Entradas

CARTA ABIERTA: SEÑOR RAÚL SENDIC ¡NO RENUNCIE! SIMPLEMENTE CÁLLESE LA BOCA

Umberto Eco: se murió un inútil

APOLOGÍA DEL SUICIDIO