domingo, 1 de julio de 2012

Javier Salsamendi: “La prensa no tiene la culpa de todo, pero tampoco es inocente”

Por Matías Rótulo (Publicado el 29 de junio en La República)

El presidente del Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU), Javier Salsamendi, tuvo un intercambio ayer con varios periodistas tras la presentación de un convenio en el Ministerio de Trabajo y Seguridad Social (MTSS). Dijo que se podría premiar a las empresas de comunicación por buenas prácticas por la niñez.

Los periodistas rodearon a Salsamendi. Las cámaras y grabadores de audio se encendieron. Tras explicar el acuerdo alcanzado para que se genere un marco de cooperación entre el MTSS y el INAU para fortalecer los factores de desarrollo e integración social de las familias de trabajadores, el presidente del INAU respondió a las preguntas de los periodistas que le consultaron por la despenalización de la marihuana, el endurecimiento de penas para los menores de 18 años, y sobre el papel de los medios de comunicación y la violencia.
Salsamendi tuvo que volver para atrás. Había entrado al salón de actos del MTSS y un camarógrafo le advirtió algo al oído. Entonces le dijo al periodista, ya sin las cámaras encendidas: “No le respondí, discúlpeme, se lo respondo ahora. No hay apología por que fumar marihuana no es delito”. La respuesta de Salsamendi surgió tras la pregunta de un periodista a partir de los dichos del senador colorado Alfredo Solari, quien sostuvo (según UNoticias) que el secretario de la Presidencia Alberto Breccia había hecho apología del consumo de marihuana. Solari se refirió a las palabras de Breccia que manifestó a la prensa que había sentido “paz y tranquilidad” al fumar la hierba. El periodista le trasladó la pregunta a Salsamendi y el jerarca respondió que “no miro televisión”.

Esa fue parte de la conferencia de prensa donde se dio una suerte de “meta debate”: los periodistas debatían con un jerarca público sobre su propia profesión. Fue así, que más allá del tema de la marihuana, surgió lo de los contenidos televisivos. Salsamendi aclaró que quitar la censura previa a los canales de televisión es una medida “democrática” ya que “lo que se hace desde 1986 es que los medios tienen que enviar al INAU su programación para ver qué sale y qué no sale. Eso es propio de un régimen dictatorial”, explicó. Agregó que la medida de ubicar a los informativos en el horario de protección al menor “no es para que yo no hable de los menores infractores, de más o menos penas o para que no se le pregunte a un político algo en particular, o no se informe sobre aquello otro… No, es para que se cumpla con la ley”. Salsamendi se refirió así a las normas vigentes que establecen la protección de niños, niñas y adolescentes en los contenidos televisivos. Dichas normas no permiten que los medios emitan imágenes perjudiciales, tanto de violencia como de pornografía.
Tras algunas repreguntas, el tema que surgió en la larga entrevista a Salsamendi en rueda de prensa, fue a partir de la pregunta de una periodista. La nueva consulta fue sobre qué culpa tienen los medios en la reproducción de noticias y la violencia social. Salsamendi expresó que “los medios no tienen toda la culpa, pero tampoco son inocentes, no es que son meros reproductores de noticias y no generan nada en la sociedad”. De inmediato, algunas voces se escucharon discrepando con el jerarca y hubo señales de desaprobación. “Pero el Ministerio del Interior colgó en su página que el video de lo de La Pasiva se emitió 42 veces”, le dijo una periodista. Salsamendi solicitó que no se plantearan temas individuales, pero de todas formas aclaró que “se puede tomar un modelo como el chileno que es de avanzada en tal sentido y que determina qué se puede emitir y qué no, partiendo de una base de derechos de la ciudadanía en particular la infancia”. Destacó que “estamos trabajando con organizaciones sociales para trabajar tanto en la reflexión de los profesionales, medios y que se logre un código de ética”.
Premiarían a medios
Javier Salsamendi dijo ayer que desde el gobierno se está planteando la posibilidad de premiar a los medios de comunicación que tengan buenas prácticas a favor de los derechos de niños, niñas y adolescentes. Salsamendi especificó que “podría ser monetario aunque no está establecido, o la misma mención de esos medios creo que sería una buena carta de presentación”.

M.R.