Bandera de Uruguay Año VII Blog el inaugurado el 15 de diciembre de 2008. Desde Montevideo, República Oriental del Uruguay - 2015.

martes, 11 de agosto de 2015

Carlos Varela, alcalde del Municipio B: “El vecino se tiene que sentir primero parte de su cuadra para después sentirse parte del Municipio”



Por Matías Rótulo
 En Semanario Voces 482

Nació en la Curva de Maroñas. Gobierna el Municipio B por segunda vez. Su Municipio lo integran el Centro, Parque Rodó, Cordón, Barrio Sur, Palermo, Ciudad Vieja, Aguada, y Tres Cruces. Es profesor universitario, empezó su militancia en secundaria, tiene dos hijos con Patricia y se considera “un rebelde”.

¿Edad?
43 años.

¿Ser alcalde es hacer política partidaria o es un trabajo de militancia por el barrio?
Esto es hacer política. Hay una relación muy directa con el entramado barrial, acá estamos en la primera línea de fuego de la militancia del barrio.

¿Dónde y cuándo empieza tu militancia política?
En el Comité de Base y en el liceo. Yo soy hijo de la dictadura y estábamos en contra del uniforme y el pelo corto cuando íbamos al liceo. Yo iba al IAVA, y ahí se juntaban firmas para el Voto Verde, y si bien yo no votaba, salía con el gremio a recolectar firmas.

¿En qué barrio vivís?
En el Cordón, en la zona de la Universidad.

¿Cómo se compone tu familia?
Con Patricia que es mi compañera, y nuestros dos hijos: Eugenia de siete años y Tomás de un año y medio.

¿Cuáles son los tres objetivos de tu gestión en este período?
Seguir en la línea de trabajo por la convivencia ciudadana, en la reconstrucción de los valores y los vínculos. Queremos romper con el aislamiento en el que hemos caído como sociedad y que ha generado una gran falta de pertenencia con la ciudad. Eso trae dificultades en la convivencia y vandalismo porque la gente no cuida lo que no le pertenece. Otro punto es el de mejorar la participación ciudadana. El Municipio tiene que ser una construcción de la gente y por la gente y no solamente para la gente. El Municipio no debe ser solamente un acto de votación cada cinco años. El tercer punto es que no podemos hacer más de lo mismo con respecto a lo que ya se hizo teniendo en cuenta mi anterior gestión. Se fueron agregando nuevos problemas y nuevas necesidades porque la sociedad es dinámica y es por eso que debemos innovar en nuestro trabajo.  

Este es un Municipio muy grande, tanto territorial como poblacionalmente…
Estudios hechos de hace dos años, indicaron que por 18 de Julio, en las horas pico, pasan más de 350.000 personas desde el Gaucho a la Plaza Independencia. A eso se le suma el turismo, el casco histórico, la parte de la Rambla que tenemos como un paseo democrático, el Parque Rodó, la vida universitaria, las instituciones médicas y las de gobierno…  indudablemente, Montevideo pasa por el Municipio B.

Y es un Municipio que tiene zonas privilegiadas socialmente y otras que no tanto.
En algunos barrios tenemos problemas sociales y complejos de atender. Está lo que llamamos “problemas intramuros” que son aquellos que se diferencian de lo que se viven en –por ejemplo- los asentamientos. Este tipo de pobreza imposibilita que se apliquen dispositivos de políticas públicas como en aquellas situaciones visibles. Una vez que uno atraviesa esa puerta privada, ve la realidad, y nota que hay familias donde padres e hijos duermen en los mismos cuartos, donde un baño lo utilizan distintas familias…  Esas situaciones hay que atenderlas.

Sos el alcalde del centro de la ciudad en lo político y económico.  Salvando las distancias geográficas y políticas, serías el Mauricio Macri de Montevideo…
Si, salvando las distancias políticas… (risas). El Municipio B es la capital de la capital, tal como decíamos en la campaña del año 2010. No es el corazón de Montevideo porque no es el centro geográfico. Montevideo pasa por acá. Salvo por el aeropuerto, tenemos las vías de ingreso a la capital: el puerto y la terminal Tres Cruces. Es una zona obligada para el turismo, las expresiones culturales y sociales.
¿Habría que dividir el Municipio B?
Hay que seguir trabajando en el empoderamiento de la gente sobre la idea de los gobiernos de cercanía. Hablar de uno o más municipios  es prematuro, teniendo en cuenta que este es  un proceso que todavía falta desarrollar. Tenemos que lograr que el vecino se sienta parte de su cuadra o de su barrio para que después se sienta parte del Municipio.

¿Cuántos votos obtuviste?
Arriba de 11.000 votos. El Frente Amplio tenía lista única, y superamos la sumatoria de las cinco listas que presentó La Concertación. Acá hubo unos 30.000 votos, eso es muy poco, es más o menos un 30% del electorado. La baja votación tiene multicausalidad: que la gente no se siente perteneciente a su municipio, que la campaña se ató a lo departamental, pero también –y esto no lo puedo cuantificar-, que la gente no vota en su municipio porque no hizo el traslado de la credencial. Otros no compartirán la idea de los municipios y puede ser que no votar sea una forma de manifestarse al respecto.  

¿Vas a ser oficialista en tu gestión por ser del Frente Amplio?
Los problemas de la gente son problemas que deben ser solucionados, buscando las respuestas adecuadas. Por otro lado, la ciudadanía votó un proyecto político en Montevideo, un programa llevado adelante por un partido y en ese marco los municipios vienen a potenciar a Montevideo. Todos los alcaldes debemos acumular hacía un mismo escenario porque Montevideo es uno.  Nuestro objetivo es la gente. Tal como dice el prócer, nuestro objetivo es “la pública felicidad”.

¿Cuáles son los reclamos más comunes de los vecinos?
En esta segunda gestión todavía no lo sé porque recién arrancamos. Hasta el último día de la anterior gestión han ido mutando desde el principio. Hace cinco años, el tema predominante era el de la seguridad. Hoy, tenemos como tema casi primordial, las personas en situación de calle. Estas situaciones vulneran tanto los derechos de quien está en situación de calle pero también del vecino, porque se  genera una reacción de interpretar o de pensar al otro (al que está en esta situación) como a un objeto. Estas situaciones nos van sacando lo peor de nosotros. Es una problemática muy compleja y que requiere una atención especial. Hay situaciones de fincas abandonadas que se ocupan y se transforman en bocas de pasta base, con personas haciendo sus necesidades en la calle, los que toman vino y se meten con la gente… todo eso genera problemas en la convivencia, y por eso insisto en que la pertenencia, la organización y la participación se podrían mejorar si cambiamos estos factores que terminan deprimiendo al vecino. Yo no dejo de ser un vecino por estar acá en el Municipio. No dejo de salir al parque con los gurises y no dejo de ser parte de la comunidad. El día que yo me olvide que soy parte de esta comunidad estaré frito. Si yo pierdo el objetivo, ahí me ganó la burocracia.

¿Qué hay que hacer con 18 de Julio?
Se ha avanzado mucho con el tema de las marquesinas, con cuadras enteras donde se ha  descontaminado lo visual.

¿Y con el tránsito? ¿Hay que flechar 18 de Julio?
No me atrevo a decir que la solución sea esa, porque no sé qué otros problemas puede llegar a generar. Hay que seguir con la lógica de usar el transporte público como alternativa para ir al trabajo y ese transporte público tiene que estar en condiciones. Si salgo a la parada el ómnibus no me puede demorar en pasar o en el viaje. El transporte debe ser de calidad y prestar un buen servicio.

¿Y vos quién sos?

Soy un rebelde joven. Y digo que “soy joven” ya que con mi edad en otros lados ya son presidentes. Tengo ganas de llegar al cambio, sabiendo que la utopía es algo que cuando nos acercamos dos pasos, nos alejamos dos pasos más, tal como decía Galeano. Soy un tipo que puede tener días malos porque las cosas no salen, pero también soy un agradecido, por ejemplo con los funcionarios del Municipio. Ellos son el motor para que las cosas salgan bien. Sueño con cambiar el hoy, porque en ese sueño está lo que les voy a dejar a mis hijos en el futuro. 

Parentela, un programa para otro país

ESA CAJA BOBA QUE NOS TRATA COMO IDIOTAS

Por Matías Rótulo
En Semanario Voces 482 



Si fuera más lento. Si no tuviera una presentación al estilo de show nocturno norteamericano. Si se abusara de lo chabacano. Si se subiera a un tablado en febrero. Si todo terminara en una serie de parodias a otros programas. Si todo fuera un montón de risas amontonadas y fingidas alrededor de personajes mediáticos que dicen chotadas. Si se apelara a la improvisación y nada más. Si se hicieran más bromas internas que aquellas  que entiende el público que los mira. Si las actuaciones fueran perezosas, con tentadas de risas constantes al mejor estilo de parodistas o humoristas (o Carballo conduciendo su programa) intentando convencerse de que lo suyo es humor bueno e irresistible hasta para ellos mismos. Si pasara todo lo anterior, el programa estaría a la par de nuestra televisión.

No nos merecemos un programa como “Parentela”. Los mismos que ovacionamos una cantidad de pasto seco pintado con colorante verde, somos los mismos que vemos “Parentela”. ¿Nos puede gustar “Show Match” y “Parentela” a la vez?
Pero al ver “Parentela” descubrimos que ahí hay algo de calidad. Cuando se resalta un programa de televisión, todo pasa por la buena conducción o idea. Pero no podemos desconocer los componentes que hacen al todo: iluminación, escenografía, libretos, música, conducción, etc. “Parentela” cumple con la generalidad de las cosas bien hechas. Si lo hace reír o no, hay dos opciones: o no entiende los chistes o los chistes son malos. Puede haber de ambos en “Parentela”, pero aquel humorista que esté libre de carcajadas que tire la primera piedra.

Que el primer programa fue algo torpe y vertiginoso, es cierto. Que con el segundo programas las cosas se organizaron, también es cierto. El programa gira alrededor de la construcción de la familia como aquello que se hereda a pesar de todo. En el programa se cruzan las fronteras del hogar para mirar otros tipos de familias: las siamesas reporteras que son las delicias de mi Tía Yeya que desde Palmitas me pidió que nombrara a estos simpáticos personajes,  y la interna política del Mercosur por ejemplo, siendo un  reflejo de la “Familia Rodelú” popularizada en “Decalegrón”. Por momentos se abusa de lo auto referencial, algo que está mal, definitivamente mal, tal como me dice siempre la Yeya.
La abusadora es Manuela Da Silveira, hija de la generación de hijos de famosos que se hacen famosos. Es hermana de aquellos que hacen culto de la introspección colectiva, del stand up, y de las confesiones íntimas. Estamos hablando de alguien que hizo un libro porque le gusta la pasta frola. Yo voy a hacer uno porque me gusta el dulce de leche.

Pero los puntos altos del programa está en mirar una nueva forma de la artística del humor. A todo programa de televisión que se precie de tal, no le puede faltar de la entrevista al famoso para que, en este caso, hable de su parentela. Este es el momento más bajo del programa, porque “Parentela” bien se podría sostener con su propio ser. Otro punto a atender es que Manuela no debería explicarnos los chistes, aunque su papel quedaría reducido a casi nada y este, parece ser su propio programa. Es como el nene que tiene su auto nuevo por haber cumplido 18 años.
La apuesta mayor es la de hacer un programa en vivo con varios escenarios en movimiento dinámico. Las televisiones de avanzada lo vienen haciendo desde hace mucho tiempo. ¿Qué es “la televisión de avanzada”? No sé, pero quedaba bien decirlo para destacar a “Parentela”. De última, en Uruguay no hay ninguna de esas ya que somos bastante atrasaditos al respecto. Nuestra televisión abusa de los paneles de opinadores, del video tape y de una cámara paralítica que no se mueve de su lugar. Parentela apuesta a la superposición de escenarios, el movimiento en vivo en cada uno de ellos, manteniendo una línea estética única. Va por el lado de la innovación, la creación y aunque con detalles que son conocidos de otros programas de televisión, se va formando en su propia esencia.





Bruno Fernández, alcalde de La Paz: “Con 92.000 pesos por mes hacemos magia en el Municipio”









Por Matías Rótulo
En Semanario Voces 483 



 


Es frenteamplista, hincha del Oriental de La Paz y de Peñarol. Es doctor en derecho y ciencias sociales.  Bruno Fernández asumió como alcalde de La Paz  y se define como un vecino preocupado por sus vecinos. Todavía no cobró su primer sueldo como alcalde y por eso -dice- no sabe cuánto le quedará en la mano.

¿Nombre y apellido completo?
Bruno Audemar Fernández Iguini.

¿Cómo se integra tu familia?
Vivo con mi esposa y dos hijos pequeños de 5 y 7 años.

¿Dónde vivís?
 En la hermosa ciudad de La Paz.

¿Cuándo alguien te pregunta qué es La Paz, o qué hay en La Paz qué le contestás?
Que es una hermosa ciudad para echar raíces.

¿Cómo comenzaste en la política?
Comencé en mi época de estudiante de Derecho y en La Paz seguí trabajando con los vecinos.

¿Ser alcalde es un trabajo de militancia política o de militancia barrial?
Creo que es un combo de ambas cosas, hay mucho de militancia política, pero también de trabajo de cercanía con la gente.

¿Cuáles son las tres prioridades de tu gobierno para este período?
Fomentar la participación ciudadana a través de las comisiones barriales y elaborar con ellas el programa de trabajo para la ciudad. También pretendemos realizar obras de alumbrado y calles que están faltando, así como la concreción del Parque Metropolitano de La Paz.

¿Qué se le pide desde la alcaldía a la Intendencia para mejorar la gestión en la zona?
Más coordinación e insumos para realizar la tarea, que se agilicen los procesos para que se pueda trabajar armoniosamente.

¿Cuánto es tu sueldo como alcalde?.
No lo sé porque todavía no cobre el primero. Creo que son como 35.000 pesos en la mano.

¿Qué dice tu declaración jurada de bienes?
Tengo un Fíat Palio del año 2009 y una casa que compré hace dos años y se la estoy pagando al Banco Hipotecario del Uruguay.

¿Cuál es tu formación educativa?
Tengo educación universitaria completa.

¿Cuál es tu profesión?
Soy doctor en derecho y ciencias sociales.

¿Cómo ves tu futuro político?
Trabajando en el Municipio como alcalde, no me preocupa mi futuro político a largo plazo.

¿Por qué razón dejarías de ser alcalde?
Si noto que no me hace feliz esta tarea.

¿De qué cuadros sos?
Del Oriental de La Paz y de Peñarol.

 ¿Cuál es tu libro de cabecera?
Tengo varios, La Biblia, la Constitución y Las venas abiertas de América Latina.

¿Una película?
 Últimamente he visto muchísimas películas infantiles con mis hijos, no se si se disfruta tanto del contenido, pero sí de la compañía.

 ¿A quién o quiénes considerás como tu líder  o líderes políticos?
Más que líderes, son referentes, a nivel nacional a Tabaré Vázquez y Danilo Astori, y en lo local al diputado José Carlos Mahía y Juan Tons, quien fue mi predecesor.

 ¿Con cuánto presupuesto contás en el Municipio? ¿Alcanza?
Con 92.000 pesos por mes, no alcanza para mucho, es una sábana corta. Hacemos magia con esos fondos, son infinitas las necesidades y pocos los recursos. Esperemos que con el nuevo presupuesto mejore la situación.

 ¿Cuántos funcionarios trabajan contigo?
En el Municipio somos 107 funcionarios.

¿Qué le pediste a los funcionarios cuando asumiste?
Mas que pedirles, les ofrecimos nuestro apoyo y sabemos que en la buena gestión de ellos y la nuestra se juega gran parte del futuro de nuestro proyecto.

¿Qué te pidió el intendente cuando asumiste?
 Nos comprometimos a mantener un vínculo fluido.

 ¿Y vos quién sos?
Un vecino que siempre se preocupó por los demás y que hoy tiene el honor y la responsabilidad de haber sido investido alcalde, pero más allá de lo circunstancial uno es un ser integral, y la esencia se mantiene.





domingo, 9 de agosto de 2015

Gabriel Otero, alcalde del Municipio A: “Me calienta cuando me dicen que esta es una ´zona roja´”




Asumió su segundo período como alcalde del Municipio A al oeste de la ciudad y tiene vocación de artista. Es frenteamplista, hincha de Uruguay Montevideo, y antes que considerarse un político, dice que es un laburante.


Por Matías Rótulo
En Semanrio Voces 482



¿Cuántos años tenés?
45.

¿Dónde vivís?
En Pueblo Victoria.

¿Siempre por esa zona?
Siempre.

Así que la escuela y el liceo también lo hiciste por ahí...
Si, fui a la Escuela Canadá y al Liceo 22 e hice algún curso en UTU...

¿Hasta dónde llegó tu formación?
No pude terminar segundo ciclo. El trabajo fue lo que marcó mi vida. Hice algunos cursos de formación artística.

El Municipio está pegado a un liceo nocturno, así que podrías engancharte después del trabajo (el Municipio A está al lado del Liceo 38 de La Teja).
Si, con 45 años podría hacerlo...

¿Tu familia cómo se compone?
Estoy casado con Claudia hace 24 años. Tenemos dos hijas: una de 21 y otra de 16 años. Tengo a mis hermanos, sobrinos y sobrinos nietos. No tengo a mis padres desde hace mucho tiempo.

¿Ser alcalde es un trabajo de militancia política o barrial?
Es de militancia política. Como tarea, es el mayor compromiso por la militancia porque estás aplicando un programa que ganó una elección.

¿Cómo empezaste en la política?
A fines de los ochenta me vinculé al MLN - Tupamaros llevado por amigos del barrio y me vinculé al MPP. También fui dirigente sindical en el gremio del taxímetro, soy cooperativista de producción... Fui Secretario General de la Federación de Cooperativas de Producción del Uruguay.


¿Quién es tu líder político?
Es José Mujica. Tanto como referente político y como militante porque representa a la mejor generación de dirigentes políticos del país. De la generación de mis viejos, creo que como referente está Raúl Sendic, José Díaz, Guillermo Chifflet, Germán Araujo, Rodney Arismendi, y Líber Seregni. Ellos trajaeron aires nuevos a la política.

¿Cuánto cobrás como alcalde?
El sueldo nominal ronda en los 130.000 pesos. Una parte va para el MLN, otra parte para el Frente Amplio y otra para el MPP. En la mano me quedan unos 55.000 pesos.

¿Con eso vivís bien?
¡Con eso tenemos que vivir! La canasta básica ronda ese ingreso.

¿Cuántos te votaron?
Acá hubo lista única del Frente Amplio y la votaron 23.000 personas aproximadamente y a la oposición un poco más 11.000.

¿El porcentaje total con respecto a los votantes de cuánto fue?
Fue bajísimo, alrededor del 30 % entre nosotros y la oposición. Tené en cuenta que acá es donde hay más habilitados para votar (unos 130.000 habilitados).

¿Por qué se votó tan poco?
Lo que marcó la baja votación fue la falta de información. Ahí hay errores compartidos entre los partidos políticos que no apostaron en sus campañas a estas elecciones y por otro lado a los medios de comunicación que no mostraron la elección de los Municipios. Meter quinientas personas en un acto de asunción como pasó acá, no refleja la baja votación que hubo.

¿Sos oficialista por ser del Frente Amplio o si tenés que reclamar lo vas a hacer?
Hay un programa único de gobierno. Soy frenteamplista y oficialista. Cumplo un determinado papel: el de estar al frente de un gobierno que tiene determinadas autonomías. No voy a defender corporativamente a la Intendencia pero sí voy a establecer algunas líneas de trabajo propias.

¿Cuáles son los barrios que comprenden este Municipio?
¿Los vas a poner todos?

Si.
Bueno, entonces te digo: Santa Catalina, Pueblo Santiago Vázquez,  el casco del Cerro, Paso de la Arena, Nuevo París, Puntas de Sayago, Belvedere, Prado, Nueva Savona, La Teja, Casabó, Pajas Blancas, La Paloma, Tomkinson, Tres Ombúes, Pueblo Victoria, Los Bulevares, Cadorna, parte del Prado, La Colorada... en la zona rural tenemos Punta Espinillo. Son unos veinte barrios con su propia identidad. Cualquier persona que nunca haya venido para el oeste,  al escucharlos, su cabecita se viene directo para este lado.


Acá conviven personas de todas las clases sociales...
Hay distintas realidades. La acción política y la gestión se dirige a todos los lugares por igual. No es lo mismo el trabajo en el ex asentamiento Cotravi, o las necesidades de Maracaná norte y Maracaná sur. Allí priorizamos lo vial en la periferia, pero tampoco desconocemos las necesidades de alumbrado y barrido del Prado, Belvedere o Paso Molino. La prioridad son los más necesitados. Acá hay 60 mil vecinos del Municipio A que viven en asentamientos,  de un total de 130 mil montevideanos que viven en asentamientos. “Asentamiento” no es lo mismo a pobreza necesariamente, pero existen vulnerabilidades y falta de servicios que hay que atender. El 60 % del territorio del Municipio es rural, con 330 emprendimientos productivos y cerca de 15.000 personas que viven en lo rural con una forma de vivir diferente a los de la ciudad. En el oeste hay una avícola con más de 600 trabajadores, acá es una zona muy productiva.

¿Te molesta que se diga que esta es una zona roja?
Me calienta mal. Me enoja porque es absolutamente gratuito cuando lo dicen, porque sin conocer la realidad de esta zona, de ninguna manera se puede decir que esta es una zona roja. No es tampoco la manera de diferenciar las zonas. ¿Cuáles son las zonas seguras? ¿Las blancas? ¿Las azules? Nosotros somos el Municipio que más trabajó en mesas de convivencia, abriendo con casi treinta en cinco años. No somos negadores del tema, y de hecho, los tres ejes que queremos enfatizar son la cultura, la identidad y la convivencia.

¿Y vos quién sos?
Soy un padre de familia, y  hermano. Soy un trabajador con veinte años de aportes al BPS, pero fundamentalmente soy un hijo de barrio, de clase obrera, que por la militancia política estoy ahora en este cargo. No me voy a jubilar de político.




jueves, 6 de agosto de 2015

Lea Voces

Número 484 del jueves 6 de agosto de 2015







La violencia doméstica NO es hija del Diablo

ESA CAJA BOBA QUE NOS TRATA COMO IDIOTAS
POR MATÍAS RÓTULO (EN VOCES 484)

Durante mucho tiempo, los canales privados sacaban de su grilla a los programas “religiosos” o  de servicios de citas por chat para no hacerse responsables del contenido o eventuales irregularidades. Ambos tipos de programas gozaban y gozan de cierta d

James Randi, un mago escapista estadounidense luchó media vida contra los falsos profetas. Él denunció las estructuras comerciales de “iglesias” que plantean el “show” de la experiencia, el espectáculo de las manifestaciones públicas del Diablo en el cuerpo  de los creyentes. Randi demostró más de una estafa.  Recomiendo ver el documental sobre su vida en Netflix. Más allá de la estafa económica, Randi peleó contra aquellos que se manifestaban como capaces de curar enfermedades en nombre de Dios, o de quienes justifican ciertos hechos humanos por motivos sobre naturales.
 En el “show” religioso de Canal 10 (será contratado pero Saeta es el responsable por permitir su emisión a cambio de billetes), se dan diez ejemplos de cómo el Diablo se manifiesta gracias a la maldad de otras personas. Un video con música impactante y tenebrosa, y un relato de ultratumba recrea situaciones de violencia y dolor mostrando evidencias desde la más oscura de las justificaciones: generando miedo en el otro, un miedo únicamente superable gracias a Universal.

Una de las formas del Diablo es en las enfermedades contraídas, algo que es peligroso si a alguien se le ocurre ir a la sede central de la Iglesia Universal y no a un médico. En el documental sobre Randi se muestra como un “profeta” le dice a un enfermo de cáncer cómo se puede curar solamente con la palabra del señor y aportando algún dinero a la causa. ¿Les resulta conocido?
De última, el edificio de 18 de Julio parece más hospital que cualquier hospital. Lo otro es que las adicciones también tienen su consecuencia en el dedo invisible del Diablo. Pero lo que más me preocupa es cómo se justifica uno de nuestro mayores problemas sociales en Uruguay: la violencia doméstica. Afirmar que por “el trabajo de alguien”, por “envidia” o porque el Diablo entra en el cuerpo de una persona es posible que se concreten hechos de violencia doméstica, es intentar darle una justificación irracional a algo que de hecho es irracional desde el punto de vista de la convivencia.
Ese video lo vi el día después del asesinato de una mujer víctima de violencia doméstica. Pensé  en qué sucedería si las víctimas buscaran una justificación a la violencia doméstica que sufren a partir de lo que ven en el programa de la Iglesia Universal. ¿Cuántos casos de violencia doméstica no son denunciados por hombres y mujeres que asisten a dicha Iglesia, esperando que un pastor con acento portugués los salve? ¿Cuántas víctimas de violencia doméstica vieron como yo, que en realidad el victimario o la victimaria ejerce violencia motivado por una fuerza del mal y externa? ¿Cuántos victimarios justifican su violencia por la presencia del Diablo?
Canal 10 censura, recorta y destruye “Intrusos.” El programa no merece ni ser transimitido, pero si es transmitido no merece ser descuartizado. La televisora tiene la precaución de silenciar las “malas palabras”: culo, puto, tetas, puta, trolas, cagar, son para Canal 10 motivo de censura. Es lógico, pueden ser sancionados con dinero. Por otro lado, permiten la justificación de la violencia doméstica como la antes dicha. La emisión de programas de instituciones religiosas que inclusive  a lo largo de estos años Canal 10 ha cuestionado, ocupan cinco o seis horas del día y seguramente le da muchos réditos economímicos a la empresa televisiva. Pero debería primar la conciencia social. Los canales privados hacen uso del espacio que el Estado y sus gobiernos -por costumbre, obsequio u obsecuencia- les otorgó, y se olvidan del servicio público que prestan.
uda social y alguno terminó con la duda judicial concretada en delito (me refiero a “Telechat”). Ahora, Canal 10 publica en la grilla de su página web al programa de la Iglesia Universal. Lo que Canal 10 no se ha fijado es que en ese programa se justifica la violencia doméstica, lo que hace cómplice a la empresa de los De Feo en dicho disparate.

jueves, 30 de julio de 2015

Desayunos hiperformales


ESA CAJA BOBA QUE NOS TRATA COMO IDIOTAS
 Por Matías Rótulo
En Semanario Voces 483 


Me vengo despertando bien temprano para ver “Desayunos informales”. Porque de lo “perfecto” se dio un giro radical y se pasó a lo imperfecto, lo descontracturado, lo cashual, re cashual,re re re cashual. Lo “informal” es lo descontracturado, lo espontáneo, lo libre, lo vivo, la joda absoluta y yo espero que por fin suceda. Pero no sucede.

Una noche soñé que María Noel Marrone empezaba el programa subida al escritorio y le agarraba los lentes a Fabregat y se los tiraba por la cabeza mientras ella bailaba rock. Porque si hay alguien que está cerca del rock, esa es María Noel que desde los Premios Graffiti... bueno, ahora le dan premios a  Lucas Sugo, así que ya no hay rock. Volviendo a lo de los lentes, si hay alguien que merece que sus propios lentes se le estrellen en la frente, ese es Pablo Fabregat.
El programa se llama “Desayunos informales” y entonces me imaginé un desayuno con copas con caña, vino, un helado de dos litros comido por los cuatro participantes del programa a cucharadas. Pero hay café con leche y bizcochos, como cualquier desayuno empresarial, formal y pituco.
Además anunciaron la presencia del doctor Paullier. Imaginé que el doctor iba a aparecer en un programa inflando preservativos, diciendo que no sirven para nada, otro día cocinando papas fritas y comiéndoselas como un angurriento. Otro programa estaría prendiendo fuego la dieta de una mujer gorda gritándole cosas ofensivas. Pero el doctor procura que seamos ordenados, limpios y sanos. Muy formal.
Como el programa se llama “Desayunos informales”, creí que Martín Sarthou por fin se iba a sacar la barba. Eso es lo único transgresor que puede hacer el periodista. También podría pelearse con alguien por Twitter pero eso es algo muy común para él.

¿Pero qué pasó? El programa es una clase de comunicación conservadora. Es recontra estructurado, hiperformal. Cuando tienen un entrevistado hacen las mismas preguntas que hacen todos los periodistas, basados en las noticias que publican dos o tres diarios uruguayos. Es un programa de radio hecho en televisión. Si la fórmula de la informalidad es tener a un panel de cuatro personas comentando cosas, quiero explicarles que los siguientes programas ya lo hacían de manera informal: “La Hora de los deportes”, “Buscadores”, “Punto Final”, “Algo Contigo”, “Estadio Uno”, el debate por el plebiscito del ochenta... ¿Qué tiene de informal un programa que sigue con las reglas formales de nuestra televisión aplasta culos? La televisión aplasta culos es aquella que sienta a cuatro tipos durante tres horas frente a una cámara a hablar de la vida como si supieran algo.

La idea del programa es innovar a la hora de informar. Aprovecho para preguntar si Néber Araujo firmó un contrato para que Canal 12 no moviera un sólo centímetro de la estructura ochentosa de “Telemundo”. Un programa que se llame “mañanas informales” y repita las noticias del más conservador de los informativos de televisión uruguaya, y se limite simplemente a comentarlas, es hacer escuela en la formalidad más absoluta.
El comentario que hacen los panelistas, se basa además en lo que cualquiera puede leer en cualquier lugar en Internet, porque los panelistas hacen comentarios dignos de cualquier usuario de Facebook.
Pablo Fabregat no hace un solo chiste. Su aporte está desaprovechado. Su imagen se va desgastando  con una presencia radial y televisiva al aire que, se lo digo con cariño a Pablo, me aburre.

Mañanas informales se reúne alrededor de una mesa, marcando una doble diferencia con el espectador: la de la pantalla y la del mostrador. Es el modelo de la televisión almacén, donde el vendedor ofrece sus productos del otro lado del mostrador. De fondo -y acá hay un elemento de renovación- espera su lugar la segunda mañana. Se muestra la escenografía del otro programa como que fuera el postre.

La segunda mañana
Una vez finalizado “Día perfecto”, comenzó un nuevo programa, todo renovado. Es la segunda mañana de “Desayunos informales”. Lo diferente es el nombre. Aquel era perfecto porque la perfección se basaba en la consolidación de la superficialidad. Era perfecto para los intereses de quienes lideran las economías del mundo, inclusive la uruguaya: los vendedores de productos que no sirven para nada. Se mantuvieron algunas caras, pero sobre toda las cosas, se mantuvo la ideología de la estupidez como base de un programa que no profundiza en nada, salvo en las cuestiones que ocurren en Twitter (no se pierda la mejor selección de comentarios en Twitter en la página 31 de Voces de hoy). Hacen un programa de televisión con el eje de las redes sociales, y en particular lo que producen en las redes sociales los famosos argentinos.  Hablar de esas banalidades es lo formal de nuestra televisión actual, siendo una repetición formal y ya, a pesar del corto tiempo, desgastada. Hacen un intento desmedido por reírse de Montelongo, un taxista interpretado por Marcel Keoroglian y se nota cuando se ríen fingido. Se nota cuando no tienen nada que aportar. Se nota cuando no hay ideas nuevas, porque en realidad tanto este programa de Canal 12 como los matinales de los otros canales, van rotando a los invitados y los temas en una calesita interminable de cosas viejas, desgastadas y formales.




domingo, 12 de julio de 2015

Martín Nessi, Presidente de la Junta Departamental de Montevideo: “No nos puede resbalar ver a alguien en la calle viviendo una situación jodida”


Por Matías Rótulo
En Semanario Voces 480 

De una larga militancia social, cultural y política, el fotógrafo Martín Nessi asume hoy como edil y Presidente de la Junta Departamental de Montevideo. Desde allí propone un ámbito de diálogo y considera que hace falta una renovación generacional en la política. 



¿De qué barrio sos? 
Ahora vivo en Tres Cruces, pero viví en Malvín Norte y La Unión. Pero me defino de La Unión.
¿Cuántos años tenés?  
34 años.
¿Te considerás un “político joven”?
Me considero un “hombre joven”. No soy un gurí. Creo que el ingreso a la política de generaciones más jóvenes es una tarea que debemos emprender desde la izquierda. Debe ser una visión estratégica para ir generando relevos. El equipo de trabajo en el cual estamos pensando para esta etapa está entre los 20 y los 25 años.  Desde mi experiencia, en las organizaciones que me ha tocado participar, a veces los jóvenes están quince años pagando derecho de piso y espero que eso no siga ocurriendo.
Hablamos de renovación, sin embargo asumirá Mariano Arana como edil…
¡Eso me parece espectacular! A la Junta, la presencia de Mariano, la jerarquiza. También jerarquiza a nuestra bancada. Es un compañero que no solamente ha sido intendente, sino que también fue ministro. Tiene una vasta carrera política y eso a los jóvenes nos enriquece. El problema no es que convivan dos generaciones, el problema es cuando vive una sola. En la Junta hay compañeros que son más jóvenes que yo, algunos que tienen la experiencia del anterior período. Está Cristina Fynn, en el periodo pasado fue  la Presidenta de la Agencia Nacional de Vivienda, y eso es de suma importancia para los temas relacionados con esa área.
¿Cuál fue tu trayecto político hasta llegar acá?
Yo me siento un militante. En 1998 empecé a militar en el MPP donde he desarrollado varias tareas: comisión de asuntos internacionales, estoy desde hace cuatro años en el Ejecutivo Departamental, soy miembro de la Dirección departamental y nacional. Participo en una agrupación de base llamado “Somos lo que somos” de Malvín Norte. Antes había militado a nivel social: en 1996 lo hice en el ámbito estudiantil, trabajé desde la militancia en instituciones sociales que buscaban generar medidas paliativas en épocas de crisis como las ollas populares, merenderos, clubes de trueques… Actualmente sigo trabajando en la militancia, en el escenario popular Molinos del Galgo (Timoteo Aparicio esquina Pan de Azúcar).

Ustedes no cobran sueldo pero reciben partidas de gastos…
Se cobran viáticos de uso de autos, acceso a prensa y gastos de secretaría... es lo básico para hacer una buena tarea.
¿Es necesario dejar de trabajar para hacer una buena tarea en  la Junta?
Para hacer la tarea con responsabilidad, hay que dedicarle mucho tiempo. Eso no quita que vos no puedas desarrollar otras tareas.

¿De qué trabajás?
Soy fotógrafo. Eso me permite cierta flexibilidad de horarios. Me siento en primer lugar un militante, y después un fotógrafo, tarea que disfruto mucho al hacerla más allá de lo económico.

¿Cómo ves la llegada de la Concertación a la Junta?
Es una nueva realidad que la Junta como institución va a tener que tener en cuenta. Lo que marcaron los votos, fue que el Partido Colorado  no tiene representación como lema. Hay cuatro ediles de la Concertación que responden al Partido Nacional y nueve que son propios del nuevo lema. Por suerte, Uruguay tiene una estructura fuerte de partidos, lo que hace que uno adquiera una disciplina y una formación a partir de la militancia.

¿Qué tipo de Presidente vas a ser?
Siempre estaré abierto al diálogo. La ciudadanía hace seis períodos que le da el respaldo al Frente Amplio y eso hay que escucharlo. Pero también le viene dando una parte de sus votos a otros partidos. En la realidad actual, ciertas obras de peso en la Intendencia requieren 21 votos en la junta, y el Frente Amplio tiene 18, lo que hace necesario un diálogo constante con la oposición. En el período anterior hubo un buen relacionamiento pero también estuvo el caso de la doble vía en Belloni donde se planteaba solicitar un préstamo al BID y la oposición dijo que no. Creo que fue un error porque se capitalizó lo político y no lo que la gente necesitaba.

¿Cuáles son las tres urgencias de Montevideo?
La primera es el Montevideo de la convivencia. Que el vecino tenga una comunidad para dialogar, para disfrutar. Hay que apostar a los espacios públicos y deportivos, a los espacios de acceso a la cultura. Ahora se da esta situación de la detención de la obra del Antel Arena y no es solamente un problema porque se venían cumpliendo los plazos, o porque hay fuentes de trabajo, sino que también es una obra en un punto de la ciudad en el cual se necesitaba. Los vecinos del barrio lo iban a utilizar y para nosotros eso es una inversión. La segunda es la de la vivienda y el de la infraestructura en general. Un barrio sin veredas no es un barrio democrático. Eso implica que la gente no se pueda sentar a disfrutar de su barrio, y se dan problemas de seguridad vial…
El tercer punto es la movilidad. Tenemos que revisar la situación del transporte público. Nos hemos manifestado siempre a favor del transporte público por encima del privado, que tu auto lo uses para salir a pasear, pero para eso tenemos que mejorar el transporte público. Se ha mejorado mucho el control de las unidades, y se creó el sistema de tarjetas para sacar boletos de una y dos horas, pero también sabemos que los recorridos son viejos y lentos…


Con Daniel Martínez hubo varias idas y vueltas: el pulgar para abajo en las elecciones pasadas, la composición del gabinete, entre otros temas. ¿Es apoyado totalmente por el MPP?
El apoyo a Daniel está más que descontado. El MPP siempre ha trabajado por el diálogo. Nosotros tenemos algunas ideas que no son compartidas por el resto del Frente Amplio, pero lo que nunca vamos a hacer ni por nosotros, ni por el Frente Amplio, ni por el ciudadano es relegar el debate. Siempre que entendamos que tenemos una idea buena la haremos llegar y la vamos a discutir. Así se ha formado históricamente el Frente Amplio. Ni bien pasó la elección, Lucía Topolanski le hizo llegar una carta a Daniel con nuestras propuestas. Pusimos a disposición a nuestros técnicos. Lo de la designación del gabinete lo hemos dialogado mucho y lo que quedó claro es que la ciudadanía entendió claramente que Daniel tenía que ser por amplia mayoría el intendente de Montevideo, y él tiene la potestad como tal de armar su gabinete. Que nosotros en algún momento hayamos dicho que tal vez el criterio nuestro hubiera sido otro, no fue más que eso. No hubo enojos ni nada de lo que trascendió. Daniel dio un mensaje previo a la elección sobre cómo iba a actuar él y después cumplió.

¿Y vos quién sos?

Soy un combatiente porque empecé a meterme en las luchas sociales, estudiantiles y de mi barrio porque vi la realidad que me rodeaba. Empecé a trabajar a los catorce años y algunas cosas las vi por la vía de los hechos. No tuve que agarrar un libro para enterarme de algunas situaciones de injusticia. Creo que las cosas se pueden cambiar apostando al amor bien entendido, que si alguien la está pasando mal, si vemos a alguien en la calle, viviendo una situación jodida no nos puede resbalar. A veces acá se dice que nos acostumbramos a ver algunas cosas que están mal y yo no me quiero acostumbrar a verlas.  

jueves, 9 de julio de 2015

Daniel Martínez fue bajado por segunda vez

ESA CAJA BOBA QUE NOS TRATA COMO IDIOTAS
Por Matías Rotulo 
En Semanario Voces 481 


Empieza el Himno Nacional en directo desde el Palacio Municipal. “Es el voto que el alma pronuuuuncia…” y justo ahí, encima de la pelada de Daniel, aparecen las nalgas de una bailarina de candombe. Alguien –el operador de la pantalla gigante- se da cuenta que mientras suena el Himno no pueden verse esas imágenes atrás, entonces desaparece la bailarina y queda una placa de la Intendencia.  
Era un día muy importante para los montevideanos: asumía el nuevo intendente. Había sido bajado en 2010, y esta vez no dio resultado el laxante que le pusieron en la sopa.
En “Buen Día Uruguay” (Canal 4) invitaron a Fernando Vilar para que comentara la bicicleteada de Daniel.  ¿A usted nunca le pasó de hablar con la televisión? En un momento me vi dialogando con Vilar sobre la suciedad de la ciudad y la culpa que tenemos los montevideanos por no cuidar dónde tiramos la basura. Hasta le di la razón. Cuándo me vi en esa situación, me encontré agitado, transpirado… Eso me pasaba sólo con Venus TV, pero ahora estaba Fernando en la pantalla. Cambié a Televisión Nacional de apuro y desesperado: dibujitos. Entonces seguí cambiando y llegué a TV Ciudad: ¡Alcahuetes! ¿Pasan la asunción del jefe?
Fui a Canal 10 donde hablaban de la bicicleteada. Probé en Canal 12: comentaban estupideces en el programa que ya no sale al aire, pero no es bueno patear en el suelo al cadáver de la perfección.
Volví a Canal 4. De hecho, transmitieron en vivo y en directo la pedaleada de Martínez rumbo a su nuevo trabajo. Ahí germinó el gran tema periodístico de la semana, que no fue alguno de los anuncios del nuevo intendente. Una movilera  se metió a hacer una entrevista a Martínez antes que la movilera de “Buen día Uruguay”, es decir, le ganó la nota. Daniel Martínez se sentiría Sophia Loren en el estreno de El puente de Cassandra con tanto periodista pidiendo por él. ¿Estaban compitiendo por el Pulitzer a la entrevista exclusiva a un futuro intendente de una ciudad pequeña y poco importante para el resto del mundo, vestido como hormiga atómica montando una bicicleta? La “ladrona de notas”  es una portadora de apellido que dijo en entrevistas dadas esta semana que no mira televisión, y por lo tanto sus genialidades no se las imita a nadie. ¿Por qué no intenta hacer alguna fórmula de las de Einstein?
La movilera se hace la graciosa por hacer el viejo truco de “me meto en todos lados como si fuera una gran hazaña” ¡Nunca hecho! Con la acreditación más efectiva que existe, después de la de tener una placa de policía o una túnica blanca de médico (que sólo sirve en caso de emergencias), cualquiera es audaz. Un micrófono y una cámara permiten un acceso que no convierte a nadie en héroe de la intromisión. Arriesgado fue lo del Chapo Guzmán. Muy arriesgado fue lo de Daniel Martínez metiéndosele a la Intendencia al MPP en las narices. Y más arriesgado fue lo que hizo Nin Novoa. Según contó a los medios, el canciller estuvo sentado en primera fila en la misa del Papa en Asunción. En la recepción que se le hizo a Francisco lo buscó unos segundos para darle la carta de invitación de Tabaré Vázquez. ¡Eso es arriesgado! Nin Novoa –según lo que contó-, se comportó como una fanática de Justin Bieber correteando en un hotel para llegar a su ídolo que estaba desayunando huevos y café. Hasta me lo imagino a Nin gritando  “Papa, Papa, soy yo el canciller de Uruguay” saltando entre la gente con la carta de Tabaré en la mano. ¡Eso es arriesgado!
Luego de seguirlo por toda la ciudad, Canal 4 comenzó a emitir el acto de traspaso de mando.  Todo terminó cuando finalizó el Himno. ¿Cuál es el sentido de transmitir el Himno? Vilar anunció una “transmisión especial” de Monte Carlo al respecto. Pero empezó “AM” y a Daniel Martínez le ganaron los músculos de un futbolista argentino, los senos de la modelo que piloteó el avión  y la separación de Tinelli.
Puse Canal 5… dibujitos. Los de TV Ciudad seguían al jefecito. Los de Canal 12 no tenían un móvil en la Intendencia pero sí tenían uno en el Aeropuerto porque llegaba Forlán. Mientras mostraban imágenes de la puerta “VIP”, una voz femenina gritaba desesperada y dando algo de vergüenza ajena: “¿Está Paz? ¿Está Paz?” Hasta entrevistaron al maletero que cargaba las valijas del futbolista. Y Canal 10… Canal 10 tampoco pasó mucho más que el Himno hasta que Ana Durán empezó a cocinar.
Mientras tanto, en algún lugar de la ciudad, asumía un nuevo intendente. 


lunes, 6 de julio de 2015

A 101 años del asesinato de Delmira Agustini

Delmira sin letras

Foto de Matías  Rótulo (marzo de 2012)

 La niña de las bellas letras uruguaya, Delmira Agustini tiene una piedra en homenaje al lado de la Rosaleda en el Prado montevideano, ahí en la avenida que lleva el nombre de la poeta. Pero hay un detalle, justo el nombre de la escritora, no tiene letras. Se lee "D l  i Agustini". Quién iba a decir que a Delmira le faltarían letras.