viernes, 19 de diciembre de 2014

Respuesta pública a los dichos de la Directora General del Consejo de Formación en Educación mag. Edith Moraes


Dijo la directora del Consejo de Formación en Educación Edith Moraes a El Observador (19/1214) que la causa de la baja en los egresos de las carreras de Formación Docente (maestros, maestros técnicos y profesores) se debe a que "muchos de ellos -los estudiantes- tienen un promedio de edad mayor del que correspondería y por lo tanto tienen otras responsabilidades. Eso hace que dediquen menos tiempo al estudio”

Lo que dijo Edith Moraes demuestra la necesidad imperiosa de un debate de órdenes, para que alguien que ocupa un cargo político no se adueñe de una verdad a medias. 
Los estudiantes deberían decir ellos mismos por qué se atrasan en la carrera. Los docentes también que enseñan en el IPA, el Normal, los CERP, los IFD y  el INET también . Y nosotros (soy egresado del profesorado de literatura en el IPA) tendríamos que tener voz, pero los políticos (compañeros de bando de Moraes) entendieron que una Universidad cogobernada era imposible. El obstáculo estuvo puesto en algunos legisladores de oposición que no consideran malo el proyecto de ley, salvo en los puntos de participación de los órdenes. Vale recordar que muchos de esos legisladores llegaron a hacer carrera política gracias a que participaron en órdenes universitarios. 

Moraes echa las culpas a los estudiantes, y se olvida de un plan (el 2008) de 14 o 12 materias por año, de las constantes faltas de docentes y de la imposibilidad del sistema para buscar soluciones, de los seminarios sobre temas incluídos en la curricula de otras materias, de materias donde los programas proponen el "lea por arriba", buque en Wikipedia y haga una carpetita (me refiero en el idioma obligatorio de cuarto años, a informática y a Observación y Análisis de las Instituciones Educativas respectivamente). 

Se olvida Moraes que no es estimulante egresar con salarios bajos, con una casi nula perspectiva de formación de posgrado una vez egresados de la formación de grado (muchos de nosotros tenemos que pagar universiades privadas o viajar al exterior para poder acceder a cursos de posgrado que el sistema público no brinda).

Es cierto que hay estudiantes que no estudian, que sobreviven en la carrera a fuerza de exonerar materias con profesores que prefieren no tener a muchos a examen y que esos estudiantes los buscan para "zafar". También es cierto que el propio sistema es incapaz de solucionar este asunto, permitiéndoles dar -como en el caso de literatura-, clases en Secundaria, inclusive de idioma español, sin saber lo que es un sustantivo. 

En el IPA casi no hay extensión, no hay investigación. En Magisterio los estudiantes deben hacer prácticas salomónicas. Y después se hace una campaña silenciosa en contra de los Cerp e IFD por un pasado reformista nefasto a manos del segundo gobierno de Sanguinetti. ¡Los tiempos cambiaron, los planes son los mismos!

El caos admininistrativo del IPA y el Normal de Magisterio es magistral. La pérdida de papeles, el atraso en trámites y los malos tratos son constantes en las instituciones. Eso también desmotiva al estudiantes, que se encuentra a veces preso del humor de algunos funcionarios. 

Edith Moraes se olvida del lamentable llamado a profesores para Formación Docentes con requisitos irrisorios, bastardeando aún más la selección de docentes que trabajan en la institución. Ese llamado fue obra de su administración. Algunos buenos profesores decidieron -desmotivados- abandonar el IPA y volcarse de lleno a otra actividad de la enseñanza. 

Si leen El Observador de hoy, se quedarán con la parte oficialista del asunto,  de que los malos son los estudiantes por no estudiar, por tener edad de más y por tener que salir a trabajar. Moraes se piensa que eso es patrimonio exclusivo del CFE siendo que más de un 50 % de los estudiantes universitarios también trabaja y tiene hijos. Es cierto que en la Udelar el abandono es grave y alto, pero también es cierto que las flexibilidades son otras. 

Pero el fracaso de la institución es la misma institución. Hice mi carrera en seis años porque trabajaba, y no porque no estudiara, ya que me consideré siempre un buen estudiante en el IPA. Hice la carerra en seis años porque ¿Cómo iba a poder hacer 14 materias y exonerarlas con 9 o dar exámenes eternos? ¿Cómo iba a avanzar en segundo si teníamos profesores que faltaban y que nosotros mismos combatimos mientras el mismo CFE, algunos docentes y la dirección del IPA  (con Jorge Nández a la cabeza) nos daba la espalda? (en ese período Moraes ya dirigía el CFE).
Al ver las notas televisivas sobre la entrega de títulos de maestros y profesores noté la palabra "esfuerzo" y "desiluciones" dichas por muchos de mis colegas recién egresados. ¿Por qué será? 

Hace algunos días mandé algunos mails a docentes del IPA para ofrecerme a colaborar en actividades académicas (no para exponer mi poco conocimiento sobre literatura, sino para organizar, comprar galletitas, conseguir café y demás). Le escribí también a la director Betina Corti que debo decir que siempre me atendió muy cordialemente y siempre me incentiva para que no deje la institución ya que los egresados tendemos a escaparnos del IPA muertos de cansancio y miedo. De Betina obtuve un "bienvenido". De los docentes de mi departamento, el de Literatura, ni un "morite" (siempre tengo que aclarar que no son todos así, que algunos docentes son y serán siempre solidarios con estudiantes, otros docentes y egresados). 
Cuando ofrecimos los estudiantes de literatura organizados en la Sala de Literatura ponernos a investigar (año 2010), algunos docentes nos miraron mal y nos llegaron a preguntar ¿Para qué quieren ustedes investigar? como diciéndonos "no jodan". En particular un  docente, con cargo  (alto) universitario (en la Udelar) y maestrias históricas mágicas. Eso también pasa en el CFE, pero de eso no se habla mucho, no se puede hablar de los intocables. Tampoco de ellos habla Moraes, pero sí de los estudiantes. 

También quiero decir que Moraes -hay que ser justos-, ha propuesto que investiguemos sobre educación, siendo que somos una institución que forma docentes y nuestro ámbito es la enseñanza. Pero eso también está mal visto en algunos ámbitos institucionales, ya que la erudición nos llega solamente con El Quijote, Dante u Homero. Nuestra necesidad como docentes es la de solucionar problemas de estudiantes que llegan tarde, que vienen de ámbitos de violencia, que son violentos, que están deprimidos, que a veces no tienen para comer, que se drogan, que viven en una sociedad que alimenta el odio hacía ellos. Si el narrador de El Quijote es uno o es otro es muy divertido para estudiar un domingo, pero el lunes tenemos que afrontar la realidad de las personas.

Los estudiantes del IPA salen del IPA después de haber aprobado materias como epistemología, metodología de investigación e investigación educativa pero será muy difícil que investiguen en su carrera, ya sea porque deberán estar sumergidos en un mar burocrático sea en Primaria, UTU o Secundaria, o ya sea porque tendrán que trabajar todo el día para ganar algo mínimamente digno. 
Nos dicen "tienen que investigar" pero nos queda para elegir los liceos con mayores problemáticas, ya que los que tienen más grado (obtenido por la acumulación de años y nada más), trabajan en los liceos "Radisson" tal como les decía una profesora que tuve en el IPA.
Eso también desmotiva, ya que ¿Para qué me voy a matar estudiando si después voy a entrar en el sistema y avanzar gracias a la suerte que tuve de que mis padres decidieran crearme un año antes que otros profesores?
En Primaria hay concursos, pero en Secundaria, el único concurso posible es el de las canas en la cabeza.

Todo esto desiluciona a los estudiantes comprometidos. Los agotan, hace que se desestimulen de una carrera hermosa pero con miles de obstáculos, sin perspectivas, sin novedades. 

Sé que Moraes es buena persona, sé de su compromiso, sé de su entusiasmo. Sé también que señalar solamente las fallas del sistema señalando a los estudiantes es un error. 
Se requiere una revisión profunda de la formación de docentes (la básica y la permanente) pero sin recetas extrañas: traer docentes del exterior, mandarnos a formar a la China no es la solución.

 La solución está puertas adentro, con el material humano que tenemos. 

MATÍAS RÓTULO
PROFESOR DE LITERATURA
EGRESADO DEL IPA