viernes, 8 de mayo de 2015

Un abuso de polémica



INMORAL PARA TELECTUALES
MATÍAS RÓTULO 

Al inmoral pero telectual, mamífero pensante uruguayo, especie única encontrada en estas tierras, le gusta taparse los ojos para quedar ciego frente a los problemas. 
Una niña fue abusada sexualmente y quedó embarazada. ¿Qué tema fue el que el Inmoral pero telectual decidió dotar del grado de "polémica"? La interrupción de su embarazo. 
Léase que en Uruguay fue al mismo nivel, denominado "polémica" los siguientes hechos: 
1. un senador diciéndole ladrones a unos inspectores de tránsito (inmoral y telectuales odiados por los demás inmorales y telectuales) por ponerle una multa
2. la pelea entre un técnico de fútbol, unos hinchas y un guardía de seguridad. 
3. Un político que le habría dicho sucia a otra política. 
4. Si un liceo público, cuya función es educar, debe o no darle de comer a los estudiantes. 
5. Si el político representante de la institución Iglesia Católica (institución de dudosa reputación), el señor Cardenal, tiene o no derecho a meterse en la educación laica uruguaya, en particular en la educación sexual. Absurdo. 

Entonces, el mismo título mediático (los medios son la sede preferida para que los inmorales pero telectuales se refugien de su miseria), decía, el mismo título mediático de "polémica", se planteó en las cinco anteriores estupideces, al igual que en el problema más grave que Uruguay ha sabido. 
¿Cuál es la polémica? Todo lo que los expertos y no expertos, políticos y ni políticos, generadores de opinión para el inmoral telectual medio uruguayo, han discutido por los medios de comunicación. 
Esa fue la polémica presentada por radios, televisoras y prensa escrita y digital. 

¿Pero cuál es la verdadera polémica?
La voy a dividir en dos: la polémica de los derechos vulnerados en Uruguay de niños, niñas y adolescentes que a casi nadie se le ocurre discutir, salvo cuando hay un hecho como el ocurrido, aunque todo se desvía en las objeciones de conciencias médicas o políticas y/u religiosas. 
La segunda cuestión, es que la verdadera polémica es cómo el inmoral pero telectual mira para el costado a la hora de discutir derechos. El uruguayo considera que el foco de atención está en si los doctores aceptan o no hacer un aborto, si el juez decide o no hacer un aborto, pero poco se piensa en el abuso en sí, en esa niña, en el niño que lleva en su vientre. El inmoral pero telectual sabe bien que de ponerse a pensar en eso, debería cuestionarse muchas cosas que prefiere no mirar. 

Una última cosa: ¿El Cardenal que dice al respecto?