domingo, 3 de abril de 2011

INAU busca que infractores asuman culpas poniéndose del lado de víctimas


Recorrida. Las autoridades del INAU mostraron el centro para infractores que abrirá hoy.El Instituto del Niño y el Adolescente del Uruguay (INAU) abrió un centro con 32 plazas para adolescentes infractores. A su vez se busca cambiar la orientación educativa para la rehabilitación de los adolescentes, en procura de que se hagan responsables de sus propias culpas poniéndose del lado de las víctimas.

Por Matías Rótulo

El INAU se propone cumplir con dos mandatos legales: contener a los adolescentes privados de libertad derivados desde la Justicia competente y rehabilitarlos en un marco de respeto de sus derechos. Para el primer caso, las autoridades aseguraron que se están mejorando las plazas para casi 370 adolescentes infractores privados de su libertad.

Por otro lado, procura que la rehabilitación también sea cumplida, lo cual requiere asegurar las mejores condiciones de habitabilidad y desarrollar programas adecuados a las necesidades de los adolescentes.

El INAU intenta que éstos "asuman su responsabilidad, además de ser privados de su libertad; que se pongan en el lugar de la víctima", explicó ayer el presidente del INAU, Javier Salsamendi, durante la inauguración de 32 nuevos módulos del hogar de General Flores y Bulevar Artigas.

El ex Hogar Desafío abrió las puertas ayer a la prensa para mostrar a la población las condiciones en las que vivirán, en rehabilitación, los adolescentes infractores enviados por la Justicia. Entre las preguntas que predominaron sobre la seguridad del lugar y la posibilidad de que los adolescentes se fuguen, el presidente del INAU respondió a los periodistas que "esta inauguración nos va a permitir generar mejores condiciones desde el punto de vista socioeducativo en cuanto a la habitabilidad" y "cerrar parcialmente el Centro de Ingreso Transitorio, que no estaba en las mejores condiciones".

"Vamos a tener una sala de informática, aulas para que los adolescentes estudien y espacios para que ellos se comuniquen y cumplan con ese proceso de la rehabilitación que es la socialización" destacó el jerarca. El nuevo centro, tendrá además personal multidisciplinario que atenderán las necesidades de los adolescentes.

DERECHOS Y OBLIGACIONES

Ayer la zona donde habitarán los adolescentes estaba vacía, salvo por las dos camas cuchetas en cada una de las habitaciones, ya con las ropas y almohadas, y las autoridades del INAU, algunos funcionarios y periodistas que visitaron el centro. Afuera, algunos vecinos se quejaron por la presencia próxima de los adolescentes infractores.

Salsamendi aseguró ayer que están dadas las garantías de seguridad. Las puertas verdes, las rejas blancas entre medio y la luz que entraba por la ventana de la calurosa tarde otoñal hoy recibirán a 32 adolescentes infractores, 20 del Hogar Puertas y 12 del Centro de Ingreso Transitorio.

El INAU recibió informes internacionales en los últimos años que denunciaban las condiciones en detrimento de los derechos de los adolescentes privados de libertad en la Colonia Berro. Ayer Salsamendi guió a los periodistas por las instalaciones del nuevo hogar. Un largo pasillo distribuye las puertas de los distintos habitáculos donde vivirán los adolescentes, cuatro por dormitorio.

Cuando se plantea la necesidad de bajar la edad de imputabilidad, se informa, de hecho, que no hay un sistema penal juvenil. Sin embargo, desde los 13 años de edad, el Código de la Niñez establece la responsabilidad penal de las personas que delinquen: otra muestra de la obligación que tiene el INAU al rehabilitar a los menores de 18 años infractores.

La normativa internacional en cuanto a derechos de niños, niñas y adolescentes establece como prioritaria la obligación de los adultos de educar, dar contención, asegurar una identidad, acceso a la salud, etcétera, a todos los niños sin distinción. En el caso de los adolescentes en conflicto con la Ley, las instituciones tutoras deben hacerse cargo de asegurar estos derechos.

"Garantizamos, en la medida de lo posible, que no se fuguen los adolescentes, y la prueba está en que ha descendido el caudal de fugas, tal como lo hemos informado oportunamente al Poder Ejecutivo y Judicial", explicó Salsamendi. De todas formas, el descenso de las fugas "ha repercutido en la disponibilidad de plazas que tenemos para los muchachos", advirtió.

CREACIÓN EN ESPERA

El INAU espera que se avance en cuanto a la autonomía de un sistema de rehabilitación adolescente. "Estamos aguardando el planteo de reforma absoluta de la gestión, de autonomización de este sistema y de la creación del instituto de responsabilidad penal adolescente", indicó Salsamendi.

Según el presidente del directorio de la institución que hasta el momento es la encargada de la rehabilitación y contención de los adolescentes infractores derivados desde la Justicia, están esperando "ansiosamente que el Parlamento apruebe el proyecto de ley que tiene a estudio para encaminar la nueva institución".

Salsamendi dijo que el sistema de seguridad del nuevo hogar se basa tanto en la seguridad interna como en la externa a la institución. "Esto nos ha garantizado no haber tenido fugas en los últimos dos años, lo que significa que este sistema nos da resultado", aseguró.

Las autoridades no quisieron dar más detalles ni sobre el sistema de seguridad, ni sobre el traslado de los adolescentes en el día de hoy para prevenir inconvenientes.

Módulos "no son latas"


Las fotos que tomó una funcionaria del INAU de los módulos que se utilizarán provisoriamente para que sean alojados adolescentes infractores generaron una gran polémica y críticas a la gestión del actual directorio de la institución.

Las denuncias que surgieron se basaron en la falta de ventanas y de entrada de aire en ellos. Salsamendi se refirió ayer al tema.

Explicó que le sorprende que la gente "recién se entere" de la incorporación de estos módulos, ya que la noticia se anunció el año pasado, señaló.

"Los mostramos públicamente y anunciamos también que eran provisorios, dada la posibilidad de reparar lugares completamente inadecuados tanto para la habitabilidad como para la seguridad", afirmó.

Aclaró que los módulos se alquilan, por lo cual "serán transitorios", ya que "están asegurados por el tiempo de alquiler".

"Actualmente estamos realizando los trabajos para que esos módulos estén en funcionamiento más adelante", indicó.

Para Salsamendi "es necesario tener el número de plazas adecuado para dar cumplimiento a lo que se nos mandata desde el Poder Judicial".

Dijo que la comparación de los módulos que alquiló el INAU con las llamadas "latas" del Penal de Libertad "responde a un absoluto desconocimiento, o una evidente mala fe", ya que ­aseguró- "no tienen absolutamente nada que ver".

Publicado en La República el 1 de abril de 2011.