jueves, 9 de julio de 2015

Daniel Martínez fue bajado por segunda vez

ESA CAJA BOBA QUE NOS TRATA COMO IDIOTAS
Por Matías Rotulo 
En Semanario Voces 481 


Empieza el Himno Nacional en directo desde el Palacio Municipal. “Es el voto que el alma pronuuuuncia…” y justo ahí, encima de la pelada de Daniel, aparecen las nalgas de una bailarina de candombe. Alguien –el operador de la pantalla gigante- se da cuenta que mientras suena el Himno no pueden verse esas imágenes atrás, entonces desaparece la bailarina y queda una placa de la Intendencia.  
Era un día muy importante para los montevideanos: asumía el nuevo intendente. Había sido bajado en 2010, y esta vez no dio resultado el laxante que le pusieron en la sopa.
En “Buen Día Uruguay” (Canal 4) invitaron a Fernando Vilar para que comentara la bicicleteada de Daniel.  ¿A usted nunca le pasó de hablar con la televisión? En un momento me vi dialogando con Vilar sobre la suciedad de la ciudad y la culpa que tenemos los montevideanos por no cuidar dónde tiramos la basura. Hasta le di la razón. Cuándo me vi en esa situación, me encontré agitado, transpirado… Eso me pasaba sólo con Venus TV, pero ahora estaba Fernando en la pantalla. Cambié a Televisión Nacional de apuro y desesperado: dibujitos. Entonces seguí cambiando y llegué a TV Ciudad: ¡Alcahuetes! ¿Pasan la asunción del jefe?
Fui a Canal 10 donde hablaban de la bicicleteada. Probé en Canal 12: comentaban estupideces en el programa que ya no sale al aire, pero no es bueno patear en el suelo al cadáver de la perfección.
Volví a Canal 4. De hecho, transmitieron en vivo y en directo la pedaleada de Martínez rumbo a su nuevo trabajo. Ahí germinó el gran tema periodístico de la semana, que no fue alguno de los anuncios del nuevo intendente. Una movilera  se metió a hacer una entrevista a Martínez antes que la movilera de “Buen día Uruguay”, es decir, le ganó la nota. Daniel Martínez se sentiría Sophia Loren en el estreno de El puente de Cassandra con tanto periodista pidiendo por él. ¿Estaban compitiendo por el Pulitzer a la entrevista exclusiva a un futuro intendente de una ciudad pequeña y poco importante para el resto del mundo, vestido como hormiga atómica montando una bicicleta? La “ladrona de notas”  es una portadora de apellido que dijo en entrevistas dadas esta semana que no mira televisión, y por lo tanto sus genialidades no se las imita a nadie. ¿Por qué no intenta hacer alguna fórmula de las de Einstein?
La movilera se hace la graciosa por hacer el viejo truco de “me meto en todos lados como si fuera una gran hazaña” ¡Nunca hecho! Con la acreditación más efectiva que existe, después de la de tener una placa de policía o una túnica blanca de médico (que sólo sirve en caso de emergencias), cualquiera es audaz. Un micrófono y una cámara permiten un acceso que no convierte a nadie en héroe de la intromisión. Arriesgado fue lo del Chapo Guzmán. Muy arriesgado fue lo de Daniel Martínez metiéndosele a la Intendencia al MPP en las narices. Y más arriesgado fue lo que hizo Nin Novoa. Según contó a los medios, el canciller estuvo sentado en primera fila en la misa del Papa en Asunción. En la recepción que se le hizo a Francisco lo buscó unos segundos para darle la carta de invitación de Tabaré Vázquez. ¡Eso es arriesgado! Nin Novoa –según lo que contó-, se comportó como una fanática de Justin Bieber correteando en un hotel para llegar a su ídolo que estaba desayunando huevos y café. Hasta me lo imagino a Nin gritando  “Papa, Papa, soy yo el canciller de Uruguay” saltando entre la gente con la carta de Tabaré en la mano. ¡Eso es arriesgado!
Luego de seguirlo por toda la ciudad, Canal 4 comenzó a emitir el acto de traspaso de mando.  Todo terminó cuando finalizó el Himno. ¿Cuál es el sentido de transmitir el Himno? Vilar anunció una “transmisión especial” de Monte Carlo al respecto. Pero empezó “AM” y a Daniel Martínez le ganaron los músculos de un futbolista argentino, los senos de la modelo que piloteó el avión  y la separación de Tinelli.
Puse Canal 5… dibujitos. Los de TV Ciudad seguían al jefecito. Los de Canal 12 no tenían un móvil en la Intendencia pero sí tenían uno en el Aeropuerto porque llegaba Forlán. Mientras mostraban imágenes de la puerta “VIP”, una voz femenina gritaba desesperada y dando algo de vergüenza ajena: “¿Está Paz? ¿Está Paz?” Hasta entrevistaron al maletero que cargaba las valijas del futbolista. Y Canal 10… Canal 10 tampoco pasó mucho más que el Himno hasta que Ana Durán empezó a cocinar.
Mientras tanto, en algún lugar de la ciudad, asumía un nuevo intendente.