domingo, 31 de octubre de 2010

La listortización de la tinelización

ESA CAJA BOBA QUE NOS TRATA COMO IDIOTAS

Si en los años noventa teníamos el fenómeno de la “tinelización” de la televisión, en los últimos tiempos entramos en un período que me gustaría denominar la “listortización” de la tinelización, que sería lo mismo a la “listortización” de la televisión.


Por Matías Rótulo

La “listortización” refiere al apellido de uno de los empleados que venera, alcahuetea, y adula a su jefe. José María Listorti ocupaba un papel de “alcahuete” en “las joditas para Tinelli”, pero como la vida es una joda, salvo cuando la joda se nos va de las manos, Listorti pasó a conducir un programa de televisión llamado "Este es el Show"

(un programa que habla del programa de Tinelli, entrevista a Tinelli, defiende a Tinelli, y sirve de punto de partida de la listortización de la televisión, pues es un programa de Tinelli). A partir de esta acción nada inocente, Listorti y los suyos (todos aquellos que trabajan con Tinelli o los que no trabajan con él, pero que igual lo veneran), se defiende el actuar de Tinelli y sus cómplices. Se solapan las acciones que siempre tienen un punto de partida y de llegada llamada “la diversión”. A modo de ejemplo, Tinelli en nombre de la diversión lanza un tema en su programa que genera una gran pelea entre un jurado y un participante del desvirtuado concurso de baile dónde, entre otros, (y en nombre de la diversión) participan hijos de jurados, novios/as de jurados, ex novios de jurados, contratados por los jurados, y enemigos de jurados. En el fondo del concurso, generalmente hay niños que palpitan por los participantes que los representan y de ellos depende que se cumpla o no un sueño que siempre tiene que ver con una necesidad para mejorar la calidad de vida de alguien. Pero en nombre de la diversión, Tinelli logra un primer enfrentamiento que casi siempre termina con las personas gritándose, e insultándose. Fíjense que tanto la pelea, como la posible consecuencia de la pelea, es decir que un jurado ponga una mala nota a un participante y que eso determine que en alguna parte una persona piense que no se le va a cumplir un sueño (puede ser un niño discapacitado por ejemplo), lo podríamos justificar desde la “listortización” de la televisión en nombre de “el entretenimiento”.

Esto es: "las situaciones de violencia en la televisión, los insultos, la posibilidad de no concretarse un sueño, los juicios de valor, los juicios penales, son generados por Tinelli, porque Tinelli tiene esa respetada cualidad de percibir dónde está el entretenimiento, ese puntito de rating que lo hace a Tinelli priorizar la miseria humana por encima de la solidaridad humana.

Sueños cumplidos

Tinelli nos divierte y “genera situaciones de humor” que casi siempre terminan en riñas y que al otro día significarán profundas caras de preocupación y reflexiones contra la violencia en el programa de Listorti con Listorti siempre sacándo algún punto humano de Tinelli frente a tanta irracionalidad. Los partipantes dicen que no le importan ni pelearse con el jurado (peleas generadas por el propio Tinelli), ni quedar fuera del concurso (seguramente como consecuencia de las peleas que generó Tinelli y que en venganza por parte de aquellos que ejercen el poder, es decir el jurado, determinará un bajo puntaje), pues ya tienen asegurado el cumplimiento del sueño, tal como dicen. Productores y Tinelli, funcionan como un mecanismo perfecto de manipulación que siempre es representado por lo ya dicho: Tinelli genera espacios de humor y es un gran showman, y los productores que manipulan (un tal "Chato" Prada y Federico Jope que tienen más fama que muchos participantes), son acusados sin quererlo por los propios participantes en los distintos programas que hablan de todo lo malo, pero sin olvidarse de lo bueno que es Tinelli. Los participantes, sin querer acusan a Prada y Jope de acciones tales como hacer que una persona esté justo en la sala de control del programa para que pueda cruzarse con su más temible enemigo. Después, cuando reflexionan sobre la "manipulación" y entienden que aquello (estar en el control), que los llevó a pelearse hasta las lágrimas con su ex pareja, no fue la manipulación de los productores, sino que "esto es un show", pues "la vida es un show". Otro ejemplo del show es cuando un participante o jurado se pelea con otro. Tras llamar Moria Casán "burro" a un participante, vuelve a accionar la listortización ya que la justificación del insulto es que "Moria tiene mucho humor, y habla desde el humor", así como Tinelli desde el humor se permite tocarle el seno a una participante. Volviendo a Tinelli, hace dos semanas generó una situación (desde el humor), entre dos participantes que fueron pareja, logrando que uno acusara a golpeador al otro. En un primer momento, Tinelli dijo que “cada uno puede decir lo que quiera y acá defendemos que cada uno se exprese libremente”. ¿En vez de darle el Nóbel al chino preso, por qué no piensan de una buena vez en Tinelli?

Tinelli puede tocarle los senos a una mujer, abrazarla “simpáticamente” haciendo movimientos sexuales, generar situaciones violentas, permite el irrespetuoso trato entre personas en su programa, y ya no tememos que la tinelización de la tele (porque más aquí en Uruguay repiten en la televisión aquellas cosas que vemos y consideramos “divertidas” de Tinelli), sino que a partir de ahora todo se justifica en el nombre del “humor” y la “diversión”.


Publicado en el Semanario Voces el 21 de octubre de 2010