domingo, 14 de junio de 2009

"Miré a un costado y tenía a Mateo tocando"

ALBERTO WOLF. EL LÍDER DE LOS TERAPEUTAS HABLA DEL ROCK, SU MÚSICA Y SU VIDA


"Soy así y sí, me han dicho que soy raro", aseguró "Mandrake".

Por Matías Rótulo para LA REPUBLICA

Domingo, 12 de octubre, 2008 - AÑO 10 - Nro.305
Amor profundo. "Ese es un tema de la gente".
Amor profundo. "Ese es un tema de la gente".
Muy crítico. "La muerte en sí, es un gran negocio".
Muy crítico. "La muerte en sí, es un gran negocio".

Alberto Wolf y su mítica banda "Los Terapeutas" están por editar un nuevo disco. Será el octavo trabajo de la banda en 24 años de carrera. Entre la grabación, Wolf se hizo un espacio para dialogar con LA REPUBLICA, sobre su vida, proyectos, y la música.

"Mandrake", tal como se lo conoce a Alberto Wolf, dejó antes el estudio donde está terminando su nuevo disco. "Todo bien, es un proceso que lleva tiempo y desgasta" cuenta antes de comenzar la entrevista, mientras caminábamos por las desoladas Río Branco y Paraguay, una noche fría de jueves. Luego de un trayecto de cinco cuadras buscando un boliche para conversar, y tras salir del mítico Sondor, en una pizzería de la avenida 18 de Julio, hicimos esta entrevista. Una charla de noche, con fainá y cerveza de por medio, para la sobremesa de este domingo, con un músico de larga historia en el sonido del rock nacional.

EL COMPOSITOR DE CANCIONES

Wolf, por su apariencia de pelo largo y barba también de gran extensión, no pasa desapercibido para nadie "Yo que sé, soy así y si me han dicho que soy raro, pero hago música" explica. Lo más importante, y lo que nos convoca a entrevistarlo es su arte, esa música que lo hace estar todo el día dentro del estudio preparando su próximo trabajo. "Ya lo estamos por terminar, nos queda agregar algunas pocas cosas" dice. Esa música, con notorias variantes pero siempre con su estilo, la viene haciendo desde 1984, cuando grabó, junto con la mítica banda el "Cuarteto de Nos" un disco editado por Ayuí que compartía el registro musical de ambos.

¿Cuanto años de música tenés encima?

Y unos 25 años ya. Tal vez más. Empecé a los 18 años, así que sacá la cuenta.

¿Y como te iniciaste en la música?

Y empecé de chico. Fui armando bandas, hasta que un día me dijeron de grabar un disco. Eso fue en el año 1984 con el Cuarteto de Nos.

¿Desde que hacés música sólo vivís de eso?

s No. Comencé a vivir de la música desde los 28 años. Antes fui mandadero, trabajé en una imprenta, laburé en una disquería, hice varias cosas. Hoy vivo de la música en sí. Doy clases de guitarra, toco, cobro los derechos de autor...

Ahora estás grabando un nuevo disco, ¿Cuántos tenés en total?

Este que estoy grabando es el octavo.

¿Por qué si tu primer disco fue en el año 1984, en 24 años sólo grabaste ocho discos?

Hubo un problema bárbaro en una época entre 1993 y 1997. Esa década fue muy difícil. Se había fundido el Palacio de la Música, y no teníamos muchos sellos para grabar. Tal vez fue una actitud mía, un poco pedante o no sé como llamarla, ya que yo quería que me vinieran a buscar para grabar. Me costó mucho grabar el disco "Nada de Cosas Raras" (1997), fue un parto y estuve a punto de dejar la música por eso. Ese disco es el que tiene el tema "Amor Profundo" por ejemplo. Después de ahí con los discos que le siguieron ("Amor en lo Alto", y "Hay Cosas que no importan") fue todo mucho más sencillo.

¿Como te va en el exterior? Hay bandas uruguayas que afuera, sobre todo en Buenos Aires tienen mucho más éxito que hoy acá?

Yo estoy haciendo una especie de "invasión" en Buenos Aires.

LA VIDA DEL COMPOSITOR

De poética barrial y rock and roll fusionado con sonidos típicos de nuestro país, Wolf con su voz que parece siempre desgastada, ha compuesto de las melodías y letras más conocidas de nuestro cancionero. "Amor Profundo", es una de ellas, tema que popularizó Jaime Ross.

¿Como compositor cómo te definís? Vos utilizas un lenguaje barrial, pero por momentos podes jugar mucho con las metáforas en tus letras, que tal vez muestran tu lado poético.

Bueno, lo que pasa es que yo no soy ni poeta ni músico, soy un compositor de canciones y eso es un género específico. Un músico es un músico de jazz o de folklore. Hay músicos que no necesitan agregarle letra a lo que tocan, porque van a un grado más profundo de la música. Después está el mundo de las canciones que se nutren de dos mundos y ahí me pongo yo. La poesía es otra cosa para mi gusto. Yo cuando hablo de mis canciones no hablo de "texto", hablo de "letras". La canción en sí se está nutriendo constantemente de la música y de la letra, y una cosa se complementa de la otra: el sonido con el sentido de la palabra cantada, la estructura de la letra y de la música.

En tu último disco ("Hay Cosas que no Importan"), le dedicás una canción a la calle Nimes, en el Buceo, allí vivías hasta hace poco tiempo.

Es que te puede inspirar muchas cosas, un paisaje o algo así. Esa calle es un lugar hermoso para vivir, ese barrio es muy lindo.

¿Cómo surge la composición de una canción?

Yo empiezo siempre por la música y siempre surge alguna palabra o algo que te inspira. Siempre con la guitarrita sale algo.

¿Y dentro de este papel de compositor de canciones, te sentís dentro del rock and roll?

Básicamente todo lo que yo escuché en mi adolescencia era rock. Lo que pasa es que en Uruguay conviven ritmos que no pueden ser definidos como rock, pero que son rock. Para mí la murga, si hablamos de una cuestión de la actitud de la murga, es rock. También la actitud del candombe y si a eso lo juntas con el rock, yo hago rock, porque fusiono todo eso. Pero la verdad es que mi influencia viene por el lado del jazz.

Compusiste, cantaste, tocaste y grabaste "Amor Profundo" (disco: "Nada de Cosas Raras") pero la gente lo identifica a partir de la interpretación de Jaime Ross (Disco: "Contraseña"). ¿Vos cuando lo escuchás por Jaime, sentís que es tuya esa canción, o te pasa como al resto que pensamos que es de él?

Lo que pasa es que esa canción ya no me pertenece. Ese es un tema de la gente

Además se popularizó en Carnaval por la murga "Cotrafarsa" que la utilizó un año en su presentación.

Sí, pero la primer murga que utilizó esa canción fue "La Gran Siete", que es una murga muy amiga mía, que la cantó en la retirada de 1996. La cantaron antes que saliera mi disco, y luego de salir el disco llegó el de Jaime. En realidad es para mí un honor que la cante Jaime, por lo que significa como músico.

MATEO Y WOLF

Eduardo Mateo es considerado por una gran parte de los músicos del Río de la Plata, como uno de los grandes maestros del Siglo XX. Alberto Wolf lo menciona como referente y amigo.

¿Algún recuerdo de un toque memorable?

Una vez que me emocioné mucho fue cuando toqué con Eduardo Mateo. Miré para el costado y lo tenía a Mateo tocando conmigo en un escenario. Ese fue un momento en el que no podía creer que lo tenía tocando al lado mío.

¿El es un referente en tu música?

Sí, claro. También Urbano (Moraes), los Fatorusso, Rada (Ruben), Jaime (Ross)...

Se dice, popularmente, que el final de la vida de Mateo no fue la mejor, que murió solo y sin reconocimiento.

El no se murió solo. El tenía a su mujer... Estaba tocando justo con Los Terapeutas una noche y se sintió mal. Lo llevamos al Hospital de Clínicas y después murió. El tenía cáncer y hay un momento en el que no se puede hacer mucho más. ¿La vida de Mateo fue dura? Sí, fue dura. Es verdad que en una época la pasó muy brava.

Te dije que es lo que se comenta popularmente, pero vos estuviste al lado de él...

A mi me parece que es muy atrevida esa gente que dice muchas cosas de Mateo, y me parece que, en realidad, no lo conocían bien. Mucha gente habla de Mateo hoy, pero cuando estaba vivo no le dieron bola.

Pero es algo que se dice sobre algunos artistas uruguayos que murieron y sobre su supuesta soledad...

Es que la muerte en sí, es un gran negocio.