“A los 60 años tendré que dar un paso al costado para que otros asuman cargos”



¿Nombre y apellido completo?
José María Querejeta Cougn.

¿Cómo se compone tu familia?
Estoy separado, tengo cuatro hijos; dos de ellas son chicas.

¿Cuál es tu actual función política?
Soy diputado, suplente de la sub secretaria de salud Cristina Lustemberg.

¿Cuál es tu trayectoria?
Durante la dictadura, empecé militando durante un breve tiempo con el wilsonismo. Cuando volvió la democracia me vinculé a la IDI (Izquierda Democrática Independiente), después al 26 de Marzo y por último al MLN (Movimiento de Liberación Nacional). En los noventa dejé la militancia político-partidaria hasta hace cuatro años cuando empecé a dar una mano en el armado de algunos talleres para la Lista 711.
¿Te generó algún “pase de factura” en la izquierda haber sido wilsonista?
No, para nada. Estamos en Uruguay. Acá hay temas ideológicos, pero desconocer lo que fue Pepe Batlle para la historia del país. Tampoco se puede desconocer el liderazgo que tuvo Wilson, su labor en el Ministerio de Ganadería o lo que provocó cuando salió de la cárcel, dándole gobernabilidad al país.
¿Quién es tu líder político en la actualidad?
Raúl (Sendic). Yo soy “sendiquista” por el padre y por eso estuve en el MLN. Al padre lo ponen como un guerrillero y en realidad era un político. Tenía  una visión a largo plazo, que tal vez hoy todos la tenemos, como la de la “planificación estratégica”.

¿Raúl va a llegar a ser Presidente?
Calculo que sí. Es una de las figuras de cambio de la izquierda. Se dio un mensaje claro, y por eso la Lista 711 fue la primera en la izquierda. Hay mensajes de recambio, la gente está optando por cambios generacionales. Yo soy un viejo militante, pero soy una cara nueva en la política.

¿Y vos cómo te ves en tu futuro político?
Cuando entré en OSE, en 2011, sabía que podía estar hasta el fin del mandato o diez minutos. Acá estoy trabajando en las cosas que puedo aportar en el legislativo: leyes o articulación con el ejecutivo. Igual creo que deberíamos tener una vida útil en la política. Yo me pongo como meta que si hoy tengo 50 años, a los 60  tendré que dar sí o sí un paso al costado para que otros asuman cargos. Tenés un montón de jóvenes que podrían tomar la posta.

Entonces Tabaré no debería ser Presidente…
Yo soy muy respetuoso y la gente vota lo que vota. A mí no me gusta Antía, pero la gente lo votó en Maldonado. Si confiamos en el sistema, respetamos lo que se votó. Sanguinetti tenía razón cuando decía que los uruguayos “somos gradualistas”. Cuando unos es joven, quiere cambiar las cosas en diez minutos. Pero como sociedad somos gradualistas. Nos gustará o no, pero en Uruguay tenemos una velocidad crucero, y algunos tenemos la responsabilidad de apurar ciertos cambios, como el tema género, la participación y formación de la juventud…

Estuviste en OSE ¿Qué pasó con el agua en Maldonado?
El problema que tuvimos allá es el mismo que ocurre en todo el país, y al sur del Río Negro es mayor más porque es más intensiva la agricultura. Hay diagnósticos de la academia al respecto y yo comparto esos diagnósticos. Durante muchos años no se hicieron las previsiones, y creo que ahora es el momento de hacerlas.

¿Y qué se hace desde el gobierno?
Tabaré lo dijo a los quince días de asumir con todo el gabinete: “esto es prioritario”. Los productores van a intentar sacar la mayor productividad e irán hasta la orilla del río, y lo van a hacer mientras el Estado no los controle. Acá hay un problema de seguridad alimentaria, porque el agua es esencial y estuvimos años sin hacer nada. Si no nos ocupamos del Santa Lucía, es hora de hacer algo. La laguna del Sauce, -a diferencia del Río Santa Lucía-, no es una fuente de agua que se mueva.

¿Y qué pasó con la interpelación?
Se tiñó con lo electoral. Yo esperaba algo más profundo, una suerte de acuerdo de todos los partidos para ir en contra de los intereses privados frente a un problema de todos. Pretendí que los partidos le dieran todo el apoyo al Presidente para poder controlar más. Me consta que en OSE ya se apretó el acelerador. Acá se pide la cabeza del Presidente de OSE, y lo entiendo porque es la figura política. Pero cuando se ponen en duda los informes técnicos, ahí tenemos un problema. No creo que ningún biólogo ponga su firma en algo que sea falso. Se dijo en la interpelación que había más casos de vómitos, diarreas y hasta cáncer, y cuando yo pregunté a Salud Pública sobre eso, no había ni un caso más. Pensé que la interpelación se iba a hacer con más seriedad.

¿Cuál es tu pasión?
El campo, me interesaría remontar lo de las abejas. Tenemos un campo en Colonia, cerca de Cardona. También me apasiona el deporte y la fotografía.


¿Cuál es tu patrimonio?
Todavía no me llegó la Junta de Transparencia, pero por haber estado en OSE tres años tengo la declaración hecha. Lo que tengo es una cuenta en Bandes y otra en el Banco República donde cobro el sueldo.

¿Dónde vivís?
Ahora alquilo en Arroyo Seco. Nací en el Cordón sur y jugué en Atenas.

¿A quién votaste en las municipales?
A Lucía. Trabajé fuerte en la propuesta programática, en particular en la propuesta de transporte, analizando números, con un sistema integral y solidario.

¿Y esa propuesta se podrá seguir con Martínez?
Nosotros no tiramos ninguna propuesta para atrás. Nosotros propusimos lo del transporte, pero también la de transformar la basura en valor. El Intendente es Daniel y si nos llaman a conversar vamos a ir. Se está haciendo una inversión fuerte en Montevideo en cuanto a la basura, con contenedores nuevos, pero los que ensuciamos la ciudad somos los montevideanos.

¿Cuáles van a ser tus propuestas para este período?
Estoy en la Comisión de Presupuesto, por lo que tendré mucho trabajo este año, trabajo en Ganadería como delegado del sector y en cooperativismo y población y desarrollo. Estamos trabajando de manera colectiva y transversal todos los legisladores a nivel de bancada en todos los temas.

 ¿Cuál es tu formación académica?
Intenté hacer sociología pero sólo hice un semestre. Ahí fui padre y no pude seguir. Tenía 21 años. Más tarde intenté con ciencias biológicas y fue imposible con el trabajo y los niños chicos, y más tarde hice apicultura y teniendo colmenas en el campo, con mi padre en Colonia.


¿Y vos quién sos?
Los que estamos en la Lista 711, nos pasa que el sector nos marca como una síntesis de lo que fuimos para atrás. Me marcó Wilson, mi padre es blanco, el bicho político vino por el lado de él. Mi padre que militó con Fernández Crespo. En la Dictadura milité mucho en la Iglesia Valdense que es de origen protestante. Íbamos de voluntarios al barrio Borro. También estuve en la Asociación Cristiana de Jóvenes y todo eso marcó mi vida, porque entiendo que el trabajo social es lo mío.