lunes, 19 de diciembre de 2016

Este es el hombre de hielo



Non avean penne, ma di vispistrello era lor modo; 
e quelle svolazzava,sì che tre venti si movean da ello: 
quindi Cocito tutto s'aggelav". 
Dante. La Divina Comedia. Infierno, canto XXXIV


La construcción de Satanás o el Diablo es la de un personaje que lidera el Infierno, creación dantesca por excelencia. Es representado de rojo que convive en el calor de la eternidad según las ideas más modernas. Sin embargo, el congelamiento del personaje literario del canto XXX de la primera parte de la Divina Comedia, nos indica la intención del autor por darle un carácter a su personaje que se condice con lo opuesto a lo caliente, lo rojo y lo dominante. 

Spinetta reformula esta idea en una intención de mostrar un personaje siniestro tomando lo congelado y eterno del Diablo de Dante. 

"Este es el hombre de hielo / crujiendo apareció"

El texto poético es una ironía a desarrollar, ya que es presentado como un fenómeno de circo, un ser extraño para los ojos de quien lo mira, pero nos resulta rápidamente identificable (a los oyentes de la canción) por la velocidad en la cual se presentan los aspectos que construyen al personaje lírico. 

El hombre de hielo bien podría ser ese hombre que convive con nosotros mirando las frías imágenes de muerte televisada. De hecho, más adelante: 

"se deprimió mirando un noticiero por TV"

El hombre de hielo es el periodista que presenta las noticias. Aparece allí, en la canción de Spinetta el lugar del hombre de hielo:

 "sus dedos en su freezer rodante/ es como un dios/ un nuevo totem..."


Estar congelado es quedar estático. De lo contrario, el calor reactivador de la vida harían que el personaje tuviera otra presencia en su eterno castigo. Aquel traidor no podía tener movilidad, y estaba en el más profundo de los círculos infernales, el más apretado, el más congelado. 

El hombre de hielo creado por Luis Alberto Spinetta no tiene una explicación previa. Nace con la canción y se muere con ella. El hombre de hielo está en su morada, un congelador rodante. El escenario y el personaje conviven en un gesto absurdo, casi cómico. Si esperábamos que la historia se desarrollase en ambientes naturales y fríos, el error es total. El hombre ha logrado crear sus condiciones de vida, y de imitar las condiciones de vidas de otros. El hombre de hielo es también una invención, en este caso artística por parte de Spinetta.

En "El hombre de hielo" hay una presentación basada en lo esencial de este hombre congelado, en su etopeya (descripción moral o psicológica) a partir de la frialdad de su cuerpo. El personaje chasquea sus dedos, está entre un dandee o un sex simbol que se presenta en la sociedad como una ser superado - insuperable. ¿Quién será el hombre de hielo? Un hombre desalmado que existió, o tal vez el proceso humano y global al cual caminamos arrastrando nuestras gotas de sudor gélido. 

Vale la pena apreciar la aliteración "crujiendo apareció/chasqueando sus dedos", donde el sonido que hace el personaje lo figura poética se acompaña con la repetición de los fonemas y una cadencia en la voz de Spinetta al cantarlo. El hombre de hielo lo es desde el sonido, algo con lo que no me meteré. 
llegado de Plutón es una larga historia y quien detenta su poder/ será nomás lo natural o la medusa". Desde la mitología a la astronomía, Spinetta instala la historia de su personaje en la frialdad del espacio o en la transformación en roca de quien mire, o de quién sea ese hombre de hielo, de acuerdo a la mitología griega antigua. Pero también abarca los espacios imaginados y reales, que el hombre de hielo logra conquistar. 

El hombre ya no es un humano de sangre caliente, es un ser hiperbólico, congelado. Prima en la canción la sensación táctil llevada desde lo auditivo, y desde lo auditivo a las imágenes que parecen escalonarse unas a otras como una montaña helada, un iceberg.