Un hombre nació hoy

El nieto 114 aparecido en Argentina (tomado del Facebook de Ignacio, de Guido) 

Montevideo, 5 de agosto de 2014. 17:30 horas. Soy Matías Rótulo De León. Creo que estoy seguro de ser hijo de Olga Susana de León, y de José Amílcar Rótulo. Mamá vive en el Buceo, papá murió hace muchos años. 
No sé por qué hoy tuve un día felizmente triste. Hace dos horas escuché por la radio una noticia y allá fui, a conectarme a Internet, y prendí uno de esos informativos argentinos que transmiten las 24 horas. 

¿Alguna vez intentaste ponerte los zapatos de un nieto desaparecido? 

De pronto, tu vida, la vida que llevaste hasta ese momento pasa a ser otra vida. El pasado se amplía, más allá del momento ese en el que te dijeron que tu existencia comenzó a ser tal. 
Yo sé que soy hijo de mi madre y de mi padre, ¿Pero si resulta ser que no lo soy? 

¿Por qué me empiezan esas dudas cada vez que aparece un hijo, un hermano, un nieto desaparecido? 

¿Alguna vez intentaste ponerte los zapatos de un hijo desaparecido? Yo no puedo. No sé si tendría el valor de denunciar a mis padres. A los que tengo, a los que tuve. No sé si tendría el valor de conocer mi pasado... ¿Pero por qué me lo cuestiono? Yo sé que soy hijo de José y de Susana. 

En el gran Buenos Aires nació este mediodía un hombre. Su abuela lo dio a luz tras teinta y pico de años. 
Es el nieto recuperado número 114, hijo de Laura, nieto de Estela. Hermano de... primo de... Es músico. 

¡Qué increíble! Esa expresión de "hijo de..." o "hermano de..." se usa cuando queremos hacer referencia a alguien acomodado. ¡Pero de qué acomodo me hablan en este caso! 

Yo sé que soy hijo de Susana, hijo de José, pero ¿Si no lo soy? 

Hace algunos años leí Edipo Rey y se me sigue helando el pellejo al pensar en que uno no sabe su pasado hasta que no se mira a los ojos, hasta que no se conoce a sí mismo. 

El nieto de Estela participó hace poco de una actividad organizada por la institución que Estela lleva adelante junto con otras abuelas.

Tocó música para la causa que era su causa. 

Yo sé que soy hijo de José y Susana. ¿Pero si no lo fuera? ¿Si tuviera algún hermano por ahí con el que me he cagado a piñas en el recreo? ¿Si mi prima me dio la hora alguna vez? Yo sé, juro, estoy seguro que soy hijo de José y Susana ¿Pero si resulta que no lo soy? Mirá si vos, el que lees esto, sos mi hermana. 

En Buenos Aires, capital de la República Argentina, nació un niño hoy, un nieto de treinta y pico de años. Cada vez que nace un nuevo niño, una nueva niña de esa edad, porque es la edad que tienen, más o menos los hijos e hijas que desaparecieron, siento que nace en mí una duda existencial, una duda solidaria. Yo sé, estoy seguro, y hasta puedo decir que tengo la suerte de ser el hijo menor de Olga Susana De León. Me da hasta vergüenza decirlo, vergüenza por los que no pueden, no saben la verdad. Mi abuelo materno era un viejito hermoso que me enseñó lo que era un gaucho.

Estoy seguro de ser hijo de José Amílcar Rótulo. No conocí a mis abuelos pero conocí a un tío herrero y a la muerte. Mi mamá vive, mi papá está muerto. Me lleno de tristeza al decir que mi papá está muerto, pero tengo la suerte de poder decirlo con seguridad. Sé que mi papá está muerto, porque lo conocí. 

Sé, estoy seguro, tengo la suerte de ser hijo de Susana y de José. ¿Lo soy?