jueves, 14 de junio de 2012

Migraña

Por Matías Rótulo

Hablo ahora siendo la poesía este momento. Me siento al borde del suicidio, con las patitas que me cuelgan y bailan en el aire, a punto de saltar a esa metonimia. ¡Ey, Metonimia! Salvame del destrozo fraccionado de las partes que te envuelven en un todo. 
Escribo ahora que las cuerdas vocales están vibrando más fuerte que nunca "¡Te odio!"

Momentos antes, cinco segundos antes del suicidio, presumo mi inocencia y me perdono la vida. Abro el libro.
leo
esa palabra 
que me fracciona en mil
partes.

Hablo ahora siendo la poesía este silencio. Y la migraña es una placer orgásmico, orgánico, originario: tengo cabeza, confirmo... que soy cabeza (metonimia) y el momento vuelve a ser ya no poesía, sino un estudio sobre ella. 

Y cinco segundos antes de la poesía, me perdono la vida, 
hablo ahora
siendo la poesía el momento más suicida. 




M.R.