domingo, 23 de mayo de 2010

Charly en Guadalajara - ¿Y Uruguay?


charlygarcia.blogspot.com -

El foro donde se anuncia a Charly García en Guadalajara (Jalisco, México) tiene capacidad para 3 mil personas: El Teatro Estudio Cavaret. A 600 kms al occidente del Distrito Federal mexicano. Una de las plazas cada vez más atractiva para la proyección del rock argentino en México.

A una semana del regreso a este país: Hay poca prensa para Charly (a excepción de algunos pocos y entre los que me cuento), las confirmaciones no han sido fehacientes por parte de los organizadores, un par de emisoras FM preanuncian la presentación de “El concierto subacuático”, no hay datos claros donde comprar las anticipadas (el costo es de 80 dólares).

Lo anecdótico es que se realizaron campañas de cartelería pública un mes antes. La imágen de los “espectaculares” lo mostraban compartiendo cartel con el anuncio de la fecha de Arjona (16 de mayo) en otro foro (qué pensará Paéz de este hecho) luego de la fecha del trovador guatemalteco los retiraron. Pero ésta estrategia de mercado, se devela cuando Impro, la empresa que administra el foro, prefiere manejar la fecha así, como si fuera un “íntimo”.

Algunos periodistas manifiestan “ojalá le den todo lo que pida”, pero a la luz de los hechos recientes, García está en otra etapa de madurez en su prolífica carrera, tiene mucho para dar.

Sucede que Charly es un artista de culto entre sus fans aquí en Guadalajara, los mismos que en el 2002 vieron como se “desvanecía” la gira que iba a darle el rodaje necesario con el gran público mexicano y comprendía esta ciudad.
Han pasado 8 años desde aquel momento y Guadalajara se presenta como una plaza atractiva para los artistas alternativos en el mismo idioma. Representa un conglomerado de 5 municipos en el que habitan 7 millones de personas.

El poder de la cercanía y la calidad artística de la banda que lo acompaña amerita mucho respeto y así está planteada la situación, pero en contradicción, a una semana del show, las expectativas han sido mesuradas en los medios de México. Una especie de “ver para creer”.