La patria se construye con A+B

ESA CAJA BOBA QUE NOS TRATA COMO IDIOTAS
Por Matías Rótulo
En Semanario Voces 480 




La patria se ha construido a partir de tres ejes fundamentales: Artigas, el fútbol y el asado. El primero se fue, no lo dejaron venir, y lo discuten como héroe desde los ámbitos académicos. En el caso del segundo, se demuestra que sin Suárez no existe. En el tercero… el tercero es argentino como Gardel y el dulce del leche (si esto lo dijera un periodista argentino pero al revés, saldría en los informativos y portales uruguayos como noticia destacada). Lo que sí es bien, pero bien, pero bien, pero bien nuestro es el Canal A+B.
Más nuestro que chistarle al guarda. Más nuestro que la canción de Rada que dice que es parte de nuestro orgullo nacional el chistarle al guarda. Más nuestro que el botón del ómnibus que no suena y ya no le chistamos al guarda sino que le gritamos de muy malos modos alguna ordinariez, demostrando nuestra intolerancia y falta de respeto. Más nuestro que todo eso. Con programas como  “De pago en pago”, “Hijos del campo”, “Cosas de mi país”, “Entre mates y guitarras”, “Con los pies en la tierra”, “Junto al caballo”, “Más música”, “Entre jinetes y potros”, “La canción nuestra”, “Viajando por el interior”, “Con guitarra y acordeón”, “Sigan ustedes”, “Canto de aquí no más”, podemos hacer una canción para Los Olimareños:

De pago en pago
los hijos del campo
van viajando por el interior.

Entre mates y guitarras
junto al caballo
entre jinetes y potros
con guitarra y acordeón.

(coro) con guitarra y acordeón
(Repite) con guitarra y acordeón

(estribillo)
Con los pies en la tierra
la canción nuestra
cantan cosas de mi país
canto de aquí no más…

¡Más música! (pide el cantor a gritos)
¡Sigan ustedes…! (y comienza el baile y las palmas en la pulpería).
Esto es patria, y el Canal A+B lo logra con la sencillez de mostrar lo fundamental de nuestro país: campo, vacas, payadores, mate, guitarras, cultivos, y danzas típicas con música folklórica. ¿Hay otras cosas para mostrar?  
El perfil del canal de televisión no es altruista. Tienen un buen jefe de departamento de publicidad, que consigue anunciantes muy importantes. Es decir, el ser patriota no significa que una deba pasar sacrificio. Los dueños del Canal A+V tienen relación directa con Canal 10, por lo que seguramente, el fin patriótico primero parte de una necesidad de hacer patria desde sus cuentas bancarias.

Siendo negocio, la señal apuesta a la educación y la construcción cultural de un pueblo. Esa fórmula no es llevada adelante ni por Canal 10 u otro canal privado uruguayo.

Este canal, no sale por la televisión abierta de aire, se puede ver en Internet, y su fórmula es sencilla: no apuesta a la gran producción escenográfica, sus programas tienen una estructura digna de los ochenta… pero de 1880. Si en esa época hubiera existido la televisión, los tres gauchos orientales serían personajes simpatiquísimos haciendo payadas picaronas, con señoras que enseñan a cultivar plantas, y debates sobre cómo galopar: programas así se pueden ver hoy en A+V.
Lo bueno de todo esto, es que esta señal da un mensaje a la televisión abierta, en cuanto a que el medio no es mero entretenimiento. Canal A+V puede hacer otra televisión y no morir en el intento.
Alguien me dijo “pero es aburrido” y yo contesto que sí, que por un lado A+V responde a un ideal cultural que es ajeno al montevideano, pero no al resto del país. A un capitalino, estar más de diez minutos frente a la pantalla de cualquiera de sus programas, le da ganas de emprender una siesta como las de cualquier pueblo del interior.
Los programas, en general, se repiten a sí mismos, careciendo de originalidad: ¿Qué pasa con la literatura del interior, las artes plásticas, la danza, el carnaval del interior y demás expresiones culturales que también construyen identidad? La apesta de A+V es buena, dejémosla crecer.