Yo me llamo un concurso de imitadores que imita otros concursos

ESA CAJA BOBA QUE NOS TRATA COMO IDIOTAS




¿Cuál es la gracia del programa “Yo me llamo”? No, no es el conductor. Aunque dicen en todos lados que es muy gracioso, pero no, no es él.

Por Matías Rótulo (Publicado en Voces 442) 

“Yo me llamo es” un concurso de imitadores de cantantes en un
formato traído desde el exterior y hecho a la uruguaya. No diré nada sobre los participantes porque para ridiculizarlos está el jurado que los evalúa. Los del jurado ponen cara de asco o alegría mientras están cantando los participantes, y después les devuelven conceptos que todos ya sabemos de tanto ver concursos de canto en televisión: tenés un buen color de voz pero desafinaste dos veces, debés trabajar la afinación, contás con un timbre de voz que te ayuda… ¡Qué fácil es imitar al jurado!
Antes de seguir, debemos destacar al imitador de Maxi de la Cruz. Porque si bien habla como Maxi cuando Maxi era adolescente y conducía “Maxianimados”, arrastrando letras entre el babeo y el uso vulgar (“vamo pal otro lado”, “estamo acá”), acomodando su rostro como el de un humorista en ascenso, todavía le falta mucho a ese imitador para llegar a ser tan grande como el más grande de los uruguayos en el mundo después de Suárez. Porque si hay algo que nos dicen en la televisión todo el tiempo, es que Maxi ha logrado un nivel de excelencia artística y humorística que ese imitador en la conducción de “Yo me llamo” no ha logrado demostrar más allá de sus esfuerzos.
¿Cuál es la gracia del programa? ¿Ana Laura Romano entrevistando a los concursantes? ¿Ana Laura tratándolos como tratan los padres a los niños en el preescolar, tras la fiesta de fin de año cuando hacen de pollitos pero en realidad les sale un perrito? “Qué lindo mi amor… quisiste hacer un pollito, ladraste, no hiciste “pio pio”, pero fue un ladrido parecido al “pio pio” de un pollito, te voy a comprar un helado y te olvidás”.

Entonces ¿Cuál es la gracia de “Yo me llamo”? Es un programa de imitación, que a su vez en sí mismo  se dedica a imitar a otros concursos: ponen a un jurado que parodia  a los parodiables jurados de concursos que llenan la televisión. Hay jurados en lo de Tinelli, hay jurados en el concurso de jóvenes talentos en “Agitando una más”, hay jurados en “Yo me llamo”, está el panel de “Buscadores” que es otro jurado, ya no de talentos, pero sí de todo hecho social o político que surja…
¿Qué hace Roberto Musso evaluando la forma de cantar de los participantes? Roberto ¿No escuchaste “Otra Navidad en las Trincheras” y “Barranca Abajo”*? Escuchalos y enterate qué es cantar mal.
¿Qué es lo que hace “Yo me llamo” de un programa interesante? En cada concurso de “talentos” que hay en Uruguay, siempre se afirma que de ahí “surgirá una estrella”. ¿Cuántas estrellas nacieron en programas de concursos realizados acá? Desde el “Cante y Gane” de Cacho de la Cruz se nos prometen estrellas y miren: la única estrella que nació de algo que hizo Cacho fue su propio hijo.
Entonces ¿Cuál es la gracia del programa? La gracia es el cachivache: la solemnidad del jurado, la risa exagerada de Ana Laura Romano, el imitador de Maxi, y las interpretaciones de los concursantes.
¿Ya no teníamos un concurso de talentos e imitadores a gran escala que se llama “Carnaval”?

Nota: Yo me llamo Matías, soy el imitador del columnista original, así que a él no le digan nada sobre esta nota.


(*) Discos de su banda El Cuarteto de Nos.