jueves, 3 de marzo de 2016

“Uruguay se conformó como nación a partir del deporte a falta de eventos épicos históricos”




por matías rótulo, en Voces 507
 

Frenteamplista, deportista y obsesivo en su trabajo, Daniel Daners ha participado desde 2008 en las políticas de Estado en cuanto al deporte nacional. Es optimista sobre la realización del mundial 2030 aunque afirma que la única forma de hacerlo es junto a Argentina. 



¿Cuál es tu nombre y apellido completo?
Daniel Federico Daners Chao.

¿De qué barrio sos?
De Pocitos.

¿Siempre viviste ahí?
Por un par de años me mudé al Buceo, pero como el estudio de mi viejo donde yo trabajaba estaba en Pocitos seguía yendo al barrio.

¿Estás con la paranoia del Dengue?
No suelo ser demasiado paranoico con los temas de salud.

¿Qué función desempeñás en la Secretaría Nacional del Deporte?
Fui a lo que era la Dirección Nacional de Deporte en el año 2008 como asesor de infraestructura. En ese momento estábamos recibiendo un importante aporte impositivo y Fernando Cáceres (director por ese entonces) me pidió que lo ayudara en el plan de obras al cual se iba a destinar dicho dinero. En el período pasado fui director de infraestructura y en este gobierno se volvieron a equivocar y me volvieron a llamar (risas). Hoy me ocupo de toda el área de soporte administrativo de la Secretaría Nacional del Deportes y aporto mi experiencia de los anteriores dos períodos al ser el único que se mantiene.

¿Cuáles son las tres “ideas fuerza” en cuanto a las políticas de deporte de este gobierno?
Hay una continuidad en las políticas macro deportivas a lo largo de cada uno de los tres períodos y eso es un diferencial con respecto a otros gobiernos porque se ha jerarquizado al deporte como política de Estado. No me animo a decirlo terminantemente, pero creo que Tabaré es el primer presidente en la historia del Uruguay que en su discurso de asunción mencionó al deporte.
Eso se refleja en la jerarquización de la Secretaría, creándola y separándola del Ministerio de Turismo, que si bien tienen puntos en común con esta secretaría de Estado, son muy diferentes en sus cometidos. Esta separación se vio reflejada en una mejor articulación con todo el Estado y en una mayor descentralización como lo hemos visto en 2005 cuando apostamos a la gestión de los gobiernos locales de las plazas de deportes.

¿Fumás?
No.

¿Las medidas contra el tabaco repercutieron en la mejora de la calidad de vida de los uruguayos?
Creo que sí. Pienso que a los fumadores lo habrá ayudado, pero particularmente ayudó a los no fumadores. Era muy molesto estar en un lugar donde todos fumabas y vos no.

¿Habría que promover restricciones a las bebidas alcohólicas? Se planteó desde diferentes ámbitos la separación de las bebidas alcohólicas de los eventos deportivos...
Yo no soy amigo de las restricciones. Prefiero plantear el tema desde la construcción y la acumulación y no desde la restricción y la negación. Lo que hay que privilegiar son los mensajes, los patrocinios, la presencia comercial que propongan hábitos saludables. En nuestras actividades, las que organizamos nosotros, no están presentes las bebidas alcohólicas o el tabaco, pero no por un tema de restricción sino por acciones concretas de acuerdo a las construcciones de una cultura de vida saludable.

¿Qué papel ocupa el deporte en tu vida?
No me recuerdo sin hacer deporte. Empecé a nadar de muy chico en el Club Banco República pero también hice todos los deportes que había. Comencé a competir de muy chico y sin mucho suceso en tenis, paleta, atletismo, tenis de mesa, fútbol de salón... era menos malo en la natación y fue lo que practiqué en serio. En 1980, a iniciativa de mi padre que era dirigente del Club Banco República, se volvió a jugar después de algunos años al waterpolo y en 1981 comencé a jugarlo y a ese deporte fue al cual me dediqué posteriormente. Cuando dejé de jugar waterpolo, trabajé en las formativas de Biguá y posteriormente dirigí primera y las juveniles en el Club Banco República. Fui seleccionador de juveniles y asistente de dirección en primera. Uruguay necesitaba tener un árbitro internacional y me inicié en el arbitraje, le tomé el gusto y desde hace seis años soy árbitro internacional.

¿Qué te parece la asignación del nuevo presidente de FIFA? ¿Uruguay saldrá favorecido?
No sé si se puede decir que un candidato u otro lo favorece a Uruguay. No soy muy afecto a los pensamientos conspirativos. No vivo adentro de un termo y sé que hay intereses muy fuertes vinculados al deporte pero no me he puesto analizar fríamente el tema.

¿Logrará Uruguay organizar el Mundial 2030?

No tengo ninguna duda que sí. El tema es encontrar el armado del negocio. El deporte es un negocio en todo el mundo desde hace treinta años. La ecuación para organizar este tipo de evento no pasa por las posibilidades del país, sino en conformar las ecuaciones del negocio. Los últimos grandes eventos internacionales, con grandes inversiones de dinero, no son de recursos propios de los países. Las últimas cuatro o cinco villas olímpicas se pensaron para el día, para poder ser reutilizadas. En Londres se fabricaron estructuras efímeras que se desarmaron al terminar. Uruguay está en condiciones para plantearse este tema como desafío. Fue el primer organizador de un Mundial y creo que es posible hacerlo.

Y hay un buen socio como lo es Argentina.
Sí, es un país que genera interés internacional. Lo que no veo viable es que Uruguay lo haga solo. En el 2030 algo va a pasar, porque son los cien años del Mundial y Uruguay es parte de todo eso. Nosotros somos optimistas de que se arme el esquema de negocios. En 1980, la FIFA hizo el Mundialito sabiendo que eran los cincuenta años del primer Mundial, más allá de los intentos de lavar la imagen política del país. Uruguay se conformó como nación a partir del deporte a falta de eventos épicos-históricos. El Mundial encolumnaria al país, nos marcaría como nación.

¿Hay apoyo a los deportes menores?
El Frente Amplio multiplicó por diez el apoyo a los deportes federados. Se les aporta desde la Secretaría pero también desde los entes públicos con los sponsor, se aporta desde las exoneraciones impositivas, en la formación estatal de los profesores de educación física entre otros. Desde el Estado los apoyos al deporte son infinitos y es muchos más de lo que se percibe. Desde acá se multiplicó por diez el apoyo pero también decimos que es menos de lo que se necesita. El nivel de apoyo directo a las federaciones y selecciones se suma el apoyo en las plazas de deportes que sirven como espacio para los entrenamientos de selecciones. Hay sesenta federaciones en todo el país y sólo en el ciclo olímpico hay treinta y dos federaciones. Si apoyáramos a las federaciones que salen de viaje, sin contarla preparación y campeonatos locales, deberíamos invertir unos 7 millones de dólares por año. Para darles apoyo se hizo un trabajo muy serio sobre qué federación apoyar, teniendo en cuenta algunos puntos: la tradición histórica, la cobertura nacional, proyectos de desarrollo, participación de la mujer... Hemos decidido apoyar diez federaciones. Esto no es un compartimiento estanco, alguna de las diez puede dejar de ser estratégica y entrar otra.

¿Y vos quién sos?
Yo me reconozco como un deportista, un militante social y una persona que trata de aplicar criterios de planificación muy estudiados para realizar mi tarea. Para mí es central el rendir cuentas y dar explicaciones de lo que hacemos con el dinero de la gente. Soy bastante obsesivo en el análisis de cada una de las decisiones que tomamos en la Secretaría. Además soy un uruguayo típico, apegado a mi familia, las tradiciones del Uruguay (carnaval, mate, deportes, etc.) y orgulloso del país que estamos construyendo.