viernes, 3 de agosto de 2012

La Biblioteca en ruinas

Por Matías Rótulo

He aquí la Biblioteca en ruinas. Así se llamó un estudio cultural realizado por el actual director de cultura del Ministerio de Educación, Hugo Achugar. Esta mañana, en la Biblioteca Nacional (según narra El Observador en su portal web, hubo disturbios en el recinto. Por eso, les dejo la crónica de El  Observador, alternada con palabras de José Artigas y Dámaso Antonio Larrañaga en el momento de la inaguración de la biblioteca pública.  

"Empujones e insultos se registraron este viernes por la mañana en el acceso a la Biblioteca Nacional entre los funcionarios que querían ingresar al local y los que decidieron ocupar el edificio en el marco de la serie de medidas sindicales que se realizan por estos días" (El Observador).

"...yo jamás dejaría de poner el sello de mi aprobación a cualquier obra que en su objetivo llevase esculpido el título de la pública felicidad. Conozco las ventajas de una biblioteca pública y espero que V.S. cooperará con el esfuerzo e influjo a perfeccionarla coadyuvando los heroicos esfuerzos de tan virtuosos ciudadano..." (José Artigas)


"Cuando Liscano y un grupo de siete funcionarios –según informó Carve- fueron a ingresar al local se generó la tensión con unos 30 o 40 empelados agremiados que ya habían ocupado y que se encontraban repartidos dentro y fuera del edificio" (El Observador)

"...y su esperanza de que el Cabildo continuará con cuanto Ud. juzgue necesario para su mejor adorno y pronto arreglo." (José Artigas)


"Entre canticos de “se escucha, se escucha, arriba los que luchan”, y estallidos de fuegos artificiales, hubo empujones y epítetos. Un empleado que pretendía ingresar al local fue tomado de su bufanda y empujado, y en respuesta propinó golpes con su paraguas, relató radio Carve" (El Observador) 

"Una biblioteca no es otra cosa que un domicilio o ilustre asamblea en que se reúnen, como de asiento, todos los más sublimes ingenios del orbe literario o por mejor decir, el foco en que se reconcentran las luces más brillantes que se han esparcido por los sabios de todos los países y de todos los tiempos. Estas luces son las que el ilustrado y el Gobierno vienen a hacer comunes a sus conciudadanos." (Dámaso Antonio Larrañaga) 


“Esperemos que esto se produzca con tranquilidad y creemos que hay que reflexionar sobre estas situaciones que no ayudan a nadie” (Eduardo Brenta, ministro de Trabajo en El Observador)


"Sean los orientales tan ilustrados como valientes". (José Artigas)