Entradas

Mostrando entradas de enero, 2016

23 de enero - Luis Alberto Spinetta

Imagen

Entonces es como dar amor

Imagen
Nena te traigo esta canción que descubrí en el deslinde y esta pena ya pasó oh no la lluvia desnuda marabunta sin lugar para quedarse que otra cosa queda ahora más que aquella larga espera entonces es como dar amor y la distancia no me llegará ahora cansado de esperarte en un andén en Acassuso son las once ya no hay sol oh oh por favor entonces es como dar amor y la distancia no me llegará 
(Luis Alberto Spinetta - Spinetta Jade)




Así como su disco recopilación Elija y gane, la letra de “Entonces es como dar amor” aparenta un proyecto lúdico con el lector / oyente. Sería algo así como “complete la historia y gane”. La espera del amor, el amor correspondido, la pena por la no correspondencia, y la soledad se curan con música. ¿Cuáles son los males aquellos que afectan a la voz poética? No se conoce a priori, pero sí se asegura que todo se salva solo con una fórmula: Entonces es como dar amor. Dar amor es lo mismo que traer una canción descubierta, lo mismo que cantar, lo mismo que decir. …

“Es importante reflexionar en las aulas sobre los procesos de violencia política”

Imagen
Por Matías Rótulo, publicado en Voces 503. 
Los profesores de historia Andrés Serralta y Marcelo Desena escribieron el libro  Genocidio Armenio 1915 – 1923 (Ediciones de la Plaza) tras una investigación que comenzaron en el año 2011. En el libro se investiga uno de los hechos históricos más polémicos y dolorosos de la historia mundial. Reconocido por Uruguay, negado por Turquía y con preguntas que todavía quedan sin contestar, los autores abordan cómo se trató este tema en la prensa uruguaya de la época y reivindican la necesidad de discutir estos temas en las aulas de la educación uruguaya y proponen combatir el negacionismo.
¿Qué tan vigente está el tema del Genocidio Armenio en la sociedad uruguaya? Andrés Serralta -  Las actividades de conmemoración dejaron de ser hechos comunitarios porque la sociedad uruguaya los tomó como eventos que debían involucrar a la representación de todo el cuerpo social. Es evidencia patente de ello, cuando cada año, especialmente cada 24 de abril, se ge…

Víctor Hugo Inmorales

Los hombres tristes se desesperan, eyaculan y lloran. Apenados, tocan su rostro en el espejo, murmuran un gol de media cancha y se festejan a ellos mismos como los autores de la hazaña.  Afrontar la tristeza es como ser un burócrata porque de hecho los burócratas son los hombres tristes, esos que miran el expediente con el amor paternal hacía un hijo por ver crecer. Besan el café con embriago de tortura matinal. Le pegan al monitor de la computadora como si un golpe acomodara esa imagen que se saltea los cánones del buen gusto de la imagen de un archivo de texto saturado de datos y cuentas. Torturado de signos, y epacios. 
Un hombre triste es el que  muere sin saber por qué nació. Saber por qué uno se muere, o morir sabiéndose un futuro muerto, es una bendición. 
Un hombre triste es no haber leído nunca a Borges. Un hombre triste eyacula y se limpia la boca. Come y se sacude el pene. Defeca y se aplasta un grano en la cara.  Un hombre triste es el uruguayo medio: siempre recordando lo…