martes, 19 de junio de 2012

Afrodescendientes piden compromiso de la prensa


Por Matías Rótulo (Publicado el 18 de julio en La República)
Los periodistas escucharon a la comunidad y la comunidad escuchó a los periodistas. Así se puede resumir una jornada donde primó el diálogo y el tratamiento de la cobertura que los medios le dieron al insulto de Luis Suárez a un futbolista negro y las justificaciones que se dieron a la actitud del jugador.
Edgardo OrtuñoLa Casa de la Cultura Afrouruguaya convocó la semana pasada a periodistas para dialogar sobre “Diversidad, racismo, y narrativas no hegemónicas en los medios de comunicación”. El encuentro se realizó en la sede de la Asociación de la Prensa Uruguaya (APU). El disparador del debate fue el conocido caso Suárez, surgido a partir de un insulto del jugador uruguayo a Evra en un partido en Inglaterra.
En el debate nacional en procura de generar un plan nacional contra la discriminación, las asociaciones civiles de las llamadas minorías coincidieron en reclamar a los periodistas y medios de comunicación un mayor compromiso social, y una apertura de la información. Además, se solicitó que exista un tratamiento responsable de las problemáticas que afectan a miles de uruguayos: la discriminación. Racismo, discriminación religiosa, sexual, son algunos de los temas que para las asociaciones civiles son muchas veces invisibles y hasta justificados en los medios de comunicación.

En este caso, la comunidad afrodescendiente le pide a los medios de comunicación que refleje la realidad social de exclusión que viven en Uruguay. En la jornada de debate realizada en la APU, desde las instituciones civiles representadas se recalcó que en Uruguay hay discriminación aunque desde la sociedad y los medios de comunicación muchas veces no se es consciente del hecho.
Las voces desde la comunidad afrodescendiente son poco complacientes con la prensa (y algunos periodistas en particular) al opinar sobre la cobertura del caso Suárez, y la justificación dada por (algunos) periodistas al hecho de un insulto del futbolista a un rival deportivo. Ya sea porque se dio dentro de una cancha de fútbol o porque Suárez se había tomado una fotografía antes del hecho con un niño negro (fotografía que trascendió tras conocerse la denuncia de Evra). “Decir que es un tema de códigos de fútbol es a su vez un discurso machista”, dijo la periodista de “La Diaria” Natalia Ubal. El sociólogo Gustavo Leal (invitado al diálogo) expresó que “ese tipo de justificaciones demuestra la mediocridad de la sociedad uruguaya y del debate que se dio al respecto”. Leal sostuvo que “mantenemos un discurso que proviene de la concepción de una igualdad que en definitiva segrega”. Por su parte, el subsecretario Industria, Energía y Minería Edgardo Ortuño ofició como uno de los panelistas del encuentro. “Yo no creo que Suárez sea racista, sino que cometió un error” expresó uno de los pocos jerarcas políticos afrodescendientes de Uruguay. El 10% de la población uruguaya es afrodescendiente pero no hay una proporción del 10% en la representación política, laboral, educativa y demás.
Discriminación en el fútbol
Entre los panelistas estuvo también el periodista Gerardo Sotelo se refirió al episodio de discriminación que sufrió un golero de Progreso a quien desde la hinchada de Central Español (club que preside actualmente el Periodista) se le tiraron cáscaras de bananas por ser negro. “Había como una suerte de justificación porque el golero era, decían algunos, problemático y había agredido previamente. Lo mismo pasó con Evra, ya que algunos justificaban el insulto de Suárez por haberlo agredido con anterioridad”. Sotelo explicó que Central Español nació como un club del barrio Palermo y que “en el pasado, si bien los colores de la camiseta son en homenaje a los Niansa, se pensó en mudar al club porque era mejor estar más cerca de los españoles que de los negros de Palermo”.
M.R.