domingo, 12 de julio de 2015

Martín Nessi, Presidente de la Junta Departamental de Montevideo: “No nos puede resbalar ver a alguien en la calle viviendo una situación jodida”


Por Matías Rótulo
En Semanario Voces 480 

De una larga militancia social, cultural y política, el fotógrafo Martín Nessi asume hoy como edil y Presidente de la Junta Departamental de Montevideo. Desde allí propone un ámbito de diálogo y considera que hace falta una renovación generacional en la política. 



¿De qué barrio sos? 
Ahora vivo en Tres Cruces, pero viví en Malvín Norte y La Unión. Pero me defino de La Unión.
¿Cuántos años tenés?  
34 años.
¿Te considerás un “político joven”?
Me considero un “hombre joven”. No soy un gurí. Creo que el ingreso a la política de generaciones más jóvenes es una tarea que debemos emprender desde la izquierda. Debe ser una visión estratégica para ir generando relevos. El equipo de trabajo en el cual estamos pensando para esta etapa está entre los 20 y los 25 años.  Desde mi experiencia, en las organizaciones que me ha tocado participar, a veces los jóvenes están quince años pagando derecho de piso y espero que eso no siga ocurriendo.
Hablamos de renovación, sin embargo asumirá Mariano Arana como edil…
¡Eso me parece espectacular! A la Junta, la presencia de Mariano, la jerarquiza. También jerarquiza a nuestra bancada. Es un compañero que no solamente ha sido intendente, sino que también fue ministro. Tiene una vasta carrera política y eso a los jóvenes nos enriquece. El problema no es que convivan dos generaciones, el problema es cuando vive una sola. En la Junta hay compañeros que son más jóvenes que yo, algunos que tienen la experiencia del anterior período. Está Cristina Fynn, en el periodo pasado fue  la Presidenta de la Agencia Nacional de Vivienda, y eso es de suma importancia para los temas relacionados con esa área.
¿Cuál fue tu trayecto político hasta llegar acá?
Yo me siento un militante. En 1998 empecé a militar en el MPP donde he desarrollado varias tareas: comisión de asuntos internacionales, estoy desde hace cuatro años en el Ejecutivo Departamental, soy miembro de la Dirección departamental y nacional. Participo en una agrupación de base llamado “Somos lo que somos” de Malvín Norte. Antes había militado a nivel social: en 1996 lo hice en el ámbito estudiantil, trabajé desde la militancia en instituciones sociales que buscaban generar medidas paliativas en épocas de crisis como las ollas populares, merenderos, clubes de trueques… Actualmente sigo trabajando en la militancia, en el escenario popular Molinos del Galgo (Timoteo Aparicio esquina Pan de Azúcar).

Ustedes no cobran sueldo pero reciben partidas de gastos…
Se cobran viáticos de uso de autos, acceso a prensa y gastos de secretaría... es lo básico para hacer una buena tarea.
¿Es necesario dejar de trabajar para hacer una buena tarea en  la Junta?
Para hacer la tarea con responsabilidad, hay que dedicarle mucho tiempo. Eso no quita que vos no puedas desarrollar otras tareas.

¿De qué trabajás?
Soy fotógrafo. Eso me permite cierta flexibilidad de horarios. Me siento en primer lugar un militante, y después un fotógrafo, tarea que disfruto mucho al hacerla más allá de lo económico.

¿Cómo ves la llegada de la Concertación a la Junta?
Es una nueva realidad que la Junta como institución va a tener que tener en cuenta. Lo que marcaron los votos, fue que el Partido Colorado  no tiene representación como lema. Hay cuatro ediles de la Concertación que responden al Partido Nacional y nueve que son propios del nuevo lema. Por suerte, Uruguay tiene una estructura fuerte de partidos, lo que hace que uno adquiera una disciplina y una formación a partir de la militancia.

¿Qué tipo de Presidente vas a ser?
Siempre estaré abierto al diálogo. La ciudadanía hace seis períodos que le da el respaldo al Frente Amplio y eso hay que escucharlo. Pero también le viene dando una parte de sus votos a otros partidos. En la realidad actual, ciertas obras de peso en la Intendencia requieren 21 votos en la junta, y el Frente Amplio tiene 18, lo que hace necesario un diálogo constante con la oposición. En el período anterior hubo un buen relacionamiento pero también estuvo el caso de la doble vía en Belloni donde se planteaba solicitar un préstamo al BID y la oposición dijo que no. Creo que fue un error porque se capitalizó lo político y no lo que la gente necesitaba.

¿Cuáles son las tres urgencias de Montevideo?
La primera es el Montevideo de la convivencia. Que el vecino tenga una comunidad para dialogar, para disfrutar. Hay que apostar a los espacios públicos y deportivos, a los espacios de acceso a la cultura. Ahora se da esta situación de la detención de la obra del Antel Arena y no es solamente un problema porque se venían cumpliendo los plazos, o porque hay fuentes de trabajo, sino que también es una obra en un punto de la ciudad en el cual se necesitaba. Los vecinos del barrio lo iban a utilizar y para nosotros eso es una inversión. La segunda es la de la vivienda y el de la infraestructura en general. Un barrio sin veredas no es un barrio democrático. Eso implica que la gente no se pueda sentar a disfrutar de su barrio, y se dan problemas de seguridad vial…
El tercer punto es la movilidad. Tenemos que revisar la situación del transporte público. Nos hemos manifestado siempre a favor del transporte público por encima del privado, que tu auto lo uses para salir a pasear, pero para eso tenemos que mejorar el transporte público. Se ha mejorado mucho el control de las unidades, y se creó el sistema de tarjetas para sacar boletos de una y dos horas, pero también sabemos que los recorridos son viejos y lentos…


Con Daniel Martínez hubo varias idas y vueltas: el pulgar para abajo en las elecciones pasadas, la composición del gabinete, entre otros temas. ¿Es apoyado totalmente por el MPP?
El apoyo a Daniel está más que descontado. El MPP siempre ha trabajado por el diálogo. Nosotros tenemos algunas ideas que no son compartidas por el resto del Frente Amplio, pero lo que nunca vamos a hacer ni por nosotros, ni por el Frente Amplio, ni por el ciudadano es relegar el debate. Siempre que entendamos que tenemos una idea buena la haremos llegar y la vamos a discutir. Así se ha formado históricamente el Frente Amplio. Ni bien pasó la elección, Lucía Topolanski le hizo llegar una carta a Daniel con nuestras propuestas. Pusimos a disposición a nuestros técnicos. Lo de la designación del gabinete lo hemos dialogado mucho y lo que quedó claro es que la ciudadanía entendió claramente que Daniel tenía que ser por amplia mayoría el intendente de Montevideo, y él tiene la potestad como tal de armar su gabinete. Que nosotros en algún momento hayamos dicho que tal vez el criterio nuestro hubiera sido otro, no fue más que eso. No hubo enojos ni nada de lo que trascendió. Daniel dio un mensaje previo a la elección sobre cómo iba a actuar él y después cumplió.

¿Y vos quién sos?

Soy un combatiente porque empecé a meterme en las luchas sociales, estudiantiles y de mi barrio porque vi la realidad que me rodeaba. Empecé a trabajar a los catorce años y algunas cosas las vi por la vía de los hechos. No tuve que agarrar un libro para enterarme de algunas situaciones de injusticia. Creo que las cosas se pueden cambiar apostando al amor bien entendido, que si alguien la está pasando mal, si vemos a alguien en la calle, viviendo una situación jodida no nos puede resbalar. A veces acá se dice que nos acostumbramos a ver algunas cosas que están mal y yo no me quiero acostumbrar a verlas.