Un paseo mágico y misterioso alrededor del Estadio Centenario


Por Matías Rótulo y Federico Bentancor (Publicado el 16 de abril en La República)







Alrededor del Estadio Centenario el colorido lo ponían personas con guitarras tocando canciones de The Beatles, los escuadrones de Policía formando para iniciar su trabajo y el Sargento Pepper’s desfilando entre los niños que jugaban al ritmo de la música de Xuxa en el sector de juegos. Dentro del Estadio se escuchaban guitarras, a veces un redoble y por momentos “Eleanor Rigby” .
Desde las 12 del mediodía, los alrededores del Estadio Centenario tenían vendedores de tortas fritas, de remeras y pegotines, y personas esperando a que se abrieran las puertas, a las 16 horas. En el sector vip se esperaba la prueba de sonido, cuyo acceso costó 2.000 dólares. Por lo demás, hubo desde personas vestidas como Paul en Sgt Pepper’s Lonely Club Hearts Band a familias enteras aguardando el show.
La PreviaEra muy difícil caminar por los alrededores del Estadio. Las zonas de exclusión eran muy amplias y con un estricto control de seguridad. Por allí, la gente iba y venía de un sector a otro. En el sector de entrada de los puestos vip, sobre la tribuna América y Amsterdam una carpa con música instrumental y bebidas para brindar hacía esperar al privilegiado público que pudo pagar la entrada al recital que le aseguraba observar la prueba de sonido. Unos metros más lejos, otros espectadores esperaban a las 14.30 que llegara Paul a dicha prueba y solo querían verlo pasar en un auto. Del otro lado, en la tribuna Colombes, quienes pagaron las entradas más baratas hacían una cola de hasta 400 metros. Por ahí estaban Cecilia y Paula, dos jóvenes argentinas que explicaron que llegaron desde Río Cuarto, Córdoba, en un auto con tres integrantes de sus familias. “Conseguimos las entradas por Internet por la página oficial”, dijo una de ellas envuelta en la bandera de su país.
Las argentinas contaron que estuvieron muy pendientes de la supuesta puja entre ciudades de la vecina orilla y Montevideo para ser sede del show. “Estuvimos a la espera todo el tiempo. Se decía que iba a ir a Córdoba, Rosario, La Plata”, dijo Cecilia.
Finalmente la cordobesa indicó que la decisión de McCartney de presentarse en Uruguay fue acertada ya que en su país ya había actuado en varias oportunidades. Ambas jóvenes destacaron que numerosos argentinos iban a asistir al concierto.
Para todo público
En el Parque Batlle, el sector de juegos de niños tenía a por lo menos veinte pequeños de entre 6 y 10 años jugando, mientras los temas de Xuxa pasaban uno a uno. Un animador, Mauricio, explicó: “Estoy como loco por ir a verlo, me saqué la de 900, pero hasta las 5 trabajo”.
El público adolescente también tuvo la oportunidad de ver a su ídolo. Soledad y Emilia, ambas de 15 años, dijeron que siempre les gustó la música del ex beatle y no podían perderse la oportunidad de verlo en vivo en Uruguay. “A mis padres les encantan los Beatles y desde siempre escuché su música. También he escuchado discos de él; me encanta”, expresó Soledad.
Sir Paul McCartneyPor su parte, Emilia confesó que a sus padres no les agradan los Beatles y que descubrió su música por su cuenta hace unos años. Desde entonces es fanática de “Los cuatro de Liverpool”. Las muchachas aclararon que sus gustos van por el lado del rock y no de las bandas pop para adolescentes que están en boga en la actualidad. Si bien aceptaron que tenían una lista de temas que les habría gustado escuchar, ambas se decidieron por “Golden Slumbers”, del disco “Abbey Road”, con la que ambas se identifican.
Joaquín, de 12 años, destacó que siempre le gustaron los Beatles y que él y su familia tuvieron la suerte de conseguir entradas en la primera tanda que se puso a la venta en la red Abitab (28 mil localidades que desaparecieron en 56 minutos).
El niño, que conoció a los Beatles a través de su padre, subrayó que no estaba al tanto de lo que McCartney hizo después de su etapa con la banda.
Paul, el vegetariano
El Águila Blanca, el popular carro de chorizos de Centenario y Avenida Italia, tuvo ayer un día ajetreado. Trabajadores del negocio dijeron a este medio en la tarde de ayer que sus compañeros les comentaron que ya había cola a las 6 horas (el lugar está abierto las 24 horas).
Ni un clásico se podía comparar con el movimiento de gente que hubo ayer, según el personal del carrito. A lo sumo recordaron como similar la convocatoria de los Guns N´Roses en 2010.
Pero la venta de chorizos se dio en el marco del recital de un vegetariano. A la espera de Paul había un grupo de activistas vegetarianos que esperaban su saludo. “Hemos venido tras escribirle un mail explicándole la situación de Uruguay, donde no hay una ley que proteja el derecho de los animales”, explicó una de las activistas que llevaba un cartel pidiéndole a Paul que hablara al respecto.
En números
31 camiones han traído el equipamiento necesario para todo el montaje.
10 oficinas fueron armadas en el backstage, encargadas de diferentes áreas de producción.
6 camerinos ubicados en las inmediaciones del escenario.
25 metros de altura tuvo el escenario.
55.000 personas vieron ayer a McCartney en el Estadio.
35.000 en la explanada municipal de Montevideo, en Maldonado y Rivera.