domingo, 22 de julio de 2012

Una alta tasa de suicidios genera alerta en Uruguay

Por Matías Rótulo (publicado el 18 de julio de 2012 en La República)

En nuestro país, el suicidio supera la cantidad de muertes por accidentes de tránsito, y asesinatos. El mayor número de ellos se da no tanto en las zonas más carenciadas, sino en departamentos que han tenido un importante desarrollo en los últimos años, como en Rocha, Lavalleja y Paysandú. Desde el Estado se intenta contener los casos, dar seguimiento a las víctimas y registrar los casos tanto de adultos como de adolescentes.
Se mueve en silencio, muchas veces no avisa, y cuando ocurre el desconcierto abruma a quienes quedan con la duda sobre qué pasó en aquel momento. El suicidio comienza a ser discutido desde el gobierno que ve con preocupación las altas tasas. Mediante un Plan Nacional de Prevención del Suicidio se intenta realizar un trabajo de campo que permita prevenir y curar heridas a la vez.
Una de cada tres muertes en Uruguay sucede por suicidio. Es una de las principales causas de muerte en adolescentes, y en nuestro país se pone en alerta al descubrirse que cada vez más, hay personas que se quitan la vida. La tasa de suicidios en Uruguay es la segunda más alta del continente después de la de Cuba. Fueron 537 personas las que se autoeliminaron en el último año y las autoridades consideran que estamos en una situación de “riesgo”.
El trabajo social, en redes y el apoyo de instituciones como “Último Recurso”, intentan salvar vidas que en muchos casos, emiten señales de alertas a veces imperceptibles por su entorno y el sistema de salud.
En el contexto continental Uruguay tiene 17 suicidios cada 100.000 habitantes. En el mundo, y en nuestro país es una tendencia que crece y preocupa. En todo el planeta hay entre 40 millones de intentos de suicidios al año y en nuestro país en particular desde 1989, se da un aumento constante y sistemático de los intentos y de los casos exitosos. Si en el total de las muertes que se dan en el país por año el 5,9% se corresponden a homicidios y un 15,4% a muertes por siniestros de tránsito el 16,6% se debe a los suicidios. En 2005 se registraron unos 500 suicidios y en 2007 aumento a 590, estabilizándose nuevamente en 2010. Los hombres son quienes más se suicidan duplicando el número de mujeres. Además preocupa la tendencia creciente en jóvenes desde los 25 años y adultos desde los 55 años.
Los departamentos con mayores tasas de suicidio son Treinta y Tres, Lavalleja y Rocha. El suicidio, según el informe dado ayer, no ocurre en la mayor zona problemática socialmente. El este del país es donde se da la mayor tasa de suicidio con los varones como protagonistas principales. La salud, la vejez, el desplazamiento, las enfermedades mentales son algunas de las causas mencionadas ayer. Daniel Olesker, ministro de Desarrollo Social dijo que por eso “estamos atendiendo las políticas de la juventud y de tercera edad, como sector vulnerable” y “dándoles espacios de participación”.

Prevención
 Desde el plan de prevención se intenta darle una atención duradera con un seguimiento por seis meses para prevenir los intentos de suicidio. En particular en el Hospital Pereira Rossell, todo niño o adolescente que intenta suicidarse son internados automáticamente, lo que provocó una disminución de 130 en 2008 a 90 en 2012. La preocupación por el suicidio de adolescentes desde los 14 años está presente teniendo en cuenta que es una de las mayores causas de muerte entre los jóvenes.
A nivel estatal funciona desde diciembre, la Red de Prevención del Suicidio con distintas instituciones que colaboran para un trabajo integral y territorial. Además, la Facultad de Enfermería creó un portal web para trabajar en línea sobre esta situación y asesorar a la población. “Es que la problemática es preocupante y es necesario un trabajo integral desde el Estado”, dijo Jorge Vázquez, subsecretario del Ministerio del Interior.
El suicidio es multicausal (psicológico, social, económico, etc.) impacta no solo a la persona que lo realiza sino a su entorno. La licenciada Pilar González de la Comisión Honoraria de Prevención del Suicidio explicó que se está trabajando de manera integral desde el Estado, y en particular desde el sistema de salud para “darle a las personas que sufren el suicidio de familiares o allegados, así como aquellos que hacen el intento, para poder lograr una recuperación plena”. El ministro de Salud, Jorge Venegas, citó la clásica obra de Emile Durkheim, uno de los padres de la sociología que categoriza el suicidio “pero no lo explica”. Dijo que “El Suicidio” del Durkheim “hay que leerlo como un texto clásico, un estudio muy importante”. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) el suicidio es un fenómeno multicausal que se lleva un millón de vidas por año. Según Venegas “nuestro país es un país récord en tal sentido”. Venegas dijo que “el suicidio tiene cuestiones económicas, pero también culturales, tales como los suicidios colectivos” y en Uruguay “hay que estudiar cuáles son las causas culturales que llevan a la gente al suicidio”.

M.R.