domingo, 16 de diciembre de 2012

La poesía es un arma cargada de futuro

PAPELES SALVAJES

Por Matías Rótulo (publicada el jueves 6 de diciembre en Semanario Voces)


¿De qué se trata el proyecto?

Los creadores del proyecto. 
Orientación Poesía es un proyecto para la difusión de la poesía joven en liceos públicos y privados de Montevideo y Canelones. En concreto se trata de un ciclo de lecturas e intercambios de escritores jóvenes con los estudiantes. El grupo de Orientación Poesía coordina con aquellos docentes que estén dispuestos a participar, se fija un día, y uno o más grupos nos reciben (generalmente a dos de los integrantes) en el horario de clase. La visita es una toma de contacto de los escritores con los adolescentes, y de estos con el mundo literario. Nosotros leemos nuestros textos, ellos los suyos; intercambiamos preguntas, relatamos nuestra experiencia como escritores. En algunos casos la visita ha coincidido con actividades de taller de creación literaria o de concurso literario organizado por el liceo. En resumen, Orientación Poesía es un ciclo de intercambios literarios, flexible a las necesidades de los docentes y los estudiantes.



 ¿Quiénes lo integran (qué hacen) y cómo surgió?

Actualmente Orientación Poesía está integrado por Miguel Avero (1984), Santiago Pereira (1983) y quien escribe (1988). Orientación Poesía surge a principios de 2011, en el marco de otros proyectos colectivos, y a partir de una preocupación común respecto a la difusión de la poesía en Uruguay y la relación de la misma con su público (lectores y público de recitales poéticos). En principio la idea era realizar lecturas para gurises del liceo. Luego, con la práctica, los encuentros fueron cobrando mayor significatividad y de la mera difusión se tomó como objetivo la estimulación creativa de los estudiantes. El proyecto contó con el apoyo de APLU, lo cual facilitó su acercamiento a los docentes. Las excelentes experiencias vividas nos alientan a continuar en 2013, donde pensamos incorporar escritores ajenos al proyecto a las visitas.

3. ¿Qué respuesta han tenido de los estudiantes?

La respuesta es excelente. Como sucede en cualquier clase hay estudiantes que participan con mayor entusiasmo que otros, pero como se trata de una experiencia fuera de la rutina, en general los estudiantes la encaran de manera positiva. En cada grupo se pueden ver intereses e inquietudes diferentes; desde el que tiene muy claro que quiere escribir y te pregunta cosas bien concretas, hasta los muchachos más ruidosos o los más inocentes que recién están comprendiendo de qué va eso de la literatura. En cualquier caso no sentimos que la experiencia pase desapercibida, ni para ellos ni para nosotros.

4. ¿En qué beneficia al estudiante este tipo de actividades?

Orientación Poesía contribuye al proceso educativo, por lo cual beneficia no solo a los estudiantes sino también a los docentes. A grandes rasgos, los programas de Literatura (y la práctica misma) privilegian la trasmisión de textos que considera valiosos en sí mismos, y pasibles de resignificar la experiencia de quien los lee. Y digo privilegian, pues la estimulación de la creatividad, si bien es una función prevista, es una función de segundo orden. Orientación Poesía complementa este enfoque pues permite el contacto con el plano de la producción literaria (no tanto de la exegesis) y la pone en contacto con el presente (y con cuestiones prácticas del tipo: cómo se publica un libro, qué gana un escritor, cómo se difunde la escritura, etcétera); estimula la creación de los muchachos y al mismo tiempo les permite conocer a gente joven que está haciendo cosas, que tiene algún libro publicado, etcétera, lo cual, sin ser pedante, me parece que puede tener algún valor para ellos.

¿Qué valor tiene la literatura hoy en los jóvenes?

Se dice que los jóvenes no leen, pero a menudo no se analiza que quiere decir esa afirmación. Yo no creo que leer o hacer literatura sea un fin en sí mismo; sirve en la medida de que colma las expectativas y las necesidades de quien escribe o de quien lee (personas o colectivos). Y en ese sentido hoy hay otras cosas que cumplen también esa función en los jóvenes: los comics, los videojuegos, la música de consumo, la moda, etcétera. La literatura tiene una potencialidad expresiva muy importante pero es necesario que los jóvenes la sientan como propia. Hay que apoderarse de la literatura, darle un lenguaje nuevo, nuevos temas, nuevos autores. Uruguay es un país de viejos en el mal sentido, y a veces se puede ser revolucionario con lo que en otro lado lo fue hace veinte años. Aún hay gente que usa “posmoderno” como descalificación. Por lo demás, a veces el término “literatura” se hace tan pesado que los autores jóvenes prefieren no utilizarlo, no ponerse bajo el poder de las instituciones literarias. Y algunos de esos tipos llegan con libros de calidad a gran cantidad de jóvenes (ejemplo: Darwin Desbocatti).

¿Qué es lo que leen? ¿Por qué leen lo que leen?

Leemos nuestros textos, éditos e inéditos. La idea es acercarles una muestra de lo que hacemos en poesía. En cuanto a la temática, tratamos de ser lo más fieles posible (obviamente uno se pone restricciones temáticas al trabajar con adolescentes) a nuestros intereses literarios. La idea es mostrar que cada autor tiene su lenguaje, sus imágenes, sus búsquedas; el contacto directo con ellos permite al estudiante preguntarse el porqué, la motivación que lleva a escribir de tal o cual forma. Existe un plano en que la escritura se toma como trabajo, y otro en el que se trata de una necesidad; en ambos, las posibilidades son muchísimas y dependen de uno mismo.