viernes, 18 de mayo de 2012

Memoria sonora: "Sasha, Sissi y el círculo de baba"



Cuando le robaba el disco a mi hermano, lo hacía para escucharlo de principio a fin. Era El amor después del amor de Fito Páez.
"Sasha, Sissi y el círculo de baba", la sexta canción del disco me fascinó por los violines del final. Son como puñaladas musicales. Puñaladas al final de una canción - historia. Una narración oscura, pero fina. Una historia que deja mil finales truncos, como arrancados en la piel de una víbora, en un ritual excéntrico. Una orgía. Un réquiem. Un suicidio, o un beso.
El video fue censurado en su momento. Pero lo más importante, lo dice en la música, letra, y esos violines que te apuñalan el pecho.