lunes, 7 de enero de 2013

La biblioteca (virtual) en ruinas: Letras-Uruguay

PAPELES SALVAES

Por Matías Rótulo (publicado el 22/12/2012 en el Semanario Voces)

Hace algunos años conocí por intermedio del escritor, investigador y periodista Xosé de Enríquez a Carlos Echinope. Él (Carlos) es el creador, administrador, impulsor, promotor, y demás, de Letras – Uruguay. Escribí en aquel entonces un artículo para La República informando que el mejor sitio de literatura uruguaya no tenía ningún tipo de apoyo estatal. Y sigue sin tenerlo.

A Letras-Uruguay se accede desde una dirección complicada. Hay que escribir: http://letras-uruguay.espaciolatino.com. La extensión “espaciolatino” explica por sí sola que es un servicio que alberga sitios de forma gratuita, al igual que los dominios “.blogspot” y demás. No es un “.com” (comercial) o un “.edu” (educativo) el de Letras-Uruguay.
El diseño es también algo complicado y poco atractivo, lo cual también sería una razón, en este mundo donde lo visual es tan esencial, para no visitar el sitio. ¿Pero por qué se debe conocer este espacio gratuito y complicado para el lector?
Resulta que Letras-Uruguay debe ser valorado por el esfuerzo de su director y colaboradores. El esfuerzo de estar ajeno al circuito comercial, al no estar alojado en un espacio web pago, al no tener apoyo estatal. ¿Y por qué debería tenerlo? Letras-Uruguay es recomendado por profesores universitarios, tanto en la formación de docentes como de investigadores en el campo de las letras. Recomendado porque aloja copias de artículos, escritos y demás, que de otra forma sería al menos complicado encontrar.
Su base de datos nada tiene que envidiarle a la anunciada y promocionada base de obras literarias del Plan Ceibal. Los artículos de Hyalmar Blixen, Ángel Rama, y Emir Rodríguez Monegal (para citar algunos ejemplos), poemas inéditos de varios autores latinoamericanos, espacios sobre Asía y Europa, ensayos, periodismo y demás, conforman un gran corpus ineludible como consulta del público interesado, experto o no.
¿Es este artículo una promoción a Letras-Uruguay? No lo es, pero bien puede servir el artículo para llamar a la reflexión.


DE LA WEB AL MOROSOLI
El sitio protagonista de esta nota recibirá este sábado un premio “Morosoli” en Minas. Según Echinope, un ex funcionario municipal cesado por problemas de salud, Letras-Uruguay está en el Fondo de Incentivo Cultural pero no se ha contribuido económicamente a la causa, enfrenta una difícil situación económica. Es millonario en cuanto a su compromiso y acervo cultural. Tiene en su poder las claves de acceso a uno de los sitios más importantes de la literatura oriental y por ende de la cultura nacional. Pero en ausencia de un respaldo firme, el sitio que conserva en la web nuestra historia literaria y de acceso absolutamente gratuito, tambalea, tiembla ante la ignorancia no del gran público que lo visita (y es muy visitado), sino de un apoyo concreto a nivel estatal.
El sitio no es un simple recolector de cuentos, y poemas: es un organizador eficaz, potente, útil y necesario.
En un mundo donde las bibliotecas están en ruinas (parafraseando un célebre trabajo de investigación del director nacional de Cultura Hugo Achúgar titulado La biblioteca en ruinas), una biblioteca virtual uruguaya no escapa a esa situación. En la época digital, en el tiempo de Internet, una biblioteca virtual está esperando a los lectores. Lo que falta es el papel. El verde.