
¿Quiénes componen el GRE?
El GRE funciona como un equipo de trabajo, de reflexión, donde además del maestro Soler, trabajan la maestra Shirley Ameigenda, Oruam Barboza (ex director de Formación Docente), la ex consejera de la ANEP Lilián D’Elía, la profesora e investigadora Marta Demarchi, Laura Domínguez, Walter Fernández Val (asesor del consejero de ANEP Néstor Pereira y ex asesor del ex presidente del mismo ente Luis Yarzábal), la directora del Instituto de Perfeccionamiento y Estudios Superiores (IPES) Elsa Gatti, Silvia Gattarola, Olga Gumila, Mauricio Langón, Mabela Ruiz y María Teresa Sales.