lunes, 10 de agosto de 2009

Director de escuela debió pedirle disculpas a niños por insultarlos


DENUNCIA. PADRES PODRÍAN PRESENTARLA A PRIMARIA; NIÑOS QUEDARON EN MEDIO DE UNA DISCUSIÓN

LA REPUBLICA recibió la denuncia de la madre de un niño que asiste a una escuela pública de Montevideo sobre supuestos "malos tratos" de un director hacia los alumnos. La madre explicó que el docente "les habló mal" y a su hijo le dijo "mongólico' y 'mamón".

Por Matías Rótulo para el diario LA REPUBLICA / 10-09-09

Según supo LA REPUBLICA, el motivo del enojo del director de una escuela de la zona Este de la capital (ver recuadro que explica los motivos para no nombrar el centro) fue que los niños de quinto año habrían roto una mesa. La denuncia telefónica efectuada por la madre de un niño afirmaba que toda una clase recibió, en la tarde de jueves, "malos tratos" por parte del director escolar. La madre explicó que el director "le habló mal a los niños" y a su hijo, que está en quinto año, le dijo "mongólico" y "mamón". De eso "dan fe la maestra y los alumnos" y es algo que "se ha reiterado", explicaron los denunciantes. Agregaron que "el director dijo que a veces les llama 'orejas de burro', pero nunca 'mamón'".

LA REPUBLICA se comunicó con el consejero de Primaria, Oscar Gómez, quien dijo desconocer el hecho. Los padres informaron, en su denuncia telefónica, que aún no habían realizado la denuncia formal a Primaria. Gómez solicitó poder comunicarse con los padres y con el permiso de ellos LA REPUBLICA le facilitó el contacto al jerarca. El consejero explicó posteriormente que Primaria se puso a las órdenes de los padres para poder solucionar la situación.

La maestra a cargo del grupo, según los padres, dijo ser testigo del hecho y confirmó la versión de los niños. Estos explicaron que el director llegó "enfurecido" y que "los insultó", lo que motivó el reclamo. "No es un solo niño sino toda la clase la que da la misma versión", explicó la madre consultada, de nombre Claudia.

DISCULPAS

El viernes, el director del centro educativo fue aguardado a la entrada por cuatro padres para que diera las explicaciones del caso. "El dijo que podía haber estado molesto y que les pudo haber dicho algunas cosas, pero negó que le hubiera dicho 'mamón' a un niño", dijeron los adultos.

Tras dialogar varios minutos en la dirección, a pedido de los padres, el director accedió a concurrir a la clase a pedirle disculpas a los niños, al reconocer el hecho. Según narraron los padres, se le pidió al director autorización para estar presente cuando este se disculpara, a lo que en principio el docente se negó. Sin embargo, tras la "amenaza" de que lo denunciarían, aceptó.

Otras fuentes escolares explicaron que en ese momento "se dio una situación muy difícil para los niños, pues los padres, ya en la clase con el director, la maestra y los alumnos, hicieron que los niños se enfrentaran a su director" al pedirles "que acusaran al docente y repitieran lo que les había dicho el día anterior".

A su vez, si bien el director pidió disculpas en la clase, los padres a pesar de haber acordado no intervenir frente al director y los alumnos intentaron que el docente reconociera haberle dicho "mamón" a un estudiante, repitiendo la palabra frente a los niños y generando un clima incómodo en el aula.

El accionar del director, "de haber sido así, no es bueno", dijo el consejero Gómez, quien agregó que en caso de que se presente una denuncia, la misma se investigará. Añadió que el hecho "no es justificable, pero también se debe entender que un día malo lo tenemos todos".

Los padres denunciantes evaluaban si tomarían otras acciones contra el director.

La escuela anónima

Los hechos de violencia que generalmente los medios informamos en centros educativos son aquellos que involucran a estudiantes adolescentes y preferentemente de contextos vulnerables. Muy pocas veces se dan a conocer hechos de violencia de docentes a estudiantes.

Al momento de la denuncia telefónica realizada por los padres a LA REPUBLICA, se les explicó que para no comprometer a los niños, quienes son los más indefensos en estos casos, y no estigmatizar al centro de estudios (además de que no se contaba con una denuncia formal ni la plena confirmación del hecho, mas que la denuncia de los padres basados en los dichos de sus hijos), preferíamos no divulgar el nombre de la institución. También se reserva la identidad del docente, al carecer de una denuncia oficial.

Los padres ofrecieron que se les hiciera reportajes a los niños, algo que también pondría en una situación de vulnerabilidad a los alumnos. A su vez, como se llegó a un acuerdo entre los padres y el director, con la intervención de las autoridades de Primaria, se prefirió esperar a conocer el rumbo que tomaría el caso en el futuro, antes de divulgar el nombre del docente. Los niños involucrados, que denuncian haber sido maltratados por un adulto con autoridad, aguardan, como verdaderos afectados de todo este asunto, que este tipo de casos no se reitere en ningún ámbito.