Medios de comunicación: protección para la infancia

Por Matías Rótulo (publicado en el Semanario Voces el 29/11/2012)

Cuando en noviembre de 2012 se presentó el informe final del Comité Técnico y Consultivo (CTC) sobre Derechos de Niños, Niñas y Adolescentes, Libertad de Expresión y Medios de Comunicación la aclaración se hizo latente como una advertencia de quien se defiende sin ser acusado: “los medios no estarán obligados” a aplicar las recomendaciones del CTC. La advertencia fue por las orientaciones para la protección de la infancia desde los mensajes mediáticos.

Se recomienda al Instituto del Niño y el Adolescente (INAU) que se aplique en todos sus términos la legislación vigente”. Así comienza la página veinte del informe final que recomienda a los medios de comunicación, agencias de publicidad, y demás actores que sus contenidos tengan en cuenta los derechos de la infancia, la no discriminación, la no estigmatización, la no violencia, entre otros.
Pero desde el INAU la advertencia es contundente: no hay forma que se cumplan los controles, por lo menos por este año y el siguiente tal vez exista la misma situación. Fuentes del INAU confirmaron al Semanario Voces que la posibilidad de llevar adelante los controles y la regulación a partir del documento del CTC es casi imposible. Dicho informe fue consensuado con organizaciones sociales, el Estado y también las empresas de comunicación, instituciones culturales, y organismos internacionales. Sin embargo, los controles desde el Estado pueden llegar a no aplicarse.
Dicho documento fue presentado hace poco más de una semana, entre otros con la presencia como orador del Presidente del INAU Javier Salsamendi y de los directores Jorge Ferrando y Dardo Rodríguez en la sala de Conferencias de la Torre Ejecutiva. El lunes pasado, el programa “No toquen Nada” de Océano FM dialogó con el director del INAU Jorge Ferrando que anunció que los costos para la creación de una comisión especializada que cumpla con el control de manera independiente “está siendo estudiada” por el INAU pero “no hay fondos para este año” ya que no está contemplado en el presupuesto vigente la creación de la misma.
Si bien el INAU es el órgano que protege los derechos de niños, niñas y adolescentes no ha realizado un control a los medios de comunicación, ya no para seguir los lineamientos del CTC sino para aplicar las leyes vigentes en el Código de la Niñez y la Adolescencia vigente desde 2004. Según supo el Semanario Voces desde distintas instituciones estatales se ha saltado por encima del INAU, llamando a medios de comunicación para advertir sobre posibles faltas al Código de la Niñez, informaron fuentes estatales. El informe del CTC recomienda la “adopción de un modelo de co-rregulación” y particularmente “se recomienda que cada sector: los medios en sí (sector empresarial), los periodistas (sector de los trabajadores), y otros tengan un sistema de autorregulación. Empero, si bien se planteó desde distintas organizaciones sociales la necesidad de exigir un cumplimiento a pleno de la normativa, se apelará a la autorregulación de medios y actores.
Uno de los factores distinguidos por el CTC en su informe final fue el bajo número de denuncias enviadas a organismos competentes (reguladores y autorreguladores) que puede deberse -dice el informe final-, a “falta de información por parte de la población” sobre “los derechos que tienen niños, niñas y adolescentes y sus familias respecto a los medios de comunicación”.

IDENTIFICACIÓN Y VIOLENCIA
El CTC, que trabajó durante agosto de 2012 presentó el martes 20 de noviembre una serie de recomendaciones que incluye la no identificación de niños, niñas y adolescentes en situaciones de violencia, ya sea como víctimas o victimarios. Entre las recomendaciones se plantea que el Poder Ejecutivo aumente las sanciones previstas en el artículo 96 del Código de la Niñez y la Adolescencia para aquellos medios de comunicación que violen la normativa. Por otro lado se advierte que “una excesiva regulación en este punto puede llegar a producir situaciones de invisibilidad o discriminación en aquellos sectores de la infancia más vulnerables”. Por otro lado, se recomienda que  dentro del horario de protección al menor existan franjas etarias: de cero a seis años, hasta trece años y hasta dieciocho años. Además se solicita el incremento de contenidos para niños y la no exposición a contenidos violentos, sexo y pornografía. También se solicita que no se exhiba el consumo explícito de drogas legales e ilegales y que no se haga apología del consumo de las mismas.
Cada recomendación tiene un apartado que explica que son justamente “recomendaciones”. Quizás el discurso dominante es que “recomendar” significa “censurar” y de allí el temor. Sin embargo, sí se permite permitir (valga el juego de palabras) algunas acciones publicitarias que permiten la publicidad dirigida a niños, niñas y adolescencia. Una de las discusiones dadas -según se desprenden de los documentos-, en el CTC es la de prohibir o no la publicidad dirigida a niños y niñas durante el horario de protección al menor. Dicha propuesta (explica el resumen), no tuvo el acuerdo de la totalidad de los integrantes del CTC.